Menú Portada
El asturiano guarda silencio sobre su situación y tan sólo se duele de la poca capacidad de decisión que reposa sobre las manos de los pilotos con la actual reglamentación

McLaren pone fecha al tercer título de Fernando Alonso: 2017

Abril 26, 2015

El propulsor de los Honda sufre de fragilidad, los propios nipones han llegado a declarar que tienen problemas de calidad de sus materiales y algunos debido al original diseño de alguna de sus áreas como el turbo. Para Montmeló se esperan mejoras consistentes que les permitan entrar en la zona de puntos, y entre ellas un mayor desarrollo de las tres áreas “calientes”: el turbo, los sistemas de regeneración de energía y la disipación del calor generado


Nadie quería decirlo, pero ha sido el propio Eric Boullier, director de McLaren-Honda, en declaraciones al New York Times el que ha mostrado a las claras la situación real de su escudería: “Llevamos un retraso de año y medio. Seremos competitivos de manera constante a finales de 2016”. De acuerdo con su visión, hasta entonces sus dos pilotos, Fernando Alonso y Jenson Button, no estarán en disposición de luchar en igualdad de condiciones con los que hoy día copan los pódiums del Mundial, Mercedes y Ferrari. A día de hoy, y tras cuatro carreras, no han logrado acumular ni un solo punto, el pódium resulta inalcanzable, las victorias impensables y los títulos un sueño lejano.

No ha debido ser una sorpresa agradable para ninguno de ellos pero la situación que se vive en el seno del equipo británico, más que inesperada, debe rozar lo doloroso ante el revés que ha supuesto una pretemporada repleta de sobresaltos, las cuatro primeras carreras en las que apenas se ha podido acabar la mitad de ellas y, en la mayoría de los casos, doblados por los líderes. McLaren es un exitoso equipo caracterizado por abanderar siempre la innovación con unos diseños rompedores y arriesgados, pero salen de una de las peores temporadas de su historia, la de 2014, en la que fueron perdiendo ritmo de manera continuada según avanzaba el año, y muchos pensaron que se estaban concentrando en lo que llegaría con la presente temporada. Lo que estaba llegando era el prometedor motor Honda, pero lo que han recibido no es más que una interminable cascada de problemas desde esta área que tienen pillado al equipo de pies y manos.

En el banco de pruebas se han alcanzado picos de 900 caballos de potencia

El propulsor sufre de fragilidad, los propios nipones han llegado a declarar que tienen problemas de calidad de sus materiales y algunos debido al original diseño de alguna de sus áreas como el turbo. Para Montmeló se esperan mejoras consistentes que les permitan entrar en la zona de puntos, y entre ellas un mayor desarrollo de las tres áreas “calientes”: el turbo, los sistemas de regeneración de energía y la disipación del calor generado. En el banco de pruebas ha llegado a alcanzar picos de 900 caballos de potencia sin las limitaciones legales, y la idea de los técnicos es seguir trabajando para obtenerla dentro de las regulaciones e igualarse con los motores de Mercedes y Ferrari, los referentes de la categoría. En estas primeras cuatro pruebas la llamada unidad de potencia ha estado muy por debajo de sus contrincantes, incluso por detrás de los poco animados motores Renault, pero se sabe que el resto del coche funciona bastante bien, y su agarre mecánico y eficacia aerodinámica están al nivel de los coches de delante. Más de un piloto competidor se las ha visto y deseado para atrapar a los McLaren en curva, lugar donde el empuje de los motores no es tan importante.

Boullier, en un acto de honestidad extrema muy poco frecuente en la Fórmula 1, confiesa que la formación necesitará no menos de año y medio para ponerse al día e intentar salir de la pretemporada que están desarrollando en plena… temporada. Reflejo de ello es que en Bahréin el coche de Jenson Button sufrió tres averías durante los entrenamientos y ni siquiera pudo salir a pista minutos antes de la carrera; sigue sufriendo de problemas de juventud que rozan lo inexplicable en manos de un equipo que ha desplazado a muchos de los técnicos nipones enviados por Honda. El propio equipo se ha hecho cargo de muchas áreas en la que los orientales no eran capaces de encontrar soluciones.

El silencio de Alonso
 
Los que han trabajado con los japoneses dicen que su cultura corporativa, de proteger a los superiores, de consultarlo todo, de asumir las tareas sin cuestionárselas, la verticalidad de empresa a la hora de la toma de decisiones y lo lento de todos los procesos decisorios hacen mella en un deporte que requiere otros ritmos para avanzar en el día a día.

Mientras, Alonso guarda silencio sobre su situación y tan sólo se duele de la poca capacidad de decisión que reposa sobre las manos de los pilotos con la actual reglamentación. Afirma que el poder ha basculado hacia el negocio, los fabricantes, y poco hacia los pilotos, cuya opinión apenas se toma en cuenta. “Los coches son distintos, más lentos, más pesados. En China el ritmo de carrera era diez segundos mas lento que en 2004. Cuando vas diez segundos más lento no tienes las mismas sensaciones”. El de Oviedo ha recibido el garrochazo de un antiguo compañero de equipo, Jacques Villeneuve, que le recrimina su falta de paciencia con Ferrari, equipo donde cree que tenía que haberse quedado y con el que estaría ganando carreras. El bicampeón se marchó de Maranello para ganar, y visto lo visto, y según su jefe en McLaren, tendrá que esperar… un poco más.

En Montmeló intentará avanzar de una manera sólida tras unas merecidas y discretas vacaciones junto a su novia, la presentadora Lara Álvarez, que se encuentra en Honduras grabando el programa Supervivientes. La cita será justo donde tuvo el accidente de pretemporada, un sitio al que va a volver en un intento de cambiar las tornas. Pues que haya suerte… y motor.

José M. Zapico
@VirutasF1