Menú Portada
Paralelamente, abandona la política y la presidencia de Sociedad Civil y Democracia, partido que constituyó hace tan sólo un año

Mario Conde en caída libre: Se deshace de sus empresas de cosmética y no encuentra comprador para su finca de La Salceda

Diciembre 9, 2013
pq_940_mario-conde.jpg

El ex banquero Mario Conde vive momentos muy dificultosos para su persona, después de un periodo de euforia tras su salida de la cárcel, donde parecía ser el nuevo Rey Midas y el salvador de todos los males que acechaban a la sociedad española. Sin embargo, sus últimas incursiones empresariales y políticas han sido un fiasco. Por ejemplo, su penetración en el Grupo Intereconomía ha sido calamitosa, un grupo mediático hoy en la cuerda floja sin pagar las nóminas de sus trabajadores y sin línea alguna de financiación. En el sector del aceite, tampoco las cosas le van gratamente con las subvenciones europeas bajo mínimos.

Por otra parte, su aparición en la vida política ha sido aún peor, presentándose a las elecciones gallegas donde obtuvo un rotundo fracaso. Tal es su actual pesimismo que ha abandonado definitivamente la primera línea de acción política (no se presentará a las próximas elecciones europeas, como era su meta inicial), y ha dejado la presidencia del partido que constituyó hace tan solo un año, Sociedad Civil y Democracia, donde ya sólo es un militante de base, por decir algo, ya que dentro de este partido consideran a Mario Conde como un estigma para intentar su regeneración.

Pero lo más grave para la figura de Mario Conde es que la Justicia, por fin, le pisa los talones para hacer frente a la todavía deuda millonaria que arrastra de su nefasta gestión al frente de Banesto. Se estima que debe, en total, unos 15 millones de euros. Esto ha ocasionado que se le hayan embargado y sacado a subasta pública varias propiedades que gozaba en Mallorca, a través de sociedades instrumentales, y parte de su finca sevillana de Castilblanco de los Arroyos. Además, sigue sin encontrar comprador para su finca de La Salceda, 2.800 hectáreas en Ciudad Real, pegadas a los montes de Toledo, que puso en venta por 25 millones de euros el pasado mes de septiembre, como publicó Extraconfidencial.com en exclusiva. El ex banquero ha colocado en el mercado esta gran finca a 9.000 euros la hectárea y no encuentra quien se la compre, “a pesar de ser un precio muy asequible para el mercado”, según las fuentes consultadas

El empresario que vuelve a las andadas

Además, estos días atrás, dada la gran dificultad económica que arrastran sus empresas, se ha desprendido de parte de sus sociedades de cosmética, que parecían ser su salvación hace unos años. Así, según ha podido saber Extraconfidencial.com, Mario Conde ha abandonado la empresa Pinisan S.L., que vuelve a manos de sus antiguos dueños, quienes le habían llamado como el gran salvador, al estilo Ruiz Mateos, y donde aún se debe a los trabajadores las dos últimas nominas. Esta empresa está domiciliada en Humanes (Madrid), y se dedica a “la compra venta y distribución de productos y preparados dietéticos y de regimenes especiales, alimentos biológicos, macrobióticos y naturales, cosméticos y plantas naturales”. Según las denuncias de los trabajadores a Extraconfidencial.com, “Mario Conde y su hija Alejandra nos han dejado tirados y sin abonar lo que deben en concepto de nóminas atrasadas. Ya no les creemos, nos han arruinado a muchas familias. Tenemos hijos, no sé si ellos lo quieren saber, y la Navidad va a ser muy dura para nosotros. Por su culpa, esto va ser muy duro”, afirman. En su día Extraconfidencial.com sacó a la luz los graves problemas laborales que arrastraban las empresas de cosmética de la familia Conde.

