Menú Portada
El líder del Partido Popular prepara un nuevo golpe de efecto electoral

Mariano Rajoy: “Necesito un Rubalcaba para mi partido”

Enero 17, 2008

Se han llegado a ofrecer cifras millonarias por las conversaciones grabadas entre el alcalde de Madrid y Monserrat Corulla

pq__RAJOY.jpg

Se veía venir. Alberto Ruiz Gallardón, insaciable él, ha desatado la caja de los truenos en el Partido Popular. Todo apunta a que sus asesores, incluido el Gabinete de Comunicación, no han acertado con la estrategia. Su apuesta informativa por el Grupo Prisa contra Esperanza Aguirre le ha pasado factura. Ella, la presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid, no se lo perdona. De hecho, se ofrecen cifras millonarias por conseguir la trascripción literal de las conversaciones entre el alcalde Madrid y la abogada Monserrat Corulla, imputada, como se sabe, en la Operación Malaya. La oferta no parte, precisamente, del PSOE.
Pero el presidente del Partido Popular, solventado el problema Gallardón-Aguirre, quiere más. Ahora, su meta, de cara a las próximas elecciones es encontrar al hombre, o mujer –quién sabe-, que haga las funciones de Alfredo Pérez Rubalcaba en el partido socialista. Será su nuevo golpe electoral. Se lo dijo a sus más allegados: “Necesito un Rubalcaba para mi partido”. Palabras textuales. Se entiende que quiere a alguien que consiga hacer “piña” dentro del PP y le evite disgustos tan serios como los protagonizados en los últimos días desde Génova 13.

¿Quién ganará?

Algunos nombres ya suenan. Unos se postulan y otros –otras-, permanecen en la sombra conocedora que Mariano Rajoy, al final, apuesta por quien sin pedirlo, lo solicita. Pero alguna de las aspirantes a este puesto incuestionable para Mariano Rajoy que tome buena nota de la experiencia padecida por Ruiz Gallardón: la vida privada pasa más factura de lo que se podía imaginar. Y donde las dan, las toman.
Atrás queda el mensaje de Francisco Álvarez Cascos de “los estatutos del PP impide a los alcaldes presentarse como candidatos o cabezas de lista a las elecciones generales”. En total, seis son los ediles que figuran como números uno de las candidaturas del Partido Popular. Cascos, Gallardón, Aguirre, el triángulo de las Bermudas del Partido Popular.
Y pese a quien pese, en la sede socialista de Ferraz, se frotan las manos. El propio Rajoy, en la misma conversación a la que aludíamos, se lamentaba por qué “en mi partido no existe la misma unidad, cuando surgen los problemas, que en el PSOE”. Al parecer, la supuesta “limpieza” en torno a Ruiz Gallardón no le ha satisfecho. Rajoy quiere más. Y va por ello… o a por ella.