Menú Portada
TRAS LA POLÉMICA

María José Suárez se refugia en su nuevo novio

Septiembre 22, 2010

María José intenta rehacer su vida. Y no sólo porque esté triunfando en su nueva faceta como presentadora de los especiales que Nova (Antena3) está programando con motivo de la semana de la moda de Madrid, sino también por su relación con Sebastián, un geólogo que conoció pocas semanas después de romper con Feli, y que le ha devuelto la sonrisa. De hecho, me cuentan que en los últimos días no se han separado.

pq_922_mariajosee.jpg

Está lloviendo a mares. Todo son críticas y especulaciones. María José Suárez está en el ojo del huracán. Todos hablan acerca de una vida privada que merece algo más de respeto y sosiego. Las últimas afirmaciones de Feliciano López asegurando que no creía que la modelo hubiera estado embarazada, le han hecho mucho daño. No es para menos, pues también parece estar algo cansada del evidente doble rasero del tenista con asuntos que les conciernen a ambos. Él dice que no habla con los periodistas, que no quiere entrar al trapo de las informaciones, pero, sin embargo, no oculta sus opiniones en Twitter o Facebook, donde habla sin tapujos, ni miedos: “Lo que me está pasando está afectando a mi carrera y a mi familia. Pero yo no he creado este show”. Una aseveración realmente impactante que invita a que los reporteros gráficos sigan apostados en las puertas de su domicilio. Al fin y al cabo, Feliciano también ha sacado partido monetario a su relación con la despampanante joven. En más de una ocasión han sido imagen de firmas y eventos muy bien remunerados. Sin embargo, ahora parece que López prefiere vender la imagen del eterno soñador que vive alejado del ruido de los flashes. Cosas veredes.
María José muy enamorada
Y, mientras Feliciano provoca por detrás,  María José intenta rehacer su vida. Y no sólo porque esté triunfando en su nueva faceta como presentadora de los especiales que Nova (Antena3) está programando con motivo de la semana de la moda de Madrid, sino también por su relación con Sebastián, un geólogo que conoció pocas semanas después de romper con Feli, y que le ha devuelto la sonrisa. De hecho, me cuentan que en los últimos días no se han separado. María José no quiere perder ni un solo minuto de su afecto desinteresado. Refugiada en los musculados brazos de su acompañante, las penas son menos dolorosas. Hace bien, pues insisten en que el guapo mozalbete está entregadísimo. Tanto, que no descartan viajar próximamente a su país para hacer las presentaciones oficiales. ¡Qué bonito!