Menú Portada
A Isabel Pantoja se le ha atragantado la gira americana

María Navarro desmiente que hayan agredido en ninguna ocasión a los periodistas

Septiembre 12, 2007

Se fue a hacer las Américas tres años después de la última vez, aunque en esta ocasión a Isabel Pantoja se le ha emborronado la experiencia. La cantante se encuentra más que angustiada ante el despiadado desplante que le han hecho algunos de los medios de comunicación más influyentes del continente americano.

lanavarro.jpg

Pantoja considera que el trato recibido durante su estancia en Sudamérica raya lo vejatorio y lo insultante hasta el extremo de reconocer que la intromisión en su intimidad ha resultado más abominable que en la España que le vio nacer. Cada cuestión realizada sobre su más estricta intimidad resulta como un puñal que se le atraviesa en el estómago y le corta, literalmente, la respiración.
Recordar su periplo sentimental junto al ex edil enchironado le provoca un certero cuadro de ansiedad del que le cuesta recuperarse. Por eso, lo que en un principio creyó que iba a ser un viaje para lograr
de la polémica que le abruma desde que se vio involucrada en los ya cuasi necrológicos asuntos de la Operación Malaya –todavía recuerdo la conversación que mantuve con Agustín Pantoja en la que me explicaba que su hermana había vuelto a sonreír-, se ha convertido en una de sus peores y más amargas pesadillas. Intenta convencerse de que aquellas vivencias forman parte de su imaginación. Como en un intento desesperado de olvidar aquello que le obligó a cambiar el rumbo de su vida.

Y en Miami, la indignación

Desde que cruzaron el charco, los problemas han sustituido a la tranquilidad aparente que reinaba en las vidas del clan Pantoja. Diversos profesionales de la información han asegurado haber sido víctimas de la ira de Agustín Pantoja, aunque otros también aseguran que María Navarro ha protagonizado más de un enfrentamiento con la prensa, como el que se consiguió grabar cuando los reporteros se interesaron por la vida profesional de la artista a su llegada a Miami.
Pese a que hay quien ha asegurado que hubo más de una agresión por parte de los integrantes de la familia Pantoja, lo cierto es que la versión de los protagonistas dista mucho de lo explicado en las últimas horas: “Cuando bajamos del avión nos encontramos con que los periodistas habían abordado una zona en la que no está permitido grabar. Al principio hicieron preguntas sobre la gira, pero de repente empezaron con las cuestiones sobre la vida personal de la cantante. Fue en ese momento cuando sin querer alguien golpeó la guitarra de Juan Pantoja –hermano de Isabel- y hubo un momento de tensión. Isabel solicitó que dejaran de hacerle preguntas relacionadas con su intimidad y poco más”, me comentó María Navarro durante mi conversación telefónica.
La conocida representante estima que empieza a ser intolerable la actitud de quienes les acusan incesantemente de agredir a los fotógrafos y periodistas que se apostan en las inmediaciones de los aeropuertos en los que desembarcan: “Estoy cansada de que se diga que hemos agredido a los paparazzi cuando nos han preguntado sobre la vida privada de Isabel. Quien se lo quiera creer, que se lo crea, pero es rotundamente incierto”.
María, que protege la carrera profesional de la andaluza como pocas lo hacen, opta por pensar que en un futuro el tono será menos hiriente o quizás respetuoso…

Por Saúl Ortiz