A su vez, en su empresa Demerquisa, que todavía no ha vendido, se establece un ERE, dada la gran dificultad económica que atraviesa la sociedad. Esta empresa se encuentra domiciliada en el polígono industrial de “Las Monjas”, en Torrejón de Ardoz (Madrid). La actividad de Demerquisa es la “fabricación de jabones de tocador y otros productos de perfumería y cosmética. Junto a Mario Conde, aparece también en el organigrama de la empresa su hija Alejandra Conde Arroyo, que figura como consejera delegada, y que es la que de verdad controla el negocio.

Mario Conde entró de lleno en este sector en el año de 2008, comprando empresas ya en uso. Así, adquirió la sociedad matriz de todo su holding, Hogar y Cosmética Española SA, donde aparecen sus dos hombres de máxima confianza: Ausencio Crisogono Camarero Izquierdo (como consejero delegado, el empresario que le llamó para ser su salvaguarda en este sector), y Francisco de Asís Cuesta Moreno (como director general). Este último es su fiel servidor. Ha seguido los pasos del ex convicto Conde desde que éste estuviera al frente de la presidencia de Banesto, siendo el guardián en la sombra de su patrimonio durante su paso de cinco años por las cárceles españolas.

El negocio del aceite también le da la espalda

En esta sociedad matriz aparece como consejero el asturiano César de la Mora Armada, íntimo amigo de Mario Conde desde los tiempos de Banesto y que es su socio en la sociedad Editorial Welton, otro de sus tentáculos empresariales. También figura su yerno Fernando Guasch Vega Penichet, casado desde julio de 2004 con su hija Alejandra en una gran ceremonia nupcial montada en su finca sevillana de Los Carrizos, hoy en parte embargada. El yerno de Conde es hijo de Manuel Guasch, que fuera presidente de Renault y Azucarera del Ebro, e íntimo amigo de Javier de la Rosa. Además,su mujer, Margarita Vega-Penichet, ya fallecida, fue la madrina de la boda de Miguel Boyer e Isabel Preysler, con los que mantenía una gran amistad.

El negocio del aceite tampoco le otorga grandes beneficios en ninguna de sus dos fincas, ni en La Salceda ni en Los Carrizos. Fue en 1998 cuando Mario Conde y su familia plantaron cientos de hectáreas de olivos de la variedad arbequina originaria de Lérida. Año tras año ha recolectado subvenciones agrícolas de la UE por cientos de miles de euros, pero ahora la cosa ha cambiado. No hay que olvidar que Mario Conde plantó apresuradamente miles olivos cuando las normas de la Unión Europea iban a cambiar y las ayudas se iban a dar por árbol en lugar de por superficie.

Un imperio en franco declive

No obstante, a día de hoy, es muy difícil calcular el patrimonio del ex banquero porque al margen de sus negocios de cosmética, parafarmacia, editoriales, etc., están sus múltiples propiedades inmobiliarias bajo sociedades muy diversas, varias de ellas en el extranjero. Así, habría que incluir en el extenso patrimonio inmobiliario de la familia Conde su casa de Madrid, en El Viso (en la calle Triana); la residencia veraniega en Mallorca, C´an Poleta; y un pazo que el ex banquero ha adquirido en Galicia, además de varias plantaciones de Aloe Vera en Canarias, que suman cerca de 7 hectáreas.

Fue en octubre de 2012 cuando la Sección Primera de la Audiencia Nacional ordenó precisamente el decomiso de dos fincas de Mario Conde anexas a Los Carrizos: “El Cuatro Rincón” y “La Hacienda de Melonares Bajo”. Además de otras tres en Mallorca (anexas a su impresionante tazona de C´an Poleta, en Pollença), en ejecución de la condena que se le impuso en el año 2000 por el caso Banesto, y cuya responsabilidad pecuniaria todavía no ha pagado al completo (7.200 millones de pesetas). Todo un emporio hoy en declive, que la Audiencia Nacional busca desesperadamente para poder ejecutar e intentar cobrar lo que Mario Conde se apropió indebidamente de Banesto.

Juan Luis Galiacho