Menú Portada
Lorenzo cae y Rossi aumenta su ventaja en el Mundial

Márquez, el más listo de la clase en Misano, vence en el GP de San Marino

Septiembre 13, 2015
MarquezPodioMisano

Todos esperábamos un duelo al sol entre Valentino Rossi y Jorge Lorenzo en Misano, todos menos… el sol. Tras dos días de entrenamientos con un excelente clima en el trazado de la Emilia Romagna italiana, la jornada de carreras comenzó con las mismas condiciones meteorológicas durante las carreras de Moto3 y Moto2. Tras la categoría intermedia aparecieron los nubarrones, mas tarde la lluvia y como resultado una de las carreras de MotoGP más caóticas de los últimos tiempos, con hasta dos cambios de moto por piloto.

Pero vayamos a los preámbulos: Rossi, siguiendo su habitual costumbre en los GG.PP. italianos, apareció ayer con un casco especialmente decorado para la ocasión por su diseñador favorito, Aldo Drudi, según los consejos del piloto de Tavullia. El casco en cuestión mostraba un inmenso tiburón a punto de devorar a un pececillo que no era otro que el propio Rossi.

El de Tavullia declaraba: “Cómo es mi gran premio de casa todo el mundo quiere batirme así que el gran tiburón del casco nuevo representa a Jorge, Marc, las Ducati… Todos estos tipos quieren comerme porque yo soy el pez pequeño pero intentaré escapar, ése es el objetivo”. Una curiosa interpretación del gran tiburón blanco que ha sido y es Valentino Rossi en la historia del motociclismo moderno, a la que contestaba Marc Márquez con estas palabras: “Yo soy la medusa, por ahí en medio. Y digamos que Rossi es el “rey tiburón”.

Mientras tanto, Jorge Lorenzo, uno de los tiburones a los que mencionaba Rossi, prefería hablar en pista y marcaba la pole position con récord del circuito incluido. Márquez y Rossi terminaban a continuación para acompañar hoy al mallorquín en primera fila de parrilla. El espectáculo estaba servido.

El invitado inesperado: la lluvia

Faltaba un invitado, el preferido de su maestro más consagrado: la lluvia, esa bajo la que Rossi sentó cátedra en Silverstone hace 15 días. Cuando se estaba formando la parrilla de salida cayeron las primeras gotas, pero todos salieron con neumáticos lisos ante la poca intensidad del chubasco. Sólo bastaron un par de giros para que el agua comenzara a ser un problema, los pilotos ralentizaron su ritmo, en especial Lorenzo, Márquez y Rossi, que rodaban juntos y en ese orden.

Y apareció la bandera blanca. Y es que desde hace algunas temporadas, los pilotos de MotoGP, al disponer de dos motos, pueden entrar a cambiar la moto con configuración y neumáticos de seco por la segunda configurada para lluvia en cuanto aparece la susodicha bandera. Es lo que el reglamento llama carrera “flag to flag” o de bandera a bandera, que significa que la carrera no se detendrá desde el banderazo inicial al final ya pueda caer el diluvio universal, o como ha sido el caso hoy deje de llover a mitad de carrera.

Con la bandera blanca ondeando, los principales pilotos se resistían a entrar a cambiar de moto, pues la lluvia no acababa de arreciar. Hasta la sexta vuelta, cuando Lorenzo, Márquez y Rossi entraban, cambiaban y salían de nuevo a pista conservando el mismo orden, aunque con Rossi ligeramente descolgado, a poco más de dos segundos.

RossiCascoTiburon

La lluvia continuaba cayendo y Rossi recuperaba a marchas forzadas, adelantando a Márquez en la vuelta 13 y se preparaba para atacar a Lorenzo. El guión parecía ser el mismo de Silverstone y que la victoria iría para la saca de Rossi. La lluvia cesaba en el giro 14 y con el trazado aún mojado, Rossi adelantaba a Lorenzo mientras la marea amarilla presente en Misano estallaba en gritos de júbilo. Aunque nadie contaba con un protagonista añadido, el nuevo asfalto de Misano, que se secaba a marchas forzadas y destrozaba los neumáticos para lluvia. Tocaba entrar en boxes y cambiar de moto de nuevo.

El joven veterano Marc Márquez

Y aquí salía a relucir la sabiduría del joven veterano Marc Márquez, que observaba con sapiencia los problemas de Jorge y Valentino rodando tras ellos. Márquez, que ya vivió una situación parecida el año pasado en Motorland, en la que acabó rodando por el suelo por no cambiar de moto cuando tocaba, tomaba la decisión de ser el primero de los pilotos punteros en tomar la calle de boxes. Una decisión que, a la postre, le daría la victoria.

Mientras tanto, Rossi y Lorenzo estaban más ocupados en vigilarse mutuamente que en hacer caso a las pizarras que les marcaban sus mecánicos, casi suplicando que entraran a realizar el cambio. Lorenzo entraba primero, en la vuelta 21, pero ya había perdido dos giros sobre un Márquez que remontaba como un poseso. Rossi tardó una vuelta más en hacerlo, cuando ya sentía el aliento de Márquez acercándose.

Tras todos los cambios, Márquez lideraba la carrera, con siete segundos de ventaja sobre el británico Bradley Smith, el único valiente que se la jugó y salió con neumáticos lisos desde el semáforo de partida. El debutante francés Loris Baz marchaba tercero y Lorenzo era cuarto, remontando a buen ritmo. El riesgo de montar neumáticos lisos en un circuito que se está secando es pisar algún parche de humedad, lo que le ha ocurrido a Lorenzo, que salía escupido de su Yamaha M1 en la penúltima curva del trazado italiano, una de las más rápidas.

Rossi, que se había reincorporado a la carrera en quinta plaza, respiró aliviado cuando vio a su máximo rival por el título fuera de carrera, y se limitó a conservar ese puesto hasta la bandera ajedrezada.

LorenzoMarquezRossiMisano

Lorenzo depende de sí mismo

Finalmente Márquez finalizaba la carrera con siete segundos de ventaja sobre el mencionado Smith y otro británico, Scott Redding, que tuvo la suerte de cambiar la moto de los primeros, ya que había caído, completó el podio de este Gran Premio de San Marino. Como declaró Juliá Márquez bajo el podio de Misano: “Hoy ha sido una victoria por ser el más listo de la clase

En cuanto al resto de pilotos españoles, Pedrosa finalizaba noveno tras una carrera anodina, Aleix Espargaró fue 10º, el debutante Maverick Viñales 14º y Álvaro Bautista sumaba el último punto en juego al terminar 15º. Barberá quedó fuera de los puntos y Pol Espargaró no finalizó por caída.

Tras esta carrera, Rossi, que fue el que menos arriesgo a la hora de hacer cambios, amplia su ventaja hasta los 23 puntos sobre Lorenzo en la clasificación general provisional, mientras que Márquez es tercero a 63 de Valentino. A falta de cinco carreras y 125 puntos en juego, el italiano se acerca al título pero Lorenzo todavía depende de sí mismo, pues ganando las cinco restantes se aseguraría el título fuera cual fuera el resultado de Rossi. En cuanto a Márquez, no está del todo descartado para revalidar el campeonato, pero dependerá de resultados ajenos.

En el resto de categorías, destacar el podio de Tito Rabat, segundo en Moto2 tras una gran remontada, en una carrera ganada por el francés y líder del campeonato, Johann Zarco. Moto3 nos dejó la primera victoria en el mundial del piloto local Enea Bastianini, una de las más firmes promesas del motociclismo transalpino.