Menú Portada
Ambos cónyuges trabajan en el entorno de la Unión Europea

Margallo y De Guindos silencian el no pago de impuestos de la mujer de Joaquín Almunia gracias a un régimen especial

Noviembre 10, 2014

Nadie responde por Milagros Candela Castillo, consejera coordinadora de investigación de la Representación de España ante la Unión Europea y mujer del ex vicepresidente de la Comisión Europea
La Dirección General de Medios y Diplomacia Pública del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación asegura que la trabajadora pertenece al Ministerio de Economía y Competitividad, y desde éste no responden
El futuro de Joaquín Almunia también está en el aire tras cerrarle las puertas muchas compañías españolas por sus gestiones desde Bruselas


Almunia se va, y con él las sanciones millonarias que condenaron al Ejecutivo español durante sus mandatos. Cinco años y medio como comisario de Asuntos Exteriores y otros cinco como vicepresidente y responsable de Competencia en la Comisión Europea, han sido más que suficientes para enardecer a los Gobiernos de la nación española, una nación que Joaquín Almunia aspiró a presidir en las Elecciones Generales del año 2000 tras haber sido en legislaturas anteriores Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales y Ministro de Administraciones Públicas. El carácter negociador y abierto que le caracterizaba se tornó en Bruselas en una reciedumbre implacable: los 10.000 millones de euros que ha aplicado en sanciones lo acreditan. De especial mención resultó el conflicto con el naval y la devolución de las bonificaciones fiscales (el antiguo tax lease), para la construcción de barcos, otorgadas entre abril de 2007 y 2011. La decisión irrevocable de Almunia, desoyendo el clamor del pueblo, causó un claro retroceso en los Astilleros Españoles del que todavía se recuperan hoy.  

Mientras Almunia deshoja la margarita de su futuro, el de su mujer, Milagros Candela Castillo, parece bien amarrado. Al menos eso es lo que se deduce del listado de trabajadores que figuran en el directorio de la Representación de España ante la Unión Europea, disponible en la página web del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación que dirige José Manuel García-Margallo.  
 
Preguntas sin respuesta
 
Dispuesto a indagar el por qué y el cómo de las funciones de la mujer de Almunia en la Unión Europea -ante la coincidencia patente de encontrarse ambos desempeñando funciones tan íntimamente relacionadas y geográficamente idénticas-, Extraconfidencial.com se puso en contacto por vez primera el pasado 22 de octubre con el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. La sorpresa fue mayúscula cuando, desde la Dirección General de Medios y Diplomacia Pública, tras varios correos electrónicos y llamadas telefónicas -entre las cuales aseguraron que “no localizamos a esta señora en el directorio del MAEC-, confirmaron que Milagros Candela Castillo “pertenece a Economía” por lo que las cuestiones relativas al trabajo que desempeña son competencia del Ministerio en cuestión.
 
Resulta curioso, cuando menos, comprobar como en el correo de la susodicha figura la extensión del Ministerio de Asuntos Exteriores y Comunicación (MAEC), a pesar de que como argumenta este departamento, pertenece a otra cartera, a la de Economía.
 
Tras enviar -en dos ocasiones-, correos electrónicos a la directora de Comunicación del Ministerio de Economía y Competitividad, Concha Martín del Pozo, para explicarle la situación y trasladarle la petición de información sin obtener respuesta alguna, el gabinete de prensa del Ministerio atendió una de nuestras llamadas para respondernos que, ante la premura exigida, “estaban tratando otros temas de urgencia” y que “si tenían hueco le pasarían la consulta” a la persona indicada.
El futuro de Almunia, otra incógnita
 
Con todo y tras este vía crucis, las respuestas planteadas sobre la figura de Milagros Candela Castillo siguen sin respuesta: “¿Cuál es el cargo específico que ocupa Doña Milagros Candela y qué funciones desempeña? ¿Cuál es el salario bruto anual que percibe por este oficio? ¿Desde cuándo ocupa tal cargo Doña Milagros Candela? ¿Está exenta esta persona del pago de impuestos por un régimen especial?” Interpelaciones, todas ellas, que pertenecen al rango público y que desconocemos por qué se ocultan al ciudadano.
 
Lo que será de Almunia, es otra pregunta sin responder.El ex comisario se va, pero no quiere irse. El político bilbaíno le ha cogido gusto a su rol más mandatario. La pregunta que debe rondar en su cabeza es el tan temido en política ¿qué será de mí? El propio Almunia ha reconocido que su futuro se aleja de la política, de los negocios o de la posibilidad de un lobby empresarial. Según él, todas las demás opciones están abiertas. Su pasado y los 10.000 millones en sanciones, cierran la mayoría de éstas.
 
Almunia se va sin haber atado las riendas de uno de sus caballos de batalla: la lucha con las compañías americanas de Internet. Su particular batalla contra Google no ha pasado de una reprimenda sobre cómo el buscador organiza la información. En los verdaderos privilegios del gigante americano –junto a Apple o Amazon-, en cuanto a su fiscalidad allí donde operan, no ha metido mano el comisario a pesar de los cuatro años que lleva inmerso en la investigación. Esa tarea queda, con la etiqueta de “prioritaria” eso sí, para su sucesora, la danesa Margrethe Vestager, según ha declarado ella misma. Para semejante embolado “hacen falta energías nuevas”, dijo el propio Almunia hace unos días. Sus propias energías, más le vale guardarlas para procurarse un destino atractivo.
 
El futuro se presume, pues, complicado. Con 66 años algunos lo sitúan en Estados Unidos a pesar de la especial manía que se le reprocha con las compañías estadounidenses. Lo que parece claro es que en España no se le espera. Son muchas las compañías españolas que no le perdonan su dureza y frialdad con las empresas patrias en los últimos años.