Menú Portada
El ex banquero, condenado por los casos Argentia Trust y Banesto, atraviesa serias dificultades en sus negocios de parafarmacia y de aceite

Mario Conde coloca su finca “Las Salcedas” al constructor Villar Mir por unos 20 millones de euros

Abril 25, 2014

No se descarta que detrás de esta extraña decisión de venta haya una intención del ex presidente de Banesto de conservar su patrimonio ante la Justicia, que todavía a día de hoy le investiga y que hace unos meses le embargó parte de sus bienes en Sevilla y Mallorca
La Justicia le sigue el rastro para intentar cobrar los cerca de 15 millones de euros todavía no abonados por el caso Banesto. Según la Audiencia Nacional sólo ha entregado 1,2 millones, mientras que su ex socio, Arturo Romaní, abonó unos 6 millones; en total, poco más de 7 millones sobre los 23 millones que se llevaron de Banesto ¿Podrá intervenir ahora esta cantidad?
Según fuentes conocedoras de la operación, la familia Villar Mir ha articulado la inversión a través de una sociedad familiar y su idea es dedicarse ahora al negocio del aceite, como en el año 2010 hizo con el vino comprando otras dos fincas de caza con bodega incluida en los propios Montes de Toledo


El ex banquero condenado por los casos de corrupción Argentia Trust y Banesto, Mario Conde, ha logrado colocar su finca “Las Salcedas” al constructor Juan Miguel Villar Mir, propietario del grupo del mismo nombre y marqués de Villar Mir, por una cantidad que ronda los 20 millones de euros. El que fuera ministro de Hacienda y Vicepresidente del Gobierno para Asuntos Económicos en el primer gobierno del rey Juan Carlos durante la presidencia de Carlos Arias Navarro, ha pagado por esta gran finca una cantidad cercana a 9.000 euros por hectárea, según fuentes solventes.

Como ya informó Extraconfidencial.com, en septiembre de 2013 el ex banquero Mario Conde puso a la venta en el mercado inmobiliario su finca y mansión de Las Salcedas. Inicialmente se interesó por ella un fondo de inversión británico y, cuando la operación ya parecía cerrada, todo se truncó ya que los ingleses no querían quedarse con el personal adscrito, unos 50 empleados con los que cuenta actualmente la Finca. Las negociaciones se rompieron. Y fue cuando apareció la figura del constructor Villar Mir, que cogió su helicóptero y visitó in situ la Finca por aire y por tierra: le gustó. Le encanta la caza y además vio la posibilidad de introducirse en el negocio del aceite, como ya hizo en al año 2010 en el sector vinícola comprando otras dos grandes Fincas de caza en los mismos Montes de Toledo con bodega incluida. Y, ahora, con miles de olivos incluidos.

Refugio del ex banquero en sus años de esplendor

La heredad que ha vendido Mario Conde, conocida popularmente como “La Salceda”, está situada entre los Montes de Ciudad Real y Toledo, en las cercanías del Parque Nacional de Cabañeros, con una extensión total de 2.800 hectáreas rodeadas de centenares de olivos, un gran pantano, una espectacular capilla y una mansión de dos plantas: en la superior está la extensa biblioteca y en la baja la gran sala comedor con una enorme mesa redonda bajo un techo de bóveda azul con estrellas y lucecitas de colores. La Finca de Las Salcedas, o “campo” como le gusta denominarla a Mario Conde, tiene una casa principal de ladrillo viejo, siguiendo la arquitectura tradicional toledana, además de contar con un complejo de viviendas, con patios interiores, jardines simétricos, una capilla y una piscina enorme. Estas estancias fueron el principal refugio del banquero en sus años de esplendor. Conde se la compró al famoso torero Marcial Lalanda.

En las cercanías de la mansión hay unas 200 hectáreas de olivar, aprovechando las aguas del embalse de Abraham y de varias balsas de riego construidas al efecto. Fue en 1998 cuando Mario Conde y su familia plantaron cientos de hectáreas de olivos de la variedad arbequina originaria de Lérida. Con estas aceitunas Mario Conde ha elaborado el aceite que todavía hoy comercializa por internet bajo la marca Los Carrizos. 

Un intento del ex banquero de conservar su patrimonio ante la Justicia

Hasta la compra de a finca por parte de Villar Mir, Las Salcedas figuraba a nombre de una empresa del mismo nombre, Las Salcedas S.A., con domicilio social en la propia Finca, en la carretera que une Ciudad Real con Toledo, en el Kilómetro 66 del término municipal de Retuerta del Bullaque (Ciudad Real). No se descarta que detrás de esta extraña decisión de venta haya una intención del ex banquero de conservar su patrimonio ante la Justicia, que todavía a día de hoy le investiga y que hace unos meses le embargó parte de sus bienes de los que disfruta a través de sociedades interpuestas, alguna de ellas radicada en Luxemburgo.

