Menú Portada
Productoras e inmobiliarias inactivas o en números rojos

Mar Flores en el abismo empresarial: Más de 900.000 euros en pérdidas acumuladas y un patrimonio neto negativo que supera los 500.000 euros

Noviembre 11, 2013
pq_938_mar-flores.jpg

Hay ocasiones que la fama o intentar volver a ser centro de los medios de comunicación tiene malas consecuencias. Este es el caso de María del Mar Flores Caballero, más conocida como Mar Flores, a quien la entrevista en Vanity Fair, le está costando muy caro, saliendo a la luz su todo su pasado sentimental. “En este país si un tío sale con tres mujeres es un machote. Si eres mujer y haces lo mismo, una prostituta“, expresó en la citada revista y, tras ello, se desató la tormenta, a la que se une los problemas judiciales y financieros de su marido, Javier Merino.

Unos problemas a los que no es ajena la ex modelo, que en la década 90 inició diferentes aventuras empresariales –al margen de tórridos encuentros amorosos con el conde Lequio, Fernando Fernández Tapias y Cayetano Martínez de Irujo-, que actualmente están en la desidia y en el peor de los casos con claros motivos de cierre o disolución.

Productora en continuas pérdidas o abandonadas

Una de las más llamativas es The Little Giraffe, una de las principales sociedades de Mar flores. Constituida el 18 de julio de 1997 tiene como objeto social “la promoción, producción y distribución de obras dramáticas y audiovisuales en cualquier paso o formato”. De hecho, como consta en el BOE del 13 de septiembre de 2005 recibió una subvención de 4.756 euros por la obra “Laura basado en hechos reales”. Desde su arranque nunca fue una empresa rentable, todo lo contrario, pero esta circunstancia se ha agravado en los últimos ejercicios. En 2011, sus ventas fueron de 118.522 euros, nada que ver con los 358.470 euros del año anterior lo que agravó sus situación financiera, ya que de unas ganancias de 63.147 euros en 2010 se pasó a unas pérdidas de 20.727 euros 2011.

Este deterioro se observa mejor en el balance, donde las pérdidas acumuladas de ejercicios anteriores se elevaban hasta los 556.091 euros, muy por encima de los 3.005 euros de capital y los 214.907 euros de reservas y que conformaban un patrimonio neto negativo de 358.907 euros. Si a esto añadimos 568.038 euros en deudas a corto plazo, el resultado es un cuadro financiero calamitoso.

De hecho sus activos no son de gran calidad: 28.863 euros de intangibles (patentes, marcas, derechos…) cuando en 2010 eran 859.185 euros, 384.125 euros de deudas pendientes de cobro, 32.925 euros de inversiones financieras y ni un solo euro en activos inmobiliarios.

Sin aparente actividad está Jatson Producciones y Management SL, una sociedad dedicada a “la producción de todo tipo de largometrajes, mediometrajes cortometrajes. Programas de video y en general todo tipo de producciones audiovisuales y su comercialización”. Constituida el 25 de marzo de 1994, presentó las últimas cuentas correspondientes al ejercicio 1999 en el año 2000, con unas pérdidas de 2.490 euros y unos activos de tan sólo 86.053 euros. Desde entonces es una empresa fantasma o casi ya que en 2002 y 2005 el Reclamaciones por deudas del ayuntamiento de Madrid en 2002 y 2005 reflejadas en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM).

También problemas inmobiliarios

Esta mala situación también se extiende a su sociedad inmobiliaria. Seahouse Real State SL , que, constituida el 10 de noviembre de 1998, tiene como objeto social el “alquiler de bienes inmobiliarios”. Su patrimonio neto también está en un estado calamitoso, con un capital 144.242,91 euros y unas pérdidas acumuladas de 321.768 euros, lo que lleva a que también tenga un patrimonio neto de 219.731 euros, y un elevado volumen de deudas: 179.900 a largo plazo y 629.380 euros a corto plazo; es decir, estaría incursa en uno de los supuestos de disolución previstos en la Ley de Sociedades de Capital.

En definitiva, acumula en todas sus sociedades más de 900.000 euros en pérdidas y su patrimonio neto supera los 500.000 euros, y lo que es peor, la ex modelo y actriz tiene otro punto en común con su marido Javier Merino: la delicada situación de sus empresas.