Menú Portada
Menos manifestantes contra la monarquía, que periodistas y policías juntos en el primer día de declaración judicial del duque de Palma

Mario Pascual Vives impone su criterio en la defensa a Urdangarin y deja “tirado” al despacho de Horacio Oliva

Febrero 25, 2012

Gran despliegue policial en los juzgados de Palma,  con unidades de intervención llegadas desde Málaga y pagadas por el erario público para proteger al yerno del Rey

La infanta Cristina espera toda la jornada a su marido en el palacio oficial de Marivent, acondicionado para esta ocasión

Todos los movimientos de Iñaki Urdangarín estaban preparados en una hoja de ruta diseñada a la perfección, hasta su estilismo y su comportamiento ante los medios


El abogado catalán Mario Pascual Vives, a su vez portavoz de Iñaki Urdangarín, ha impuesto su ley y su criterio procesal en la defensa de Iñaki Urdangarín y ha dejado “tirados” a los abogados asesores  del despacho del catedrático Horacio Oliva, que desde la pasada semana estaban trabajando codo con codo en la capital de España en la defensa del yerno del Rey de España, cuya declaración hoy en los juzgados de Palma ha sido larga, tediosa, poco exhaustiva y muy “light” durante las nueve horas que ha durado su primer día en los juzgados palmesanos, cuya declaración se reanudara hoy domingo. El único abogado que ha estado con Urdangarín este sábado en Palma  ha sido pues Pascual Vives, en contra de lo que se hablaba y esperaba estos días previos.

Diego Torres más clave que nunca

En su declaración ante el juez Castro, Urdangarín  ha exculpado a su mujer, la infanta Cristina, a su suegro, Juan Carlos I de Borbón, y sí ha inculpado, en cambio, a su ex socio Diego Torres, a quien ha culpado de casi todos sus males –“socio sí, pero administrador no”-, lo que ha abierto de nuevo la posibilidad de que su ex socio y amigo pueda pedir declarar en breve ante el juez Castro y abra de una vez la espoleta de este controvertido caso que ha salpicado con fuerza a la monarquía en España. Ahora, la declaración de Diego Torres puede ser la clave fundamental de este caso, tras un posible pacto con los fiscales anticorrupción con el fin de rebajar sus posibles penas a cambio de una declaración precisa y contundente de de lo que de verdad ha ocurrido con sus evasiones fiscales, algo que hoy no ha contado Urdangarín con multitud de evasivas en su extensa y larga declaración judicial.

Ruptura con el despacho Horacio Oliva

La ruptura jurídica de Mario Pascual Vives – que eso sí cuenta con el apoyo infranqueable del duque de Palma– con los abogados del despacho de Horacio Oliva se produjo el pasado jueves tras una seria disputa y bronca sobre quién tenía que llevar la defensa en los interrogatorios del yerno del Rey. Mario Pascual Vives asumió toda la defensa  y rotundamente se negó a que los abogados asesores pudieran tener responsabilidad en su defensa procesal. Ante este comportamiento, los abogados de Horacio Oliva decidieron ausentarse ante lo que consideraban un menosprecio a su labor por parte de Pascual Vives, ya que eran considerados como meros pasantes del abogado catalán. Desde ese día decidieron romper y dejar todo en manos únicas del abogado catalán, que desde entonces y como se ha podido comprobar este sábado en Palma es el único abogado que defiende al yerno del Rey.

Declaración diseñada y estudiada

La declaración y todos los movimientos de un demacrado Urdangarín han estado diseñados de antemano en una perfecta hoja de ruta diseñada, que pasaba desde su estilismo – impecable y discreto traje (gris azul)- que cuando uno le miraba parecía un novio con los nervios a flor de piel previos a su enlace. Hasta su medido comportamiento con los medios de comunicación antes de su entrada matutina en los juzgados, con un discurso corto y aprendido en todas sus manifestaciones. Sin contar su estudiada salida del coche Opel Zafiro, color azul, que conduce normalmente la infanta Cristina cuando visita Mallorca. Así desde las  8,30 de la mañana su abogado Pascual Vives, en solitario, le esperaba a la entrada del ya famoso callejón de los juzgados de guardia palmesanos. Todo ya indicaba que el duque se bajaría del coche semioficial para andar a pie los 30 metros que le separaban de la puerta trasera de los juzgados. No había problema alguno ya quela protección policial era enorme.

Enorme coste para el erario público para una expectación menor de lo esperada

Fuerzas de Seguridad, provenientes de Málaga, con el coste añadido para el erario público, estaban ya en Palma desde la noche anterior y habían peinado toda la zona, incluidos los tejados aledaños y habían prohibido el paso a las calles circundantes a todas las personas, y sólo pasaban las acreditadas o aquellas que eran “desnudadas” en un cacheo exhaustivo, donde se tenía que abrir todas sus pertenencias, algo que nunca se había vistió en un juicio normal en España. Un cacheo a todos los ciudadanos que querían pasear por estas calles.

Pero la expectación era menor de lo esperada y a las ocho de la mañana había más periodistas y policías juntos que manifestantes contra la monarquía que apenas llegaban a los doscientos y que habían sido controlados a la perfección, por lo que no había problema alguno para que el duque se bajara de su coche e hiciera a pie el “paseíllo”, en un gesto de nuevo estudiado por los asesores personales del duque. Todo estaba de nuevo medido. Tanto que el juez Castro y los fiscales mantenían un comportamiento nada acorde con lo que en interrogatorios anteriores habían desarrollado en el caso Palma Arena.

Esperando en Marivent

Mientras tanto la infanta Cristina esperaba a su marido toda la jornada en el Palacio de Marivent,  abierto y acondicionado para la ocasión desde días antes. Los duques de Palma habían llegado a la isla en la noche del viernes y habían entrado a Palacio por la puerta trasera- que es lo que domina este caso, siempre por detrás-  por la zona militar de Porto Pi. La infanta no salió en todo el día de Palacio, donde era puntualmente informada, y no se dejó ver ante lo que pudiera ser considerada como una provocación en los juzgados palmesanos junto a su marido, ya que todavía a día de hoy no es oficial que no va a ser llamada a declarar, cosa que ya venimos informado desde extraconfidencial.com.

Hoy domingo continuará el duque declarando, y en esta ocasión ya responderá a las preguntas de los fiscales anticorrupción y de las defensas de los otros imputados, y puede que a alguna de ellas no responda. Pero como todo está estudiado y medido habrá que esperar a las sorpresas que nos depare el día. Pero todo apunta a que el yerno del Rey de España saldrá de los juzgados como ha entrado: sin medidas cautelares.

Juan Luis Galiacho