Menú Portada
La modelo desmiente que vaya a contraer matrimonio con el tenista

Maria José Suárez: “¡No me caso con Feliciano!”

Junio 5, 2008

Su relación con el tenista Feliciano López despierta todo tipo de rumores y elucubraciones. Pese a que el runrún está en la calle, Maria José Suárez asegura que no tiene pensado pasar por la vicaría con el joven deportista.

pq_538_mariajosesuarez.jpg

Es una de las mujeres más bellas y exuberantes de la famosfera nacional. Deseada por muchos, amada por otros tantos, y envidiada por el resto, la modelo Maria José Suárez saborea uno de sus mejores momentos tanto en lo profesional como en lo personal. Aunque tiene ganas de enrolarse en nuevas aventuras profesionales, es uno de los rostros más solicitados por firmas comerciales dedicadas a la belleza y a la salud de la mujer para representarlas públicamente. Y si en el trabajo no le faltan ofertas, lo suyo con el tenista Feliciano López marcha viento en popa. Atrás quedaron los quince días malditos que decidieron tomarse para reflexionar sobre su controvertida historia de amor. Tiempo suficiente para que surgieran rumores y especulaciones en torno a tan inesperada separación. Sin embargo, como era de esperar, la pasión venció a la razón y Feliciano decidió darle una segunda oportunidad que parece definitiva. Tanta ostentación amorosa ha provocado un goteo incesante de runrunes que apuntan a que la pareja ha iniciado los trámites necesarios para contraer matrimonio. Rechina, pues uno de los motivos de la ruptura transitoria que protagonizaron hace unos meses fue la reticencia de Feliciano al compromiso.
 
No hay boda
 
A pesar de que no es la primera vez que se anuncia una boda que nunca llega, la guapísima Maria José ha decidido atajar los rumores y desmentir la mayor: “No me caso con Feli aunque sé que hay muchísima gente que lo está deseando. El otro día, sin ir más lejos, nos sorprendimos cuando nos topamos con un montón de periodistas y reporteros que nos preguntaron la fecha de nuestra boda. Me quedé muda porque, ni me caso, ni me separo”. La modelo, que recientemente ha participado en un desfile de la diseñadora Rosa Clará, me confesó que este tipo de situaciones le producen un desasosiego insostenible: “Ya me da hasta apuro tener que ir a ciertos establecimientos por si dicen que he ido para comprar cosas para mi boda. El otro día, por ejemplo, me prestaron unas joyas que tengo que devolver y, para que no dijeran que había ido a por las alianzas, opté por no ir directamente a la joyería a devolverlas”. De momento tendré que devolver la pamela. Cuán triste estoy.
 
Por Saúl Ortiz