Menú Portada

Manuela Carmena se gasta 169.639,62 euros en dinamizar los procesos de participación ciudadana en los que en 2016 tan sólo concurrieron un 1,7% de los madrileños mayores de 16 años

Enero 9, 2017
carmena-participacion

La Plaza de España de Madrid, un lugar de la capital de España que debería ser emblemático, refleja todo lo contrario. Por un lado, el Edificio España continúa con su deterioro en espera de que el Grupo murciano Baraka lo compre a la empresa china Wanda y comience una remodelación que se antoja larga y compleja y, por otro lado, con una remodelación de la propia plaza que sigue dilatándose en el tiempo.

Tras año y medio en el consistorio, tan sólo se ha avanzado en la presentación de proyectos para que los votara la ciudadanía. En concreto, se expusieron 70 propuestas para que las eligieran los ciudadanos por las que sólo consiguió la participación de apenas 28.000 personas, el 1,1% de los más de 2,6 millones de madrileños mayores de 16 años que podían escoger el proyecto de remodelación que más le gustara. Eso sí, este fracaso era todo un éxito para Manuela Carmena. La alcaldesa de Madrid llegó a señalar sobre la participación que “son muchas personas y han dado muchas ideas” y que “más de 28.000 personas no es mucha gente si lo comparamos a unas elecciones, pero en un proceso participativo es un hito histórico”. Todo ello para ocultar una realidad, los procesos de participación ciudadana han sido uno de los mayores fiascos del gobierno de Ahora Madrid en su ya más de año y medio rigiendo el consistorio de la capital de España.  No hay que olvidar que los denominados presupuestos participativos eran una de las medidas estrella para facilitar la “democracia directa” y que se reservaron partidas por valor de 60 millones de euros para invertir en propuestas realizadas por la ciudadanía. La realidad es que tan sólo intervinieron un total de 45.522 madrileños, el 1,7% del censo de mayores de 16 años con derecho a voto con algunas medidas con un apoyo paupérrimo. Por ejemplo, la peatonalización de la Gran Vía, el experimento que ha hecho desplomar el comercio y el turismo en la zona centro esta Navidad, sólo fue votado por 84 personas, el 0,003% del censo, una cifra muy lejana del mínimo del 1% que permite pasar a la siguiente fase de votación de las iniciativas ciudadanas.

Dinero público para evitar un nuevo fracaso

Tras este fracaso tan rotundo parece que al Ayuntamiento de Madrid no le quedaba más remedio que reconocer su error o, como acostumbra, realizar una huida hacia delante jugando con el dinero de los ciudadanos. Y así ha sido. El consistorio madrileño ha sacado a concurso el “Contrato de servicios para la dinamización de procesos participativos de la ciudadanía de Madrid” en el que se cubre la dinamización de los procesos participativos referentes a las audiencias públicas, de los procesos participativos referentes al derecho de propuesta y especialmente del proceso de presupuestos participativos de este año.

En concreto, señalan para este punto que “este proceso se presenta como la parte principal de la dinamización a realizar y se le asigna una carga de trabajo equivalente a 7 meses del grupo de trabajo mínimo, lo que equivale a 1.064 horas del director del proyecto y 6.384 horas del equipo de técnicos, con un mínimo de 6 técnicos asignados. Su duración está contenida en los 9 primeros meses del año”. En total, el Ayuntamiento de Ahora Madrid destinará 169.639,62 euros (IVA incluido), en un contrato que tendrá vigencia entre el 1 de febrero de 2017 y el 31 de enero de 2018. Todo ello incluso permitiendo la cesión “puntual” de espacios públicos como Juntas Municipales, Centros Culturales o Centros de Servicios Sociales de los Distritos en los que trabajen. Todo vale para incentivar una participación de los madrileños en algo que se ha demostrado que ni les interesa y que está muy lejos de sus problemas reales.