Menú Portada

Lo que no contó Agatha Ruiz de la Prada en el Hola: ella fue quien le pidió en matrimonio a él, y no al revés como da a entender en el reportaje

Junio 30, 2017

Marta Ortega, mientras, ha recuperado los kilos que le hizo perder su ex y ahora tiene un aire morbosillo a lo Robin Wright (House of Cards) ¿Retoque?

Agatha Hola

Agatha Ruiz de la Prada se reparte el protagonismo esta semana con Belén Esteban: las dos, hay que decirlo han salido muy favorecidas. La revista Hola ha maquillado e iluminado a la ex mujer de Pedro J. como a una emperatriz con unos toques de Photoshop muy bien hechos, nada de abusos burdos a lo Preysler.

En la revista, la diseñadora ha dado la versión de la noticia que ya dio Extraconfidencial.com en primicia, ella y Pedro Jota están divorciados desde comienzos de mayo. Agatha cuenta todos los detalles sobre su ruptura, acaecida hace siete meses, cuando tras llegar de un viaje descubre indicios de que había otra, “Me dije: Está con una tía”. Una expresión muy poco Hola, y muy poco grande de España, pero muy gráfica.

Agatha describe su matrimonio en aquel momento de un nueve y medio sobre diez, pero hay cosa que caen por su propio peso. Y no solo la explicación que da sobre las fechas chirría un poco.

La primera, dormía en otra habitación distinta a la de su marido y cerraba con pestillo porque tenía miedo de que entrara alguien, porque llevaba “dos noches encontrándome la puerta del portal semiabierta al bajar los perros de madrugada”. Cuando una pareja duerme en habitaciones separadas algo no va bien del todo, salvo en el caso de que los ronquidos de uno de los dos sean terribles, un detalle que habría dado, porque el relato algún matiz a lo P D James, la gran autora de novela negra, las descripciones con todo lujo de detalles abundan.

A la mañana siguiente, cuando su marido llamó a su puerta para decirle que le llevaba el desayuno a la cama, Agatha, ya se dio cuenta de que algo pasaba. Él le dice que se quiere separar, y ella, aparte de reaccionar de una forma que ella define como muy femenina sin preguntar con quién, desde cuándo, y porqué se queda completamente perpleja, porque se acababan de casar en Madrid solo hacía tres meses. “Uno de los grandes misterios de mi vida es y será siempre porque quiso, entonces casarse conmigo”.

La diseñadora fue quién pidió matrimonio

Según fuentes cercanas a Agatha, fue la propia diseñadora quien pidió en matrimonio a su marido y asesorada por su abogado, Carlos Teixidó, utilizó como argumento que esta era la única forma de que sus dos hijos heredaran los títulos nobiliarios de ella en caso de fallecimiento. Pedro J. accedió por ese motivo. Nunca en treinta años habían pensado en casarse. Y lo más curioso es que Agatha afirma que ha podido ser la propia novia de Pedro J. quien pudo asesorarle para que se casara. Algo absurdo desde cualquier punto de vista.

Hay una frase que sorprende: Agatha no quiere volver a tener trato con su ex marido, ni que vaya a comer a su casa con sus hijos ni que pasen juntos las Navidades, ella no está por la labor, y la parte contraria, se refiere a Cruz Sánchez de Lara “tampoco habría querido eso…Está claro que nosotras somos las que hemos manejado la situación”, dice.

Extraña, porque Cruz Sánchez de Lara es abogada de familia, con fama de llegar a ser tan temible llegado el caso como la que contrató Angelina Jolie para separarse de Brad Pitt o como la mismísima Concha Sierra. La pareja se ha dejado ver últimamente en un acto del BBVA y en la exposición de Miró en Mapfre. No hay al parecer, planes de boda, pero planean un romántico viaje a San Petesburgo.

Si hubiera tenido que ver algo en el supuesto manejo del director de El Español al menos podría haberle asesorado algo mejor en materia económica, porque Tristán y Cósima son ya mayores, algún día habrían heredado de su padre y de su madre, y Pedro J. ha sido increíblemente generoso en su separación. Un periódico digital necesita dinero. Agatha ha dicho que le dio todo lo que le prometió y se portó tan bien que hasta le dio “un poquito más”. Hay algo que choca. Y es una frase, “Estoy segura de que, dentro de poco, él se dará cuenta de lo extremadamente libre que ha sido a mi lado en todo”. Reconoce que su relación era abierta. Entonces, ¿A qué estas sorpresas?

Reparto de bienes

Han vivido treinta años juntos. Tenían unas cosas a nombre de uno, otras a nombre de otro. En el reportaje ella explica que se ha quedado con la casa de Mallorca y con la del Paseo de la Castellana, pero no cuenta que Pedro J. ha renunciado a la propiedad de París a favor de sus hijos.

Solo se ha quedado con la de Londres y con el periódico. Y Agatha no es ninguna menesterosa, ganó mucho dinero durante los treinta años que ha vivido al lado de quien fuera su pareja.

No es ninguna mártir. No hay que olvidar que llegó a la vida del director del periódico cuando él estaba casado en primeras nupcias con Rocío Fernández, que tenía entonces una hija de tan solo ocho años, María Ramírez, la primogénita, de Pedro J. de quien no habla Agatha en la entrevista.

Hay una gran mentira en el reportaje, la más gorda de todas: que no se ha hecho ningún retoque estético, y una historia que, de ser cierta, podría ser una fuente de ingresos inigualable para el periodista. Agatha, después de que el director e El Español la dejara, perdió 18 kilos comiendo normalmente. Diez en una sola semana. Una buena idea para poner una franquicia y recuperar patrimonio.

Belén Esteban y el veraneo de Marta Ortega

La portada de Diez Minutos, y también la de Semana la ocupa Belén Esteban, que afirma que jamás perdonará a Toño, y que si se tiene que ir de su casa que se vaya. No le dan pena ni su mujer ni sus hijos. Y en Diez Minutos nos enteramos de que el padre de Chenoa le exige una pensión en el juzgado a su hija. En Love nos cuentan que Marta Ortega rivalizó en estilo y clase con Carlota de Mónaco. Igual es exagerado, pero lo cierto es que la hija de Amancio ha recuperado algunos de los kilos que le hizo perder su ex, como Pedro J. a Agatha, y tiene ahora un aire a lo Robin Wright muy morbosillo. ¿Producto de la cirugía o de los hialurónicos?