Menú Portada
EXCLUSIVA
Ya está de cinco meses

Marbelys Zamora: embarazo por sorpresa

Septiembre 12, 2011

Es una de las bailarinas más sensuales. A pesar de que recientemente se ha cancelado su programa en Cuatro, en lo personal atraviesa un momento muy dulce. Espera su primer hijo.

pq_927_marbelys.jpg

Saltó a la palestra de la mano de Javier Sardà en aquel Crónicas Marcianas inimitable. Por aquel entonces, Marbelys Zamora ya apuntaba maneras. Sus coqueteos con cantantes tan conocidos como David Bustamante pronto consiguieron catapultarla al estrellato. Gracias a su sonado éxito en Telecinco, la cubana decidió formar su propio grupo musical con el que recorrió gran parte de nuestra geografía. Subió a los cielos y descendió a los infiernos. Marbelys fue una de las petrificadas famosas que participó en La cocina del infierno, aunque pasó sin pena ni gloria.

Para muchos, su entrada en aquel reality que Telecincó fulminó por falta de audiencia, fue un lastre para su carrera artística. Cosas veredes. Pasado el tiempo, Mediaset confió en ella para conducir, junto a Rafa Mendes, el espacio Mójate de Cuatro. Una especie de Uno para todos pero cutre y salchichonero. Me cuentan que los egos de los presentadores consiguieron ahogar un proyecto que podría haber sido mucho más ameno y divertido. Todavía se recuerdan las monumentales discusiones que Rafa y Marbelys protagonizaban momentos antes de la grabación. La tensión se cortaba con un cuchillo. Quienes trabajaron en el programa agradecen que la cadena decidiera cortar por lo sano y enderezar su parrilla lejos del duelo de egos. No me cuadra, sobre todo porque Marbelys es una mujer de una vitalidad y empatía inigualable.

 
Sin embargo, aunque en lo profesional espera a que llegue el proyecto de su vida, en lo personal no puede quejarse. Su relación con el guapísimo César Arevalo marcha viento en popa. Tanto, que incluso están esperando el que será su primer hijo. Marbelys está embarazada de cinco meses y una semana. Una buena nueva que llegó de sorpresa y que ha llenado de felicidad a todos los familiares y amigos: “No sé cómo te has enterado porque a penas lo saben algunas personas, pero no puedo ocultar que estoy muy feliz, con mucha ilusión y muy contenta, fue todo completamente inesperado”, me dice con tono alegre a través del teléfono. Aunque de momento no tienen pensado pasar por la vicaría, Zamora me confiesa que no descarta contraer matrimonio para que su relación culmine como Dios manda: “No sabemos todavía. La verdad es que como todo ha sido así, no hemos tenido la ocasión de planteárnoslo, pero seguro que algo hacemos”. Es encantadora, ciertamente.
 
Por Saúl Ortiz