Menú Portada

Madrid se desangra por la “voracidad recaudadora” de Manuela Carmena: la alcaldesa sube los impuestos y baja las prestaciones sociales

Octubre 4, 2017

Fue a finales de diciembre de 2016: la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, aprobó por la puerta de atrás y como una inocentada del Día de los Santos Inocentes, la modificación de hasta 13 normas impositivas en el Ayuntamiento de Madrid. Ahora, nueve meses después, los madrileños se han dado cuenta de la rapacidad de la ‘yaya’, cuando han visto una subida mínima del 4,4 por ciento en el Impuesto sobre los Bienes Inmuebles (IBI). Por el contrario, las numerosas familias necesitadas de ayuda social han visto cómo se les rebajaba esa ayuda a la mitad. Ése es el Ayuntamiento de Podemos de Pablo Iglesias: más recaudación, incluso por multas, y menos prestaciones sociales.

manuela carmena manos

Si usted tiene una vivienda en Madrid, lo lleva oscuro con Manuela Carmena: el IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles), le va a arruinar. Por ejemplo, a una vivienda de unos 70 metros cuadrados en zona que no esté ubicada en la milla de oro’, si pagaba el año pasado la sorprendente cantidad de 395,99 euros como impuesto, ahora va a pagar 413,33 euros; es decir, el 4,38% más que hace un año. Si usted es pensionista -como ocurre con muchas familias que residen en un Barrio de clase media o media-baja-, la subida de la pensión ha sido de un 0,25%, la alcaldesa Madrid le quita de su bolsillo un porcentaje algo así como 20 veces superior a lo que le subieron mensualmente. Es la voracidad de Manuela Carmena y de su equipo de gobierno. Los podemitas de nuevo cuño se han convertido en ‘”casta” y, lejos de bajarse los sueldos tal y como prometieron, cobran cantidades astronómicas y necesitan recaudar cada vez más para repartirlo entre titiriteros amigos.

La “broma” viene de lejos: concretamente de finales de diciembre de 2016, cuando sin publicidad y casi por la puerta de atrás, el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid aprobó, en una sesión extraordinaria y urgente, un “Dictamen de asuntos con carácter previo a su elevación al Pleno”. Era un 28 de diciembre, Día de los Santos Inocentes, y la “inocentada” de Manuela Carmena y sus pretorianos de la nueva “casta”, la pagan todos los madrileños.

Un Dictamen impropio de la populista Carmena

Ese Dictamen incluía los siguientes puntos, que se comentan por sí mismos:

– Punto 2. Propuesta de la Junta de Gobierno para aprobar la modificación de la Ordenanza Fiscal General de Gestión, Recaudación e Inspección.

– Punto 3. Propuesta de la Junta de Gobierno para aprobar la modificación de la Ordenanza Fiscal reguladora del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (ahora están viendo todos los madrileños las consecuencias de ese cambio).

– Punto 4. Propuesta de la Junta de Gobierno para aprobar la modificación de la Ordenanza Fiscal reguladora del Impuesto sobre Actividades Económicas.

– Punto 5. Propuesta de la Junta de Gobierno para aprobar la modificación de la Ordenanza Fiscal reguladora del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica.

– Punto 6. Propuesta de la Junta de Gobierno para aprobar la modificación de la Ordenanza Fiscal reguladora del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras.

– Punto 7. Propuesta de la Junta de Gobierno para aprobar la modificación de la Ordenanza Fiscal reguladora de las Tasas por Servicios y Actividades relacionados con el Medio Ambiente.

– Punto 8. Propuesta de la Junta de Gobierno para aprobar la modificación de la Ordenanza Fiscal reguladora de la Tasa por Prestación de Servicios en Galerías Municipales.

– Punto 9. Propuesta de la Junta de Gobierno para aprobar la modificación de la Ordenanza Fiscal reguladora de la Tasa por Entrada y Visitas al Planetario de Madrid.

– Punto 10. Propuesta de la Junta de Gobierno para aprobar la modificación de la Ordenanza Fiscal reguladora de la Tasa por Utilización Privativa o Aprovechamiento Especial del Dominio Público Local.

– Punto 11. Propuesta de la Junta de Gobierno para aprobar la modificación de la Ordenanza Fiscal reguladora de la Tasa por Estacionamiento de Vehículos en determinadas Zonas de la Capital.

– Punto 12. Propuesta de la Junta de Gobierno para aprobar la modificación de la Ordenanza reguladora de los Precios Públicos por la Prestación de Servicios o la Realización de Actividades.

– Punto 13. Propuesta de la Junta de Gobierno para aprobar la imposición de la Tasa por Aprovechamiento Especial del Dominio Público local por el uso de Cajeros Automáticos propiedad de las Entidades Financieras y la Ordenanza Fiscal reguladora de la misma.

