Menú Portada
La modelo asegura sentirse "chuleada" por el tenista

María José Suárez: “El único infiel aquí es Feliciano”

Mayo 3, 2010

La noticia de su separación ha dejado más que sorprendidos a propios y a extraños. No habrá reconciliación posible. María José Suárez clava su estocada final.

pq_923_marijosefeli.jpg

La noticia de la separación y embarazo de la modelo María José Suárez se ha convertido en uno de los temas más recurrentes y polémicos de los últimos tiempos. El mundo del corazón anda envuelto en llamas desde que la cordobesa confesara en la revista ‘Hola’ que había roto con Feliciano López pocos días después de confirmar su estado de buena esperanza. Su portada ha sido una de las más comentadas, quizás porque la Suárez suele ser más accesible y no habla por dinero. En esta ocasión su forma de actuar ha sorprendido a propios y a extraños, a pesar de haber asegurado que el caché percibido por sus declaraciones irá íntegramente destinado a una organización benéfica. Aunque son muchas las sorpresas y revelaciones que ha descubierto este reportaje, lo más chocante ha sido comprobar que la relación actual de María José y Feliciano atraviesa por un momento altamente peligroso. Ambos recurren a los problemas sexuales para demostrar su inocencia en un combate del que, de momento, sale victoriosa la guapa mozalbeta. Y no porque su testimonio es más convincente, sino porque se prodiga mucho más ante los medios de comunicación de lo que lo hace el tenista. Para defenderle ya está su hermano Víctor López que, en unas declaraciones concedidas a ‘La otra crónica’ de El Mundo, ha dejado patente que el enfrentamiento entre ambos tiene más de realidad que ficción. Y lo que queda. Dicen que, a pesar de que la Suárez intenta ponerse en contacto con Feliciano, él no responde al teléfono ni siquiera para preguntar cómo se encuentra en estas primeras semanas de gestación. No es de extrañar, puede que porque López está algo asustado ante la que se le viene encima. Y eso que no está siendo carne de cañón. María José recibe estos días grandes críticas, algunas excesivamente radicales, y se le acusa de haber sido infiel en repetidas ocasiones. El contertulio Kiko Matamoros, acostumbrado a boxear en grandes ring, llegó a comentar que la dama había mantenido relaciones paralelas con un jugador del Real Madrid y otro del Barcelona C.F. Una información amortiguada por la publicación portuguesa ‘Lux’ que llevó a portada unos supuestos encuentros secretos entre CR9 y la modelo.
 
“Feli quiere que aborte”
 
Ella lo niega tajantemente. Lo hizo durante su primera aparición pública tras la polémica en una presentación de unos cosméticos algo desconocidos. Entre otras cosas, María José advierte que acudirá a los tribunales para resguardar su imagen pública y, para demostrar, que nunca le puso los cuernos al hombre de los ojos cristalinos. Ahora es el momento de los dimes y los diretes. Ella tiene la sartén por el mango. Y lo sabe. Al otro lado del teléfono, está tensa pero no dubitativa. Es coherente, pero su despecho se huele a leguas: “Yo no entiendo las acusaciones que se están haciendo sobre mí persona. Nadie, o casi nadie, conoce el orden cronológico de los hechos. Jamás he sido infiel a Feliciano. Reto a quien sea a que saquen fotografías mías con otro hombre”. Al contrario de lo que se ha contado, María José asegura que fue ella quien dejó la relación con Feliciano: “yo ya estaba harta de sus constantes infidelidades. Aquí el único infiel es él. Le pillaba constantemente en sus engaños y se lo reprochaba constantemente. Por eso nuestra relación no podía sostenerse de ninguna de las maneras. Y menos cuando me propuso que abortara. Yo quiero seguir sola con este embarazo, pero Feli cree que estoy actuando en contra de su voluntad”, me espetó. A tenor de la virulencia de sus palabras, parece claro que es difícil una reconciliación. Sobre todo porque ella se siente “chuleada durante cinco años” y considera que él no ha sabido cuidarla y respetarla como se merece: “¿Cómo crees que me sentía yo cuando descubría sus infidelidades? Yo he sabido todas las mujeres con las que ha estado, sé lo de Sonia Arenas, las fotografías con Anne Igartiburu y muchas otras a las que se llevaba a los hoteles donde tenía torneo… ¿qué te crees? Yo me he enterado de todas sus infidelidades pero él me decía que me quería a mí. Y, claro, yo volvía con él dos meses y me lo volvía a hacer”. Dicen que una de esas infidelidades provocó un enfrentamiento entre ambos que acabó en denuncia pero que, finalmente, fue retirada para, posteriormente, firmar un pacto de confidencialidad. Ellos lo niegan, por lo que el runrún o información no confirmada es, por tanto, más que inválida: “Por supuesto que yo me enfadaba mucho, pero nunca nos hemos puesto la mano encima. Ni él ni yo”. Todavía quedan muchos capítulos por escribir: “por supuesto que esto continuará, porque lo que nadie cuenta es que, incluso la familia de Feli, le ha llamado la atención por su actitud”. Algo, en lo que su hermano Víctor, prefiere no pronunciarse: “ella es la única que habla porque se dedica a eso, así es que continúe haciéndolo ella, mi hermano se dedica al tenis y yo a las enseñanzas”, me espetó telefónicamente.
 
Feliciano, a la pequeña pantalla
 
Dicen los esclavos de los dichos y refranes que la publicidad, aunque sea negativa, siempre acaba siendo buena. De hecho, a Feliciano López no le ha podido venir mejor la polémica sobre su vida sentimental. Sobre su mesa se han multiplicado las ofertas para comparecer ante los medios de comunicación. No sólo eso, pues en la actualidad el deportista anda en negociaciones con el productor televisivo José Luis Moreno para sacar hacia adelante un canal temático dedicado al tenis, del que será imagen y protagonista. Me cuentan que él está completamente ilusionado, pero que todavía hay muchos flecos por resolver. No le ven hablando frente a la cámara. Le falta energía y carisma.
 
Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)