Menú Portada
Se resiste a abandonar la popularidad y busca su reinserción social en el mundo del fútbol, donde ya en su día fue el avalista de Gil y Gil en el Atlético de Madrid

Mario Conde busca hacer negocios en Aragón con el Real Zaragoza

Abril 6, 2011

Las recalificaciones de La Romadera y la Ciudad Deportiva, en el punto de mira del empresario

Su ahora socio en el fútbol es Luis Oliver, un polémico personaje con empresas de seguridad que nunca dejó de proteger al ex banquero durante su estancia en prisión 


El banquero condenado por estafa y apropiación indebida y ex presidente de Banesto, Mario Conde, se resiste a abandonar la popularidad y, por ende, los negocios. Ahora, según fuentes cercanas al equipo de fútbol del Real Zaragoza, intenta quedarse con esta sociedad deportiva emblemática en todo Aragón para ser la nueva lanzadera de sus negocios en esta privilegiada zona de España. El Real Zaragoza SAD, con grandes deudas contraídas por su actual propietario, el constructor soriano Agapito Iglesias, que ha contado siempre con el aval de la Dirección de Economía y Hacienda del Gobierno de Aragón liderado hasta hace pocos meses por el socialista Marcelino Iglesias, ahora secretario de organización del PSOE.

 Ya en su día, Mario Conde se introdujo en el mundo del deporte sabedor de que es el opio del pueblo español. Y lo hizo primero con la firma Dorna, en la que invirtió en el mundo del motor y en el Real Madrid de Ramón Mendoza. Y luego siguió convirtiéndose en el principal avalista, a través de las entidades financieras que presidía por entonces,  de la familia Gil y Gil para quedarse con el Atlético de Madrid sin invertir los Gil ni un sola peseta en este popular club rojiblanco de la capital de España, tal y como reconoció la Justicia española años después.

Comunidad de Aragón-Conde, una relación antigua

La nueva relación de Mario Conde con el mundo del fútbol –hace meses ya lo intentó con el Real Betis Balompié-, y con Aragón es el empresario del ramo de la seguridad Luis Oliver Albesa, muy conocido en esta zona y también en Navarra, de donde es natural. Este polémico empresario nunca dejó de proteger al ex banquero condenado durante su larga estancia en prisión.

Pero la relación de Conde con la Comunidad Autónoma de Aragón viene de lejos. Ya en 1996, el ex banquero, por entonces en libertad bajo fianza, intentó hacer negocios en la zona del eje norte-sur de la autovía que se estaba construyendo entre Zaragoza y Huesca, lo que iba a suponer un gran empuje al desarrollo del corredor del Ebro. Por entonces contaba con la ayuda de dos conocidos empresarios maños, Arturo Romaní, también imputado en el caso Banesto, y el citado Luis Oliver, un hombre de fuerte carácter, “embaucador, encantador de serpientes y conflictivo en su comportamiento”, según quienes se han sentado en una mesa con él para negociar.

Oliver estuvo vinculado a los grupos ultra conservadores durante los primeros años de la transición, aunque luego logró acercarse a los dirigentes socialistas de la mano de otro conocido y controvertido empresario aragonés, Arturo Beltrán, vinculado con el mundo de los toros, propietario del célebre Gran Hotel de la capital maña, y quien mantuvo relaciones con Mario Conde cuando éste presidía Banesto, además de ser la persona que ayudó a su “compadre” Luis Roldán cuando éste salió de la cárcel.

Según publicó el diario El País el 28 de abril de 1996, Luis Oliver y su hermano Fernandofueron reiteradamente sancionados por la Delegación del Gobierno en Aragón por no cumplir las normas necesarias para trabajar con empresas de seguridad”, entre ellas, la empresa Tucri, SA, con domicilio en las calles del Coso y de María Moliner, de Zaragoza, dedicada a “la prestación de servicios de vigilancia y protección mediante vigilantes jurados de seguridad”, inscrita en el registro de empresas con el número 1.192 y ámbito de actuación en toda España. Sin embargo, el Consejo de Ministros acordó cancelar la inscripción de esta firma en el registro de empresas de seguridad a causa de sus numerosas infracciones.

Socio poco recomendable

Según las investigaciones policiales los hermanos Oliver controlaban además las empresas Tucriservicios, Seguritrans Seguridad, Pronosa y Tucrilimpiezas, que constituían el denominado grupo HOA (grupo Hermanos Oliver Albesa). Luis y Fernando Oliver Albesa dominaban así la seguridad de muchas zonas de España. Por ejemplo, en la zona de la Costa del Sol lo hacían a través de su empresa Seguritrans Seguridad SL, en relación a la cual el Juzgado de Instrucción número 8 de Málaga abrió las diligencias previas 434/ 89-B por estafa.


También controlaban la zona norte de España con la empresa Pronosa, con la que actúan desde Santander. Y a su vez con una de sus empresas actuaron en la conflictiva obra de la autovía del Leizarán (Navarra-Guipúzcoa). Y, más tarde, por indicación de Luis Roldán, entonces al frente de la Dirección General de la Guardia Civil, en la construcción de la presa navarra de Itoiz. La concesión de esta obra les fue retirada al advertirse presuntas irregularidades y cobro de comisiones por parte de los integrantes del denominado Clan Roldán en la Comunidad Foral de Navarra.


Como se observa, el socio e introductor de Mario Conde en el deporte del Balompié es un controvertido personaje vinculado además a numerosas quiebras de compañías y entidades tanto en la industria en general, como en el mundo del fútbol. Ya en marzo de 2006 se sentó en el banquillo del Juzgado de Instrucción número 3 de Cartagena como promotor del equipo de fútbol Cartagonova, que presidió durante algo más de un año, por un presunto delito societario y de falsedad documental.

Recalificaciones a la vista

También estuvo involucrado en una investigación policial sobre el traspaso del jugador Igor Musa del equipo de fútbol del Jerez, que también presidió. En este caso, ante la sospecha de que se habían emitido cheques sin fondo para pagar la indemnización al equipo croata del que procedía el jugador. Algunas fuentes afirman, que Luis Oliver Albesa llegó al Jerez asesorado por el empresario de la zona José María Ruiz Mateos, tras un intento frustrado de comprar el Rayo Vallecano.

Pero detrás de la operación de comprar ahora el Real Zaragoza puede esconderse un futuro interés inmobiliario, ya que el conocido campo de fútbol de La Romareda se encuentra en pleno centro de a ciudad y se está pensando en ubicar un nuevo estadio en otro lugar a las afueras de la capital maña, con la recalificación que ello conllevaría. Así mismo, la Ciudad Deportiva también puede ser recalificada, con los millones de euros que ello significará para sus propietarios.

 

Juan Luis Galiacho