Menú Portada

Madrid 2020

Septiembre 5, 2013

Sería una bocanada de aire fresco si el próximo  sábado 7 de septiembre  a las diez y media de la noche en Buenos Aires, Argentina, el presidente del COI, pronuncie las palabras mágicas, ¡Á LA VILLE DE MADRID!. Si lo conseguimos de poco va a importar que el tiempo este revuelto y se haya dado la vuelta como a un calcetín. Mucho sueño se habrá será una realidad y toda una inyección de optimismo.

Porque las próximas 72 horas y el primer fin de semana de septiembre no tendrán nada que ver con los cielos despejados y las temperaturas desbocadas de los primeros días. Si ayer el frente afectó de lleno al cuadrante noroeste, sobre todo a Asturias y la meseta norte, donde cayeron unos cuantos litros, hoy será el turno para la parte más oriental de la península. Volverán las tormentas y los chubascos moderados tanto al Valle del Ebro como al oeste de los pirineos, Huesca y Navarra. Alerta amarilla en la ibérica riojana donde pueden caer 15 litros en 1 hora. También lloverá por el suroeste, aunque de forma más débil. Durante la mañana se escaparán algunas gotas en las costas de Cádiz y Huelva.

El sábado volverá a ser una jornada de “cachuscas”, alerta naranja en el pirineo oscense, donde pueden caer 30 litros en 1 hora en forma de granizo, con fuertes razas de viento. Avisos por fuertes lluvias en el Alto Ebro.   La bolsa de aire fría, que será bastante activa, pondrá sus ojos sobre el mediterráneo, con importantes precipitaciones en las costas levantinas y el este de La Mancha.  Cerraremos el fin de semana con apertura de claros junto por donde entro el frente por el oeste peninsular.

Las temperaturas darán un paso atrás y se moderan, aunque rozaremos los 30 grados en Córdoba en La Herrería. Por el tercio norte y a orillas del cantábrico serán donde notemos más el bajón de los termómetros, apenas 20 grados en Santoña, Santander, donde se celebran las fiesta de la Virgen del Puerto.

Esperemos que está vez se haga justicia con Madrid 2020, que el sueño se haga realidad y que a la tercera sea la vencida.