Menú Portada
Se aproxima la hora de renovar las adscritas para la explotación de chiringuitos y restaurantes

Más problemas para Ruiz Gallardón: de las licencias del “Guateque” a las de la Casa de Campo

Enero 2, 2008

Sospechas entre algunos concesionarios por la posibilidad de que uno de ellos, próximo al alcalde, monopolice el negocio

pq__ALBERTANA.jpg

Nunca pudo sospechar, o quizás si, que uno de sus mayores proyectos medioambientales, la madrileña Casa de Campo, podría traerle algún que otro quebradero de cabeza. Recientemente, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, presentaba ante los medios de comunicación el Plan Director para el 2008-2011 que, entre otras sorpresas, no incluye un presupuesto específico. Erradicada la prostitución, o al menos el intento, esta extensa zona verde contará con una línea circular de autobuses ecológicos y un punto de alquiler de bicicletas.
 
Ruiz-Gallardón, acompañado de la delegada de Medio Ambiente, Ana Botella, expresó su voluntad de hacer de la Casa de Campo el “gran ecosistema”, el “parque natural” de la ciudad de Madrid: tendrá cuatro veces más espacio reservado para la biodiversidad que en la actualidad. Y claro lo medioambiental vende.
 

Negocios en torno a los proyectos del alcalde

Y siempre que algo atrae a los ciudadanos allí surge el interés por el negocio. Y junto al ambicioso Plan Director mencionado se aproxima la hora de la renovación de las licencias de explotación de los innumerables chiringuitos y restaurantes que se asientan en esta zona de la capital de España. Aseguran que alguien, concretamente el “propietario” de uno de los más visitados y más reconocidos, disponía de información privilegiada sobre el mismo. Y que su intención es copar cuantas más licencias mejor.
 
La competencia no se queja por ese detalle sino más bien porque, al parecer, entre este hostelero y el alcalde de Madrid existe un nexo de unión muy personal. No sólo por proximidad de partido. Más allá. Y es que muchos ya saben, algunos escaldados, que cuando el edil madrileño anuncia un proyecto se amplían las posibilidades de ganar dinero. Negocio tentador el de la Casa de Campo y ya sabemos que la tentación nos puede llevar a la ruina.