Menú Portada
La Fiscalía se suma a la reiterada petición del abogado Rafael Caro de imputar a la SEPI

Malos tiempos para Díaz Ferrán: otro Informe de Fiscalización Específica del TC sobre Aerolíneas

Noviembre 22, 2008

El Tribunal de Cuentas advierte de las posibles responsabilidades económicas del Estado español

pq__Gerardo_Diaz_Ferran.jpg

Lo han intentando de todas las maneras pero ha sido inútil. Primero fue la intermediación del Gobierno español ante el Ejecutivo argentino; más tarde, las presiones ante la Casa Rosada con la amenaza de no judicializar el caso Aerolíneas Argentinas. Todo ha sido inútil. Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la CEOE, y Gonzalo Pascual, socios mayoritarios de Viajes Marsans y dueños de Aerolíneas Argentinas, han visto como la Justicia de aquel país intervenía la línea aérea por un recurso presentado por el Gobierno de la presidenta peronista Cristina Fernández de Kirchner. La aerolínea atraviesa un proceso de quiebra en la Justicia comercial por importe de 574 millones de euros de deuda. Vamos, que no cobrarán un peso por la compañía.

La SEPI, imputada</font>

Al varapalo argentino hay que sumar la decisión de la Fiscalía Anticorrupción de imputar a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).Hasta ahora, la colaboración del organismo público había sido la principal coartada de Marsans frente a las imputaciones de desvío de fondos públicos, delito fiscal y estafa procesal. El Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid imputaría a tres directores generales de entre ellos, el firmante del contrato, Juan Gurbindo Gutierres, junto a Pablo Garolera Masso (vicepresidente) y al director Juan Masso Garolera. Fue a través de este organismo público como se ejecutó el regalo de ARSA a Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual. El directivo más relevante de la Sociedad Estatal es Juan Gurbindo, el hombre clave en el contrato de venta firmado en tiempos del PP. Era lo que solicitaba el letrado  de la acusación particular, Rafael Caro Moya. Con esta decisión, la Fiscalía se suma a la petición del letrado que lo reclamaba desde hace más de año y medio y tras haber presentado más cinco escritos.

El TC advierte de las responsabilidades económicas del Estado

Pues por si todo esto fuera poco el pasado 30 de octubre, el Tribunal de Cuentas emitía un nuevo Informe de Fiscalización Específica sobre la finalización del contrato de Compraventa de Interinvest S.A., suscrito entre SEPI y Air Comet para la adquisición de la línea aérea argentina y que reproducimos íntegramente. No se pierdan, por ejemplo, el Anexo donde el alto Tribunal relaciona los procedimientos judiciales vinculados con Interinvest o Arsa en los que la SEPI es parte: uno en España, el citado del Juzgado de Instrucción 35 de Madrid, y hasta seis en Argentina. Casi nada.
Y entre las conclusiones a destacar la siguiente:
 
“Con motivo de la venta del Grupo argentino por SEPI a Air Comet, la Sociedad Estatal realizó unos desembolsos en Interinvest de 803,2 millones de dólares, de los que a 31 de diciembre de 2003 se encontraban todavía 55 millones en una cuenta bloqueada pendientes de aplicar por Air Comet. Este importe no ha sufrido variación pero puede verse incrementado por la responsabilidad asumida por la SEPI frente a Air Comet por contingencias así como por las responsabilidades económicas que pudieran atribuirse a SEPI en los procedimientos que actualmente se tramitan en España y Argentina relacionados con esta privatización”.
 
Movimiento de muchos millones de dólares a costa del erario público español. No es de extrañar que el presidente de los empresarios españoles apueste claramente por la privatización de determinados servicios públicos. En Argentina el tiro le ha salido por la culata. Y ahora le toca mover ficha a Marsans que ya ha confirmado que reclamará una indemnización al CIADI, el Tribunal de resolución de conflictos del Banco Mundial. Mientras, el Gobierno español se muestra cauto y «a la espera de conocer el contenido y el alcance» de la decisión de la Justicia argentina que de momento, cuando menos, parece ser mucho más rápida que la española. En definitiva, más justa.