Menú Portada

María Dolores de Cospedal inicia su mandato como ministra de Defensa con un pelotazo urbanístico: vende los terrenos del antiguo “Centro de Emisores de Vicálvaro” por 39,3 millones de euros para albergar la nueva fábrica de billetes del Banco de España

Diciembre 20, 2016
centro-emisores-vicalvaro

Este viernes 16 de diciembre, poco más de un año después de la constitución de Imprenta de Billetes S.A. (IMBISA) la sociedad dedicada a la fabricación de billetes en euros participada en un 80% por el Banco de España y en un 20% por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre – Real Casa de la Moneda con un capital de 50 millones de euros, la nueva empresa pública ha dado un paso fundamental al iniciarse el proceso de compra del terreno que albergará la nueva fábrica toma forma.

El Consejo de Ministros de este pasado viernes ha autorizado al Instituto de Vivienda, Infraestructura y Equipamiento de la Defensa (INVIED) dependiente del Ministerio de Defensa de María Dolores de Cospedal, que acaba de finalizar su visita a las tropas de Irak en pleno proceso de lavado de imagen, la enajenación, por adjudicación directa, a IMBISA, de la propiedad denominada “Centro de Emisores de Vicálvaro”, por un importe de 39.370.423,54 euros.

El acuerdo para la transmisión de la propiedad se instrumentará mediante un convenio entre el INVIED y la mercantil IMBISA, mediante el otorgamiento de escritura pública, que tendrá lugar en el plazo máximo de tres meses desde que se acuerde la enajenación.

A la formalización del acuerdo se realizará un pago de 1.968.521,18 euros, en concepto de entrega de la posesión y como parte del precio del inmueble y el resto, es decir, la cantidad de 37.401.902,36 euros, a la firma de la escritura pública de compraventa. Con todo ello se cerrará una de las operaciones inmobiliarias más lucrativas para el Ministerio de Defensa de los últimos años y pagada con el dinero de una sociedad pública de reciente creación.

Una venta sorprendente

La operación ha sorprendido a la mayoría de los especialistas inmobiliarios y no sólo por el precio. La mayor sorpresa es que se ha elegido como emplazamiento para la futura fábrica de billetes una parcela rodeada de terreno urbano y parques y jardines, cuando a las afueras de Madrid existen miles de metros cuadrados de suelo industrial disponible.

Para los expertos, todo se puede deber a la enorme dificultad que existen en estos momentos tanto para vender una parcela de más de 141.826 metros cuadrados, con 2 metros cuadrados de edificabilidad por cada 3 metros cuadrados, como por la acuciante necesidad de conseguir dinero por parte del Ministerio de Defensa. Sea por una razón u otra, la empresa que se ha creado para adaptarse al marco legal de producción de billetes en euros, establecido por la Orientación del Banco Central Europeo, de 13 de noviembre de 2014, que sólo permite dos modelos alternativos para producir la cuota nacional de billetes en euros: la producción en una imprenta propiedad del banco central emisor (la elegida por España), o mediante adjudicación por proceso competitivo entre imprentas externas parece que desarrollará su actividad en pleno Madrid. Eso sí, a menos de 10 minutos de la sede de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre en la calle del Doctor Esquerdo.

Unos terrenos muy deseados

Situados al norte del distrito de Vicálvaro, tan sólo separados de el de Moratalaz por la autopista M-40, el antiguo centro de emisores, en desuso desde hace muchos años, ha sido el objeto del deseo de promotores privados en pleno boom inmobiliario, pero también moneda de cambio en todas las últimas campañas electorales municipales.

centro-aerea
Vista aérea de las antiguas instalaciones del Centro de Emisores de Vicálvaro

Antes de la crisis, el Partido Popular de Alberto Ruiz Gallardón planeó realizar en esta parcela, excelentemente comunicada con la M-40, una nueva y gigantesca cochera para los autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT). Su rival en el 2007, el socialista Miguel Sebastián, prometió un uso bastante distinto. El macroproyecto socialista se basaba en crear la llamada “Ciudad del Conocimiento” en la que además de crear el Palacio de la Ciencia, dejaría 42.750 metros cuadrados de zonas verdes, 2.615 viviendas de alquiler para jóvenes y un centro educativo bilingüe integrado y tecnológico. Nada se hizo y el estado de abandono de la parcela llevo a que incluso, en el verano de 2015, un incendio devorara toda la zona de pastos. Dentro de muy poco, las antiguas antenas de transmisión del Ejército de Tierra darán paso a las máquinas que imprimirán los euros que llevaremos en el bolsillo. Eso sí, siempre que el Ayuntamiento de Madrid de Manuela Carmena acepte su recalificación.