Menú Portada
EXCLUSIVA
Primeras y únicas declaraciones de la amiga y secretaria de Encarna Sánchez, y ahora representante de Isabel Pantoja

María Navarro: “Durante la enfermedad de Encarna, siempre estuve a su lado”

Mayo 5, 2008

"Encarna me dijo, María, voy hacer testamento y pienso dejarte algo, nadie ha hecho tanto por mí como tú y de forma desinteresada"
"Hay dos personas que conocemos muy bien que son Pedro Pérez y Nuría Abad. Esos se quedaron con la mayor parte de la fortuna de Encarna"
"Es cierto que Encarna sacó del banco 43 millones de las antiguas pesetas, pero a ella le robaron una bolsa. No puedo decirte quién fue porque no lo sé"


La reacción de María Navarro tras la publicación en el extraconfidencial.com de ayer bajo el título “LA FIDELIDAD INCOMPRENDIDA DE MARÍA NAVARRO”, ha sido inmediata. La que fuera amiga, secretaria y socia de Encarna Sanchez, en conversación mantenida en exclusiva con el autor del reportaje, se ha sorprendido por la información tan minuciosa que obra en nuestro poder.
María Navarro, la mujer más esquiva para la prensa del corazón, a la que jamás se le ha escuchado declaración alguna, ha accedido sin embargo a mentener una entrevista para nuestro diario, plena de cordialidad y sinceridad.

EXTRACONFIDENCIAL: María, ¿es cierto como afirmamos en nuestro reportaje que por orden de Encarna Sánchez, se debía inscribir usted como paciente para evitar que los medios de comunicación y la opinión pública se enteraran de su enfermedad?

MARIA NAVARRO: Totalmente cierto, no tan sólo me inscribí en la Clínica MD ANDERSON, también lo hice en la clínica de París. Yo estuve con Encarna en todo momento durante el proceso de tratamiento.

E: ¿Le ha sorprendido que Encarna Sánchez redactara unas últimas voluntades?

MN: En absoluto, es más, cuando Encarna dejó su tratamiento en la MD ANDERSON, para seguir su internamiento en París, a la salida de la clínica me dijo, María, voy hacer testamento y pienso dejarte algo, nadie ha hecho tanto por mí como tú y de forma desinteresada. A lo que le respondí, haz lo que tu quieras pero a mí no me tienes que dejar nada.

E: ¿Sus viajes a París con Encarna, fueron con escala en Montecarlos? Se lo pregunto porque el sobrino de Encarna, Juan Carlos, mencionó en un programa televisivo que usted se apoderó de un dinero de su tía que tenía en Montecarlo.

MN: Ase ya le puse una querella, que por cierto he ganado. No tiene ni idea de la vida de su tía, además sabemos quién es su interlocutor.

E: ¿Está usted al corriente del reparto de los bienes de Encarna? Y decimos reparto porque cuando la heredera fortuita fue conocedora del testamento de Encarna, manifestó que muchos de los bienes se habían esfumado.

MN: La heredera de Encarna… esa… ¿Cómo se llama Julio?

E: Juana María del Pilar Cebrian Morenilla o Clara Suñer.

MN: ¡Esa! Esa, me llamó un día para que nos viéramos, y acudí a la cita. De momento su interés era, si yo sabía todo lo que Encarna tenía y que le informara de lo que faltaba.

E: María, ¿cree que los gestores de Encarna, Pedro Bonilla y Gerardo Cordero, pudieron ocultar documentos firmados por Encarna, legando sus bienes a sus más allegados y amistades de toda la vida.

MN: Hay dos personas que tu y yo conocemos muy bien que son Pedro Pérez y Nuría Abad. Esos se quedaron con la mayor parte de la fortuna de Encarna. 

La noche del robo en casa de Encarna

E: En una entrevista que me concedió para mi libro María del Pilar Gómez Domingo, “La Tita”, me dijo con pelos y señales lo que ocurrió la noche del robo en casa de Encarna, e implicaba del mismo a Isabel Pantoja.

MN: Algo he leído y oído sobre el tema. Pero te digo una cosa, en esas fechas Isabel y yo estabamos de gira. Es cierto que Encarna sacó del banco 43 millones de las antiguas pesetas, pero a ella le robaron una bolsa. No puedo decirte quién fue porque no lo sé.

E: Aún no ha dado su opinión de los gestores de Encarna, Pedro Bonilla y Gerardo Cordero.

MN: Esos dos son unos mafiosos…

E: En la última etapa de la enfermedad de Encarna, la vida para Isabel fue un calvario: insultos y más insultos. ¿Cómo lo llevó Isabel?

MN: Dejémoslo ahí. Bueno, ya hemos hablado suficiente.

Así, María Navarro demuestra la honestidad y generosidad y, cómo no, la fidelidad de una representante la cual no entra ni jamás ha entrado al trapo, ni para bien ni para mal, de las personas con las que está. Toda una señora y un placer haber mantenido esta entrevista.

Por Julio Fernández