Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA

Más de dos años después de su fallecimiento, el testamento de Miguel Boyer continúa bloqueado por Isabel Preysler y su albacea, Christian Boyer Salvador

Noviembre 10, 2016
boyer-preysler

A pesar de lo comunicado públicamente hace unos meses por Isabel Preysler de que el testamento del que fuera su tercer marido, Miguel Boyer Salvador, se resolvería en breve para que no hubiera ningún problema más con los hijos habidos por Boyer durante su primer matrimonio con la ginecóloga Elena Arnedo (Laura y Miguel Boyer Arnedo), a día de hoy, transcurridos ya más de dos años desde que el ex ministro socialista de Economía falleciera, sigue sin repartirse su herencia entre sus herederos.

Según ha comunicado a Extraconfidencial.com el propio Miguel Boyer Arrendó: “Todo sigue estancado. No ha habido movimiento alguno, que yo sepa. Nada ha evolucionado, en absoluto. Seguimos igual”. Pero para que este bloqueo del reparto del testamento continúe, Isabel Preysler cuenta con el apoyo de su albacea, Christian Boyer Salvador, el hermano menor de Miguel Boyer. Christian es el cuarto varón de la saga Boyer, al que, por su aparente seriedad, el marido de Isabel Preysler hizo responsable para el reparto equitativo de sus bienes. El ex ministro, meses antes de su muerte el 29 de septiembre de 2014, decidió nombrarle albacea de su herencia.

No acciones judiciales, “por el momento”

Por el momento, Laura y Miguel, los hijos del primer matrimonio de Miguel Boyer, no iniciarán acciones jurídicas contra Isabel Preysler, tal y como explica a nuestro periódico el propio Miguel Boyer Arnedo: “No tenemos previsto por el momento ejecutar ninguna acción”. Así, aunque en un principio se había pensado en solicitar el estado de las cuentas bancarias de Miguel Boyer antes de su muerte, según cuenta su hijo, “no hemos pensado en solicitarlas de entrada”.

Según relató Laura Boyer al Jefe de Investigación de Extraconfidencial.com, Juan Luis Galiacho, tras la publicación de su libro “Isabel y Miguel” (editado por la Esfera de los Libros), al morir su padre encontraron que las cuentas bancarias estaban vacías y que no había un solo euro en ellas, a pesar de los millonarios sueldos que percibió en vida el ex ministro de Economía. Según contó Isabel Preysler a los hijos de Boyer, todo se lo había gastado, en teoría, en el tratamiento que Boyer tenía que realizar cada día tras sufrir el ictus cerebral que le ocasionó finalmente la muerte.

Según la carta que envió a la redacción de Extraconfidencial.com el abogado de Isabel Preysler, Javier Ruiz Paredes, “las cuentas bancarias de D. Miguel Boyer Salvador eran manejadas solamente por él y por su asistente personal, la Sra. Escacena de la Torre, persona de su absoluta confianza quién, seguramente, habrá facilitado a todos los hijos del Sr. Boyer,  o a sus asesores legales, los movimientos de tales cuentas, especialmente los habidos después de que aquel sufriera el grave ictus cerebral y que, sin duda, habrán sido aplicados a su rehabilitación. Mi clienta, Sra. Preysler, no solo no ha dispuesto de los saldos bancarios  de su esposo, sino que ha sido ella quien de su propio patrimonio personal se ha visto en la necesidad de realizar ingresos en las cuentas del Sr. Boyer para atender los muy costosos gastos derivados de la enfermedad y rehabilitación”.

La legislación ampara la petición de las cuentas bancarias de Boyer

La legislación vigente ampara a los hijos del primer matrimonio de Miguel Boyer para solicitar por vía judicial el movimiento de las cuentas bancarias de su padre antes de su fallecimiento. Bien es verdad, que se trata de una información muy delicada y muy susceptible, ya que ésta contiene números de cuentas y demás productos bancarios con sus respectivos saldos y movimientos. Pero la Ley se lo permite a los hijos en un litigio con su ex madrastra, como Isabel Preysler.