Fue en octubre de 2012 cuando la Sección Primera de la Audiencia Nacional ordenó precisamente el decomiso de dos fincas de Mario Conde anexas a Los Carrizos en Sevilla, con unas 4.000 hectáreas: El Cuatro Rincón y La Hacienda de Melonares Bajo. Además de otras tres en Mallorca (anexas a su impresionante tazona de C´an Poleta, en Pollença), en ejecución de la condena que se le impuso en el año 2000 por el caso Banesto, y cuya responsabilidad pecuniaria todavía no ha pagado al completo (7.200 millones de pesetas). Fuentes de la Audiencia Nacional indican que Conde no ha reintegrado aún el dinero que se llevó de Banesto y que la Justicia estima en una cifra global (junto a los otros imputados), cercana a los15 millones de euros.

Según fuentes de la Audiencia Nacional consultadas por Extraconfidencial.com, sólo ha entregado 1,2 millones, mientras que su ex socio Arturo Romaní abonó unos 6 millones; en total, poco más de 7 millones sobre los 23 millones que la Justicia sentencia que se llevaron. Ya han sido varios los embargos dictados contra Mario Conde, y otros dirigentes del antiguo Banesto, para intentar cobrar lo adeudado y que todavía a día de hoy deben a sus accionistas argumentando para su impago carecer de patrimonio y solvencia.

Todavía es muy difícil calcular el patrimonio de Mario Conde en el extranjero

A día de hoy, es muy difícil todavía calcular el patrimonio del ex banquero condenado porque al margen de sus deteriorados negocios de parafarmacia, limpieza y productos dietéticos, entre otros, también están sus múltiples propiedades inmobiliarias y de cartera bajo sociedades muy diversas, varias de ellas en el extranjero. Todo un emporio que la Audiencia Nacional busca desesperadamente para poder ejecutar e intentar cobrar lo que Mario Conde se apropió indebidamente de Banesto, y que falta todavía por pagar.

Actualmente, el ex presidente de Banesto, Mario Conde, ha delegado la gestión de todo su emporio empresarial “visible” en su hija Alejandra Conde Arroyo, nacida de su primer matrimonio con Lourdes Arroyo, que murió de un cáncer en 2007. Así, Alejandra Conde figura como socia de las dos grandes fincas y explotaciones agrícolas que mantiene su padre (Las Salcedas SA y Los Carrizos de Castilblanco SA).

“Desde Grupo Villar Mir no se hace ninguna declaración al respecto”, afirman desde la secretaria de Presidencia del grupo empresarial

Este periódico se ha puesto en contacto con el Grupo Villar Mir para cualquier aclaración que quisieran hacer al respecto de esta adquisición. Desde el gabinete de comunicación se requirió que fuera la secretaria de Presidencia del Grupo Villar Mir,  Amparo Sanz, la que contestara directamente a esta información ya que “estos temas los lleva directamente el señor Villar Mir”. Y la respuesta de su secretaria personal fue: “Desde Grupo Villar Mir no se hace ninguna declaración al respecto. Muchas gracias”.

Ya en el año 2010 la familia Villar Mir compró las fincas de caza Los Valles y Dehesa de Carrizal, también situadas en los Montes de Toledo y que en conjunto suman casi 4.000 hectáreas. Con la compra de estas fincas, a diferencia de Las Salcedas dedicada fundamentalmente al aceite, Villar Mir se volcó en el negocio de los viñedos a través de la bodega Dehesa del Carrizal. En esta Finca se encuentran 28 hectáreas de viñedo de las variedades Syrah, Chardonnay, Merlot, Cabernet y Tempranillo, que se comenzaron a plantar en 1987, y una bodega, que se inauguró en 1999 y que fue encargada al arquitecto Andrés Revuelta. Pagó por ellas a su ex compañero en la junta directiva del Real Madrid durante la etapa de Ramón Mendoza y ex propietario de Sanitas, Marcial Gómez Sequeiro, una cifra parecida a la de ahora, unos 20 millones de euros.

Hoy Mario Conde, mientras presume de una gran fortuna, invierte en empresas de cosmética, editoriales, empresas inmobiliarias, en Bolsa y en medios de comunicación, intenta paralelamente vender su patrimonio para que la Justicia no le embargue y poder mantener su status con un Pazo adquirido en Galicia, donde le gusta ahora pernoctar.
Juan Luis Galiacho