Menú Portada
La mujer de Jesulín se embolsará cerca de 15.000 euros por acudir a un acto en Sevilla

María José Campanario ya tiene representante

Septiembre 1, 2009

No está atravesando su mejor momento. Las lágrimas ruedan por su ruedo al mismo tiempo en que las críticas crecen sin cesar. Malos tiempos para Maria José Campanario que el próximo sábado reaparecerá ante los medios de comunicación.

pq_845_campan.jpg

Arrecia la tormenta. Truenos como puñales se clavan en el matriarcado Janeiro desde que Carmen Cervera, cuñada de María José Campanario, dibujara un perfil algo siniestro y maquiavélico de la auxiliar forense en el ‘Sálvame Deluxe’ que presenta imbatible Jorge Javier Vázquez. Su testimonio desde la silla de ruedas a la que tuvo que anclarse tras sufrir un aneurisma cerebral ha puesto sobre la mesa nuevos datos sobre la personalidad de la María José más desconocida. Ella promete denunciar. Pretende escribir las últimas líneas de esta pesadilla desde los tribunales. No puede –ni quiere- resistir los comentarios de quienes osan escudriñar en su vida privada. Las lágrimas que fluyen alocadas desde sus ojos le impiden conciliar el sueño. Tras la puerta de su dormitorio, María José se entrega al dolor casi en volandas mientras hileras líquidas recorren su triste y ajado rostro. Son tiempos difíciles en los que, prácticamente sin aliento, maldice la tarde taurina en la que decidió traspasar el umbral de la popularidad. Tal vez nunca imaginó que despreciar reiteradamente el trabajo de los periodistas del corazón le acarrearía semejante trajín psicológico. Dice no poder más. Ya ni siquiera tiene energía para colocarse esa máscara de borde y prepotente con la que ha hecho famosas las calles de Oropesa. Tan sólo el calor nunca desmedido de sus hijos parece servirle como antídoto a esa depresión en ciernes que trota alegremente por sus adentros. Demasiados problemas, demasiadas preocupaciones y un matrimonio que navega a la deriva. Son varias las discusiones que han sobrepasado el límite.
Su crisis matrimonial
Puede que el corazón gane la batalla a la razón, pero las fuerzas empiezan a flaquear y en el horizonte se vislumbra un triste e inesperado final. Hace ya varias semanas que la relación que Campanario mantiene con Janeiro no es la misma. La tensión del próximo juicio en el que se dictaminará su grado de implicación en un presunto delito de estafa a la Seguridad Social, los continuos enfrentamientos con la Esteban y los violentos altercados de su familia con los medios de comunicación, han provocado un fuerte desgaste en la convivencia. Jesús ya no es el que era. Su imagen de eterno soñador, de divertido zote que hacía reír con su incultura y desparpajo se ha tornado huraña, altiva e impenetrable. Por eso -quizás por eso- olvida pero no perdona. Considera que la entrevista que los padres de María José concedieron al programa ‘Tal Cual’, que conduce con soltura Cristina Lasvignes, abrió la veda a los comentarios y cuchicheos de los periodistas. No fue informado con la suficiente antelación para intentar convencerles para que no sacaran su artillería y desembucharan sobre la vida privada del matrimonio. Amén del ‘deslengüe’ de sus suegros, hacen mella los constantes rumores de infidelidad que planean sobre su cabeza. Todavía existe otra mujer de mediana edad que insiste en haber conocido en la intimidad, y durante su matrimonio con María José, al Jesús más salvaje. Eso sí, habrá que saber distinguir de aquellas mujercitas de moral distraída y depilación brasileña que mienten para trincar, y las que verdaderamente han probado los besos más lúbricos y ardientes de un asesino de toros cuasi retirado.
Su nuevo empleo
Cuando María José aterrizó volátilmente en el mundo del corazón, su vida profesional cambió rotundamente. Atrás dejaba un empleo como auxiliar de enfermería en un hospital de Villareal y varios cursillos de técnica forense en los que progresaba con cierta celeridad. De pronto, su vida adquirió un cariz público y empezó a protagonizar portadas anunciadoras de buenas nuevas y mentiras a gogó. No obstante, poco o nada ha querido vincularse a esos saraos nocturnos en los que se cuecen las noticias más jugosas. Muchas han sido las ofertas que ha recibido para acudir a fiestas de relumbrón, posar en el photocall y responder brevemente a las preguntas de los periodistas. Nunca es tarde para cambiar de idea. Tanto que, Campanario, ha optado por poner en manos de la codiciada representante Susana Uribarri su futuro profesional más próximo. Uribarri ha sido la encargada de negociar y cerrar la comparecencia de María José en el impresionante festón que Ron Legendario celebrará en Sevilla el próximo cinco de septiembre y al que también acudirán Katie Asumu, Chayo Mohedano, Darek o la cantante Marta Sánchez. A pesar de que hace algunos días que la Campanario rubricó el contrato de confidencialidad que prohíbe desvelar la cantidad que percibirá por sus servicios, será en la capital hispalense donde se le hará entrega del cheque que le servirá para cobrar los cerca de quince mil euros que se embolsará por su primera aparición pública tras el chaparrón mediático. Presagio nueva polémica.
Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)