Así, una situación similar se ha vivido por parte de una lectora de Extraconfidencial.com que se ha puesto en contacto con nuestro periódico:

”Buenos días Sr. Galiacho. Le escribí motivada por un artículo que usted escribió sobre el asunto de la herencia del Sr Miguel Boyer. En el articulo se hacia el  comentario sobre que se habían dejado presuntamente las cuentas del Sr Boyer a cero. Pensé que la solución al problema para los Sres Boyer Arnedo hijos del Sr Miguel Boyer y la Sra Arnedo era que conocieran mi sentencia firme en la cual se obliga a un Banco a dar los movimientos de los últimos 20 años de vida de mi padre hasta que falleciera. Son los últimos 20 años anteriores, los movimientos que concede la Juez al fallecimiento de mi padre porque según argumenta: es el año en que se casó mi padre con su segunda esposa y así para que yo conozca bien los bienes que eran  supuestamente privativos de mi padre. Según el argumento de la sentencia era porque era el tiempo que llevaba casado mi padre con su segunda esposa. Aunque yo fui la única que demande a la entidad Bancaria y soy la que actuó de forma individual contra la entidad bancaria. Somos tres hermanos los herederos Universales y la viuda de mi padre que no es mi madre. Me encantaría ayudar a los hijos del Sr Boyer que tuvo de su primer matrimonio porque considero son los perjudicados en este asunto. El caso de mi padre es muy parecido al de Miguel Boyer padre. Pero con la salvedad que no son ni parecidas las connotaciones sociales, quiero que transmita de mi parte a los Sres Boyer Arnedo que la sentencia existe”.

Dicha sentencia, que obra en poder de Extraconfidencial.com, no será publicada ya que contiene información confidencial y particular que podría dañar a las personas que aparecen involucradas en este proceso judicial.

Varios meses de silencio para un posible acuerdo

La guerra entre Laura y Miguel Boyer Arnedo y la segunda mujer de su padre, Isabel Preysler Arrastia, lleva ya varios meses soterradamente en silencio, con el fin de llegar a un acuerdo que parece que no se alcanza nunca. Fue prácticamente a los pocos meses de la muerte de Miguel Boyer, el 29 de septiembre de 2014, cuando comenzó la guerra por la testamentaría del superministro de Economía de Felipe González. En este tiempo han sido varias las reuniones mantenidas por Laura y Miguel con su madrastra, Isabel Preysler, para alcanzar un acuerdo de cómo repartir la herencia dejada por su padre, sin fructificar ninguna. Reuniones algunas donde acababan sin hablarse, sobre todo con Miguel, el varón, que nunca ha tenido a bien la figura de Isabel Preysler, a la que culpa de interferir en sus vidas. Encuentros a los que Miguel llegaba en su destartalado coche, cosa que no gustaba a la filipina.

Joyas, libros y cuadros en poder de Isabel

Según contó Laura Boyer a nuestro Jefe de Investigación, Isabel Preysler mantiene en su poder valiosos enseres y joyas de la madre de Miguel BoyerCarlota Salvador, así como la excelsa colección de libros que el ex ministro de Economía tenía en la mansión de Puerta de Hierro, conocida como Villa Meona por su cantidad de cuartos de baño, así como distintas obras de arte, que la filipina todavía disfruta. Solo basta con ver las fotografías publicadas acerca de la biblioteca que poseía Miguel Boyer en Puerta de Hierro para determinar el volumen y el valor de los libros. Boyer disponía de una magnífica Biblioteca (de 65 metros cuadrados), repleta de libros de física, filosofía de la ciencia, historia antigua y biografías de todos los presidentes americanos, por los que sentía verdadera curiosidad.

