Menú Portada
La actriz porno reconoce su montaje

Marcia De Lele ya no está embarazada

Julio 24, 2009

Le ha bajado la regla. La actriz porno que aseguró haber mantenido un encuentro sexual con Kiko Rivera, reconoce a sus amigos que se trata de una historia para volver al mundo de la televisión.

pq_830_kikorivera.jpg

Cuando la actriz porno Marcia De Lele saltó al ruedo mediático para anunciar que había deambulado por la cama de Kiko Rivera, más de uno esbozó una tímida sonrisa. Su testimonio, plagado de incoherencias, resultó ciertamente dudoso. Sus expresiones, sus incontables revelaciones sexuales y una apariencia vulgar la convirtieron rápidamente en una cretina más con necesidades económicas. Sin embargo, la de la moral distraída no dudó en insinuar  que podía estar embarazada del hijo de Isabel Pantoja. Tan segura parecía de sus palabras, que no dudó en asegurar que se ponía en manos de los profesionales para hacerse tantas pruebas de embarazo como se quisiera. No es oro todo lo que reluce. A pesar de que al escucharla, muchos dieron la voz de alarma, la confirmación oficial del montaje llegó hace algunos días cuando Marcia, aprisionada por la vergüenza, desveló a dos de sus mejores amigas que su supuesto embarazo no era más que una estratagema urdida para retornar al mundo de la televisión y presentar ese call tv en el que aparecía prácticamente desnuda. Tan arrepentida parecía estar que no dudó en confesar que, tres días después de su aparición estelar en el programa que conduce con soltura y gracejo el jerezano Jaime Cantizano, le bajó la regla (tal y como estaba previsto). No obstante, a sabiendas que lo suyo era una historia de ciencia ficción, De Lele quiso alargar el culebrón e introducir a nuevos personajes que brotarán, muy pronto, al mundo televisivo. Allí la defenderán y atacarán según la escaleta. Eso sí, ahora se tiene que enfrentar –tal y como anunció en exclusiva el programa ‘Sálvame’– a una querella interpuesta por Kiko Rivera. A veces no es suficiente con hincar la rodilla y pedir perdón.
Por Saúl Ortiz