Menú Portada
Todos pendientes de la reunión del jueves del BCE

Madrid, Cataluña, Baleares y País Vasco los más afectados por la “imparable” subida del euribor

Mayo 5, 2008

Los bancos centrales siguen inyectando liquidez al mercado, bajando en muchos casos los tipos de interés, pero en la eurozona no se da ningún paso. Salvo milagro el BCE no bajará tipos el próximo jueves y muchos españoles verán como la cuota de su hipoteca sigue aumentando, especialmente en las Comunidades con mayores precios de la vivienda.

pq_511_Trichet.jpg

La última subida mensual del Euribor, que ha llegado a niveles de diciembre de 2000, afectará a los que revisen próximamente la cuota de su hipoteca, ya que se encarecerá una media de 50 euros al mes, si bien este alza será aún más acentuada en Madrid, Cataluña, Baleares y País Vasco. Al tomar como referencia la hipoteca media constituida para comprar una vivienda en abril de 2007 (148.622 euros a 26 años de plazo), a la que se aplique la revisión del Euribor de abril de este año, la cuota experimentará un incremento de media de 49,9 euros al mes y de 598,8 euros al año.La subida del indicador la sufrirán de un modo más severo las familias madrileñas, catalanas, vascas y baleares, ya que el importe medio de las hipotecas constituidas en estas comunidades es superior al resto de autonomías.En Madrid, Cataluña, Baleares o País Vasco las hipotecas que se revisen anualmente con el Euribor de abril experimentarán una subida mensual que supera los 54 euros, ya que los madrileños pagarán 67,65 euros más al mes, los catalanes 61,78, los baleares 56,66 y los vascos 54,64 euros más que un año antes. Y mientras tanto el BCE sigue inyectando dinero al sistema, ¿Acaso esto no genera tensión de precios?. Lo que si consigue es aliviar la situación de las entidades financieras pero no del consumidor, que ve cada vez peor la situación. En esta coyuntura esta demostrando como realidad uno de los miedos a la hora de crear el Banco Central Europeo, las diferencias entre las economías de los distintos países miembros hace que lo que es bueno para unos no lo es para otros. Los diferentes puntos de opinión entre franceses y alemanes son comunes pero en lo que a nosotros nos tiene en cuenta es la nula presión de nuestras autoridades ante una situación que asfixia a ciudadanos y por tanto toda nuestra economía.