Menú Portada
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, debería hoy aclarar la amnistía fiscal facilitada por el Gobierno del PP a algunos miembros de esta "dinastía"

Mariano Rajoy conocía antes de su llegada al poder la “herencia” oculta de los Pujol

Septiembre 1, 2014

Siguiendo la táctica diseñada desde Génova por la mano derecha del hoy presidente del Gobierno, Jorge Moragas, la líder del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, se reunió el 7 de julio de 2010 con María Victoria Álvarez, la ex de Pujol Ferrusola, en el Restaurante barcelonés de La Camarga
CiU y Esquerra Republicana piensan solicitar la comparecencia de Sánchez Camacho en el Parlamento catalán por no poner en manos de la Justicia la información recibida en esa cita
A finales del año 2010 la familia Pujol recibió la consigna de sus asesores fiscales de que regularizaran su fortuna oculta ante la Hacienda Pública española, pero hicieron caso omiso
Los Pujol están muy nerviosos ya que desconocen cuál es la información real de que dispone el juez Pablo Ruz antes de la declaración del hijo mayor en la Audiencia Nacional


El Gobierno del PP de Mariano Rajoy conocía desde meses antes de llegar al Palacio de la Moncloa, en diciembre de 2011, que la familia Pujol mantenía una inmensa fortuna oculta en paraísos fiscales, un patrimonio que no sólo se limitaba a Andorra sino también a otros países europeos, como Luxemburgo y Suiza, y a las Islas del Canal de La Mancha,. Jersey y Guernsey. Fuentes próximas la Agencia Tributaria y a los cuerpos de seguridad del Estado español confirman que el conocimiento de los dirigentes del PP fue tal que ordenaron a su líder en Cataluña, Alicia Sánchez Camacho, que se reuniera con la disgustada ex compañera sentimental del hijo mayor del ex presidente catalán, Jordi Pujol Ferrusola, para intentar ratificar todo lo que ya conocían por filtraciones de determinados empresarios, algunos de ellos donantes del PP en la famosa lista de Luis Bárcenas.

Siguiendo la táctica diseñada desde Génova por la mano derecha de Rajoy, Jorge Moragas, Sánchez Camacho se reunió el 7 de julio de 2010 con María Victoria Álvarez, la ex de Pujol Ferrusola, en el restaurante barcelonés de La Camarga para que esta “cantara” todo el entramadofinanciero montado por los hijos de Jordi Pujol para incrementar sus beneficios en paraísos fiscales. Por entonces nadie podía imaginar que en el florero que había puesto encima de la mesa reservada de este conocido restaurante había un micrófono oculto que grabaría toda su conversación, que fue interceptada por la agencia de detectives Método 3, que trabajaba para el PP entre muchos otros influyentes clientes.

La reunión gastronómica sirvió para que la dirigente popular ratificara toda la información que ya por aquellos momentos se disponía en la sede del PP en la calle Génova. Y aunque en ocasiones dicha conversación grabada degeneró en terrenos privados –sobre las habilidades degradadas de Pujol Ferrusola en la cama- la ex del hijo de Pujol narró con profusión datos todos los movimientos de dinero en negro que realizaba la familia Pujol vía Andorra, por ejemplo en metálico en una mochila con billetes de 500 euros. Esta información sirvió de base para que meses más tarde tras la llegada del PP al poder y el avance nacionalista de CiU las fuerzas de seguridad del Estado español se pusieran a trabajar en pro de conseguir nuevos datos, una información detallada sobre los movimientos de cuentas de los Pujol en España, Europa, América y África.

La importante presencia de la líder del PP catalán en todo este embrollo, como participe de una información confidencial que sabía desde hace cuatro años, y que nunca puso a disposición de la Justicia y sí de su partido, sirve ahora de base para que desde los partidos de CiU y Esquerra Republicana se piense en solicitar la comparecencia de Sánchez Camacho en el Parlamento catalán, al igual que en el día de hoy se votará la de Jordi Pujol para dar explicaciones sobre la famosa herencia de su padre que desde 1980 tenía curiosamente en Andorra a nombre de su mujer, Marta Ferrusola, y que luego ésta distribuyó a partes iguales entre sus siete hijos.

Los informes de la UDEF, basados en “pantallazos”

Según uno de los múltiples informes elaborado por la UDEF, la Unidad de Delitos Económicos y Financieros de la Policía, la información confidencial conseguida en Andorra les llegó por un chivatazo de un ex empleado de la banca andorrana, donde los Pujol mantenían el dinero oculto. Sin embargo, en dicho informe no indican quién es esa persona, ni acreditan tal información con documentos oficiales, solo la justifican por “pantallazos” de dichas cuentas que les fueron facilitados. Desde hace años la policía española vigila y persigue las cuentas de la familia Pujol. Pero varios de dichos informes han sido guardados durante los gobiernos socialistas y populares en un cajón, según han confirmado fuentes sindicales de la policía. En los círculos de poder de la capital de España se conocían con profusión las actividades financieras del hijo mayor del ex presidente catalán y también de otros miembros de esta familia. “Muchos de estos informes sobre los Pujol fueronguardados sistemáticamente en un cajón“, afirman fuentes policiales