También procedente del legado familiar, por parte de la familia materna, Boyer tenía numerosas obras de arte. La propia Isabel Preysler se ha fotografiado en varias ocasiones ante los cuadros que su marido tenía en esas paredes de la vivienda de Puerta de Hierro, como la pintura de Álvarez de Sotomayor, en el que aparece la madre de Miguel, Carlota Salvador Saínz de Vicuña Camino.

Esculturas y enseres de la madre de Boyer

Así mismo, Laura Boyer contó a este periodista que entre ellas figuraban mantelerías, juegos de cubertería, y todo tipo de enseres de valor histórico de Carlota Salvador, además de una importante obra del escultor Mariano Benlliure. Se trata de un busto -no de su abuelo, como se ha publicado-, sino del bisabuelo de Miguel Boyer, Amós Salvador, que era un personaje muy estimado en su tierra natal Logroño, donde adquirió la condecoración de hijo predilecto en 1888, al dejar en su ciudad multitud de obras públicas y donde adquirió la condición de diputado a Cortes y senador vitalicio. Ocupó la cartera ministerial de varios departamentos durante seis ocasiones, bajo los Gobiernos de Sagasta, Moret, Canalejas y Romanones. Por ejemplo, las de Agricultura, Fomento, Instrucción Pública y Bellas Artes, y en dos ocasiones la de Hacienda (1884 y 1905-1906), una cartera que luego con el paso de los años volvería a ocupar su biznieto Miguel.

La mansión de Puerta de Hierro es sólo de Isabel

Hoy, transcurridos ya más de dos años desde la muerte de Miguel Boyer, no hay todavía un inventario final y global de los bienes del fallecido. Nada se ha materializado, ni nada se ha repartido, según ha confirmado Miguel Boyer Arnedo a Extraconfidencial.com.

En ningún momento de las negociaciones se ha hablado del reparto de la mansión de Puerta de Hierro, a pesar de lo que se ha publicado, ya que esa propiedad inmobiliaria pertenece únicamente a Isabel Preysler. Como ha publicado este periódico, la propiedad de Puerta de Hierro figura registrada a nombre de Isabel Preysler. Y Miguel Boyer nunca ha figurado como propietario de heredad alguna en el Registro de la Propiedad. Además, como el matrimonio tenía separación de bienes no hubo que hacer ninguna liquidación de gananciales.

Once meses para dilatar aún más la repartición de la herencia

Según comunicó el abogado de Isabel Preysler, Javier Ruiz Paredes, a nuestro periódico, “todos los trámites para el inventario, evaluación y partición de la herencia del Sr. Boyer están siendo realizados por el Albacea, Contador y Partidor designado en su testamento [Christian Boyer], ya que esa fue la voluntad del esposo de mi cliente. Los hijos del Sr. Boyer han tenido siempre las puertas abiertas para comprobar y examinar los bienes de su padre y así lo han realizado, incluso acompañados de abogados y técnicos expertos”.

Un albacea que dispone legalmente de 60 meses desde la muerte de Boyer para realizar todos los trámites y que ya ha consumido, por el momento, más de 49 meses en ello. Aún le quedan todavía casi 11 meses legales de silencio. Casi un año más para dilatar la repartición. Y es que el tío Christian aún no ha realizado el inventario final. Por tanto, no se ha producido ni siquiera el segundo paso: contratar a técnicos expertos para que valoren los bienes, ya sean propiedades, antigüedades, objetos personales y hasta libros. Hoy, un patrimonio todavía en poder y disfrute de la actual compañera sentimental del Nóbel de Literatura, Mario Vargas Llosa.

Ahora la cuestión es el por qué el albacea quiere apurar esos 60 meses de que dispone para hacer el reparto de los bienes de Boyer. Todo parece señalar que esto beneficia a Isabel Preysler. Y la pregunta es por qué esta ralentización del reparto de unos bienes que no son muy numerosos, aunque sí valiosos: libros, joyas, enseres, obras de arte… ¿Y qué ha pasado, de verdad, con las cuentas bancarias de Boyer?

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho