Menú Portada
El Ministerio de Medio Ambiente contra el medio ambiente
Supondrá la contaminación de más de una tercera parte del parque

Medio Ambiente construye una depuradora en pleno parque natural de las Lagunas de Ruidera

Julio 29, 2009

El parque es un ecosistema único en Europa ya de por si amenazado por vertidos autorizados o el control de las aguas de la cabecera del Guadiana entre otros

Construir una depuradora en el centro del parque y 17 kilómetros de conducciones no requiere estudio de impacto ambiental según la Administración

Para la construcción de la nueva depuradora se demolerá un cerro de gran valor ecológico mediante la utilización de explosiones controladas


El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino dirigido por Elena Espinosa ha emprendido el Proyecto de Saneamiento de Depuración de los municipios de Las Lagunas de Ruidera que, de llevarse a cabo tal como está concebido, supondrá la contaminación de más de una tercera parte del conocido Parque Natural.

El Parque Natural de Las Lagunas de Ruidera, comprende un rosario de quince lagunas que se comunican entre si por saltos de agua en períodos de alta precipitación, y por vía subterránea y filtración en los períodos secos. El Ministerio de Medio Ambiente ha tenido la feliz idea de construir la depuradora que ha de tratar los residuos urbanos del municipio de Ruidera y de todas las urbanizaciones diseminadas a lo largo del Parque, a escasos doscientos metros de la población, infringiendo descaradamente la normativa Autonómica y nacional vigente respecto de las distancia que este tipo de instalaciones deben guardar respecto de los núcleos urbanos.

Pero la ubicación ilegal de esta depuradora a doscientos metros escasos de la población no es el único problema, ya que será instalada en medio del Parque Natural. En una pequeña depresión situada entre la laguna conocida como la “del Rey” y la laguna llamada “Cueva de la Morenilla”, a sólo cuatro metros del curso del canal de agua que une ambas lagunas.

La construcción de la instalación en el centro del parque junto a 17 kilómetros de canalizaciones, estaciones de bombeo a lo largo de un Parque Natural no requiere, según la Administración, ni siquiera un estudio de impacto medioambiental.

Para ello, según se refleja en la memoria del proyecto utilizan como escusa que no se construye una nueva depuradora, sino que se va a proceder a la ampliación de la ya existente. Esta argucia legal es falsa y puede rozar la prevaricación, ya que aunque la depuradora, por llamarla así, que existe en la actualidad y construida ilegalmente en los años sesenta está situada justo donde se va a construir la nueva, el proyecto supone demoler de hecho la anterior depuradora de apenas setenta metros cuadrados, y doscientos de terreno adyacente, para construir una nueva que ocupará una superficie de 1.000 metros cuadrados más otros 3.000 metros como terrenos adyacentes.

Para la construcción de la nueva depuradora se han ocupado 4.000 metros cuadrados de un cerro, el cual va a ser demolido, mediante la utilización de explosiones controladas, Dicho cerro, especialmente en su vertiente norte, tiene una enorme riqueza ecológica y geológica, cuevas, árboles y vegetación autóctona de especial interés, un manantial natural y especies protegidas. Todo ello, va a ser objeto de demolición y según la Administración no es necesario el estudio de impacto medioambiental.