La convocatoria, urgente y extraordinaria, la firmaba el 28 de diciembre de 2016 el secretario general del Pleno, Federico Andrés López de la Riva Carrasco, según los documentos a los que ha tenido acceso Extraconfidencial.com. Como se ve por el subrayado, todas las expectativas de “rapiña recaudadora” de Manuela Carmena y su sobrinísimo político y auténtico alcalde en la sombra, Luis Cueto, se han cumplido.

La rapiña en las multas y en la plusvalía

Los referenciados arriba eran sólo los impuestos directos, pero la rapiña recaudadora de Carmena y sus pretorianosCueto, la portavoz Rita Maestre, los de Podemos, Equo y algunos independientes, como Marta Higueras o Nacho Murgui–, ha llegado de forma abusiva a impuestos indirectos, como son, por ejemplo, las multas de tráfico: el Ayuntamiento de Madrid formuló durante 2016 un total de 2,7 millones de denuncias de tráfico por un valor de 279,5 millones de euros, lo que supone que el consistorio impuso cinco multas por minuto con un importe medio de 103,27 euros. Son datos facilitados por Automovilistas Europeos Asociados (AEA).

Para que se comprenda el dato, la recaudación por tráfico en 2016 supuso 280 millones de euros más que en 2015; es decir, un incremento del 35%. O, lo que es lo mismo, alrededor de 606.000 denuncias más respecto de las formuladas en 2015.

Pero no es lo único. En el capítulo de impuestos no contemplados en la nueva regulación que explicábamos arriba, Carmena ha abusado también de los beneficios de la reforma del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que establecía un mínimo para todo el Estado, lo que acabaría con la bonificación del 99% de la Comunidad de Madrid. Pero esa medida del Gobierno central provocó una avalancha de donaciones, las cuales se vieron obligadas a pagar la plusvalía municipal cuando incluían inmuebles.

Es decir, que el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos Urbanos, que así se llama el tributo, estimaba una revalorización del 3,5% anual en Madrid, del precio de la vivienda calculado sobre su valor catastral actual, que se multiplica por el número de años transcurridos desde la compra. Para explicarlo con un ejemplo: un inmueble adquirido en 2007 por un valor catastral de 150.000 euros tendría una revalorización a efectos del impuesto del 31,5% (3,5 por nueve años), en este caso de 47.250 euros. Sobre esa cantidad, totalmente ficticia, se aplica un tipo que no puede superar el 30% (el que se aplica en Madrid es del 29%). A ese tipo, el donante tendría que pagar al ayuntamiento que gobierna Carmena 13.702,5 euros.

En resumen, que por este sistema de Tributación el Ayuntamiento de Madrid ha recaudado 1.600 millones por la plusvalía municipal en los tres últimos años, con un incremento anual superior al 20%. Lo cierto es que desde 2008 hasta 2015, la media del precio de la vivienda en España ha caído un 30%, pero la recaudación de las plusvalías por parte de los ayuntamientos ha aumentado aproximadamente un 100%.

El gran “recortazo” social

Sin embargo, estas subidas espectaculares de impuestos de la nueva casta que sostiene a Carmena no se han traducido en un mayor bienestar social; todo lo contrario: como ya informó Extraconfidencial.com en su día el Ayuntamiento de Madrid paralizó en noviembre de 2015 las ayudas a la dependencia. Fue un “auténtico recortazo social”, y ello cuando se vanagloriaban de que el gasto dedicado a los mayores del Ayuntamiento de Madrid iba a subir un 12% en 2016, de los 219,8 millones presupuestados por Ana Botella en 2015 a 246,2 millones para ese año.

Sin embargo, parece que una parte de las subidas de impuestos se dedican con mayor empeño al pago de suculentos contratos a dedo y para cuestiones baladíes, como al del equipo donde figuraba la hijastra de Fidel Castro para cambiar el callejero, o a los titiriteros proetarras que fueron imputados en la Audiencia Nacional por expresar una mentalidad violadora y asesina -entre otras cosas, colgaban a un juez-, ¿o sería jueza, como Carmena?

En concreto, el núcleo duro del equipo de Carmena paralizó en noviembre de 2015 todas las peticiones nuevas de ayudas a la dependencia; es decir, que familias que tienen en su seno a un familiar dependiente ya pueden desgañitarse pidiendo plazas en Centros de Día, o simplemente horas de ayuda de trabajadores sociales en el domicilio: la respuesta era el silencio administrativo. La situación cambió luego, pero para mal: les recortaron las ayudas de prestación social domiciliaria hasta un 50% en horas.

Jorge Ventura