Menú Portada

Mariano Rajoy se resigna a aceptar 17.680 refugiados pese a que España podría acoger a más de 25.000 con una tasa de 1 por cada 1.000 habitantes

Septiembre 14, 2015

El Estado español suma un total de 8.122 municipios, de los cuales 1.304 cuentan con más de 5.000 habitantes. La cifra total de refugiados que debe asilar España surge de los 14.931 asilados con el nuevo plan de la UE más los 2.749 ya asignados antes del verano. Las dudas del presidente de España se unen a las del PP que asegura, a través de Javier Maroto, que “entre los sirios que entran hay muchos yihadistas. Son personas que un día ponen una bomba en cualquiera de nuestras ciudades”.

rajoy refugiados

Aylan Kurdi fue uno. Infante, pequeño, inocente y que ha dejado tras de sí una imagen devastadora capaz de desarmar al mayor villano conocido. Una imagen que ahora se polemiza si ha sido tétricamente montada para causar mayor conmoción o no. Sea como fuere, Aylan Kurdi fue uno de los cuatro millones de refugiados sirios que se amontonan en Turquía, Líbano, Jordania, Irak y Egipto huyendo hacia las puertas de Europa del injustificado horror causado por el Estado Islámico y los yihadistas. Una cifra de asilados que se ha duplicado exponencialmente desde 2013 y que ha hecho que la Unión Europea deje de mirar hacia otro lado para pasar a la acción, espoleada por la gran red de tráfico de refugiados creada en torno al problema sirio y que ya ha causado centenares de cadáveres olvidados en camiones o varados en las orillas de los destinos limítrofes.

A la Unión Europea le toca “recolocar” a 120.000 refugiados sirios, eritreos y afganos llegados a Italia, Grecia y Hungría, que se unirán al plan anterior que contemplaba la distribución por Europa de 40.000 personas. Un total de 160.000 personas que ya ha hecho saltar las alarmas de algunos de los países receptores. Y es que la triada de países compuesta por Alemania, Francia y España se hará cargo del 60% del total de nuevos refugiados. El contrapunto lo ponen Estados Unidos y su presidente Barak Obama, quien planea acoger a tan solo 10.000 refugiados sirios en 2016. Mientras, en el viejo continente, el país teutón acogería a un total de más de 50.000 refugiados -después de los 20.000 recibidos el primer fin de semana de septiembre-, y Francia dará asilo a 24.000, según ha confirmado el presidente galo, François Hollande.

La situación más delicada, la española

La situación más delicada la pone España. Con el nuevo plan, España debería recibir a 14.931 exiliados que se sumarían al número de personas aceptadas de la iniciativa anterior. Un número que Mariano Rajoy se negaba  a confirmar en primera instancia. ¿Por qué? Pues porque las capacidades del titán germano -que según Ángela Merkel podría acoger a 500.000 refugiados al año-, no son las mismas que las de un país que todavía se lame las heridas de la crisis. Para muestra, un botón. La tasa de paro de Alemania es de apenas el 5% frente al 22,5% español.

Pero con la decisión aceptada de dar un nuevo hogar a 17.680 personas (14.931 nuevos más los 2.749 ya asignados), ¿cómo se repartiría este cómputo global? El Estado español lo compone un total de 8.122 municipios, de los cuales 1.304 cuentan con más de 5.000 habitantes. Para ser exactos, 552 ayuntamientos tienen entre 5.001 y 10.000 habitantes; 353 con una población comprendida entre los 10.001 y los 20.000; 151 de 20.001 a 30.000 personas; 103 concejos con entre 30.001 y 50.000; 83 de 50.001 a 100.000; 56 de 100.001 a 500.000; y 6 entidades municipales con más de 500.000 habitantes, a saber: Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza y Málaga.

Atendiendo a esta distribución demográfica y asumiendo una tasa de un refugiado por cada 1.000 habitantes, a priori, bastante laxa en su cumplimiento, España podría acoger, sin grandes alardes, a más de 25.000 asilados (25.150 para ser exactos). Matemáticamente el resultado se establecería gracias a los 2.760 refugiados acogidos por los municipios de entre 5.001 y 10.000 habitantes; los 3.530 en los de 10.001 a 20.000; los 3.020 en los de 20.001 a 30.000; los 3.090 en los de 30.001 a 50.000; los 4.150 en los de 50.001 a 100.000; los 5.600 en los de 100.001  500.000; y los 3.000 en los de más de 500.000.

distribucion-refugiados

La teoría del miedo

Una hipótesis que deja en evidencia los balbuceos de Mariano Rajoy a la hora de aceptar, sin reservas, a los 14.931 nuevos refugiados que marca el nuevo plan de la Unión. La tasa del 1/1.000 sobrepasaría ampliamente esa cifra para situarse más allá de los 25.000. Luego está la teoría del miedo. España, dada su coyuntura endeble, puede que no sea capaz de soportar la presión migrante debido a su alta tasa de desempleo y a su cada vez más comprometida capacidad para otorgar subvenciones y subsidios. Por ejemplo, donde Alemania otorga tres años de mantenimiento a las familias de refugiados, España solo garantiza uno. Pero el temor también se viste de armas de fuego. Según el vicesecretario de Política Sectorial del PP, Javier Maroto, “entre los sirios que entran hay muchos yihadistas. Son personas que un día ponen una bomba en cualquiera de nuestras ciudades”.

Un buen momento para recordar al recientemente desaparecido Premio Nobel alemán, Günter Grass quien era partidario de acabar con todo tipo de controversias acerca de los movimientos migratorios: “Europa no conseguirá sobrevivir sin inmigración. No debería tenerse tanto miedo de eso: todas las grandes culturas surgieron a partir de formas de mestizaje”. Un argumento fácil de esgrimir cuando tu tierra puede acoger a más de medio millón de refugiados al año.