Menú Portada
El cambio del mito de la Cenicienta

Margarita de Vargas y Luis Alfonso de Borbón, más que dinero y poder

Noviembre 9, 2009

Los nuevos matrimonios famosos han cambiando, ya normalmente no se trata de enlaces matrimoniales en los cuales el poderoso eleva a una belleza anónima a las alturas de su pedestal, como en la época de la Cenicienta. Aquí, en nuestra sociedad, cada cual tiene ya un “nombre público”, más o menos esbozado, y logra, con su unión matrimonial, potenciarlo de un modo que no hubiera podido lograr en solitario o por mero “emparejamiento”.

pq_898_borbon.jpg

Para estos cónyuges, el matrimonio representa, desde el punto de vista de su personalidad pública, lo que pudiera significar un lanzamiento o un pelotazo en la vida de un hombre de negocios. Algo así como lo que popularmente se conoce como un «braguetazo», que no sólo es directo «casarse un hombre pobre con mujer rica» (RAE de 1947), sino también inverso al casarse una mujer de menos rango (aún siendo rica) con otro de mayor rango, como puede ser el caso de la llamada «Letizia venezolana», María Margarita de Vargas, al casarse con Luis Alfonso de Borbón Martínez-Bordiú.

Si hay una unión conyugal que lleva aparejada abolengo, poder y dinero es la de Luis Alfonso de Borbón Martínez-Bordiú, biznieto del rey Alfonso XIII y del general Francisco Franco, y María Margarita de Vargas Santaella, heredera de una de las mayores fortunas de la República Bolivariana de Venezuela.

Él ha aportado al matrimonio el abolengo y los Vargas han aportado el dinero y un lugar relevante en la elite económica. No hay que olvidar, que en 1987, el gobierno español estableció que el título de duque de Cádiz no era hereditario al estar vinculado tradicionalmente a la Corona y Luis Alfonso no podría heredarlo, ya que no había sido otorgado por el jefe de la Casa Real. Tampoco le reconoce ningún otro título de los que usa, como duque de Anjou, duque de Touraine o duque de Borbón, ni el tratamiento de Alteza Real ya que tampoco le han sido concedidos por el Rey y no tienen validez en España.

Aun así, la pareja contrajo matrimonio el 6 de noviembre de 2004 en un elitista complejo residencial de la República Dominicana, un país caribeño donde el suegro de Luis Alfonso tiene importantes negocios y propiedades.

La fortuna de los Vargas se encuentra dentro de las cinco mayores de Venezuela y se puede valorar en varios miles de millones de euros. Desde que emparentó con María Margarita, Luis Alfonso ha encontrado amor, fortuna y una familia estructurada en la que se ha integrado perfectamente y donde no le falta ningún capricho, fundamentalmente, disponer de los mejores caballos del mundo de polo.

En la actualidad, el hijo de Carmen Maríinez-Bordiú figura en el directorio oficial del Banco Occidental de Descuento, propiedad de su suegro, como “Director Suplente”.