En poder del juez Pablo Ruz obra un informe de la UDEF que asegura que Jordi Pujol Ferrusola y su ex mujer, Mercé Gironés Riera, recibieron comisiones ilegales por parte de al menos 17 empresas privadas, todas ellas contratistas de administraciones públicas de Cataluña por servicios falsos. Y aunque inicialmente el juez Ruz ordenó a la policía paralizar el procedimiento, posteriormente mandó investigar a fondo todo el entramado societario montado. Para ello la policía se entrevistó con decenas de empresarios que habían pagado presuntamente a los Pujol a cambio de posteriores éxitos, entre ellos la práctica totalidad de las grandes empresas españolas, sin distinción alguna, y que en la mayoría de los casos negó ante la policía sus tratos comerciales con los Pujol Ferrusola. Por ejemplo, no se acordaban del asesoramiento que supuestamente les prestaron o presentaban contratos increíbles por trabajos inexistentes.

Los abogados quieren saber de que información dispone Ruz antes de la declaración de Pujol Ferrusola el día 15 en la Audiencia Nacional

En la actualidad, y tras las numerosas investigaciones, los abogados de la familia Pujol desconocen cuál es precisamente la información real de que dispone el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz (diligencias previas 141/2012-W). Precisamente es aquí donde radica la clave del problema para los Pujol, la gran incógnita del caso y el futuro de la base de la defensa del ex presidente catalán. En saber cuales son las pruebas que la Justicia española dispone contra el y su familia, cuáles son los documentos que les han facilitado las entidades bancarias andorranas. Por eso, hace escasos días la defensa de Pujol interpuso una demanda por revelación de secreto bancario en Andorra con el fin de paralizar toda la investigación y aplicar la táctica jurídica del “árbol envenenado”, que radica en que si se parte de un origen ilícito toda la investigación realizada está manchada y, por tanto, no tiene validez alguna a pesar de su aparente veracidad.

En el recurso que los Pujol han interpuesto contra esta investigación judicial, denuncian que la información obtenida por la policía tiene “una finalidad política”, ya que sospechan que se les investiga desde que la familia Pujol se ha sumado a la causa independentista catalana. Con su recurso, pretenden principalmente tener derecho a la vista en el proceso de información a las autoridades españolas desde Andorra para así tener acceso directo a los datos que pudieran ir llegando al juez Ruz. Pretenden así armar su defensa ante posibles ilegalidades jurídicas en la obtención de datos y defender la postura de Jordi Pujol Soley en su comparecencia ante el Parlamento catalán, cuyo día definitivo lo fijará hoy la Comisión de Asuntos Institucionales del Parlament.

 

Los asesores fiscales instaron en el 2010 a que los Pujol regularizan su fortuna oculta

A finales del año 2010 la familia Pujol recibió la consigna de sus asesores fiscales de que regularizaran su fortuna oculta ante la Hacienda Pública española, pero no les hicieron caso. Les aconsejaron que, dado el elevado volumen de sus ingresos “extraordinarios”, se sometieran a la amnistía fiscal, que se produjo meses más tarde cuando llegó el PP al gobierno. La familia Pujol desestimó acogerse a la amnistía fiscal del ministro Cristóbal Montoro, lo que le hubiera permitido legalizar la presunta herencia familiar de 1980 y tributar solo por un 10 por cien de los rendimientos generados por la misma en los últimos cuatro años. El ex presidente de la Generalitat, su mujer Marta Ferrusola y sus hijos, se lo plantearon pero finalmente lo descartaron por varios motivos, entre ellos el político en un momento determinante para la lucha de la independencia de Cataluña.

Eso hubiera significado, salvo el consabido desgaste político, acogerse únicamente a un delito fiscal, pero nunca a un delito penal por blanqueo de capitales como ahora tendrán que luchar en los Tribunales. Fue precisamente en ese año de 2010 cuando los Pujol tuvieron que sufrir que el Principado de Andorra, donde tenían la base de su dinero oculto, aceptara firmar el primer acuerdo de intercambio de información fiscal con España. La entidad crediticia Andbank, en la que la familia Pujol había mantenido presuntamente oculta durante 34 años parte del legado heredado del patriarca Florenci Pujol, también les aconsejó legalizar su dinero B, pero los Pujol prefirieron sacar el dinero vía cash e ingresarlo en las cuentas de la Banca Privada de Andorra (BPA), el cuarto banco andorrano por volumen de activos. El BPPA aceptó la cuenta que figuraba a nombre de la mujer de Jordi Pujol y de sus cuatro de sus hijos Marta, MireiaPere y Oleguer,un movimiento bancario que ahora investiga la Audiencia Nacional.Hoy ante la Comisión del Congreso de los Diputados, el ministro Cristobal Montoro debe aclarar cuál fue la amnistía fiscal facilitada por el Gobierno de Rajoy a algunos miembros de esta “dinastía”, que acaban de comenzar su via crucis definitivo.

Juan Luis Galiacho