Menú Portada

Lunes sabrosón

Octubre 19, 2014

día internacional del chef y para ello les hemos cocinado un arranque de semana donde el ingrediente principal van a ser mis “huevos fritos,” el sol, que nos va a acompañar en los próximos días. Tiempo estival tras dejar atrás un fin de semana con imágenes impactantes de gente bañándose en pleno otoño, porque el agua del mediterráneo está a 26 grados en el Postiguet, Alicante, el atlántico, tradicionalmente frio disfrutan de   2 grados en la Playa del Hoyo, Huelva, mismos guarismos a orillas del cantábrico que tan mala fama tienen de estar siempre el agua congelada, algunos valientes se bañaban este fin de semana en la playa de San Martín en Santoña.

Lunes, 20 de octubre, San Feliciano, que va a hacer honor a su nombre, tiempo feliz y anticiclónico en toda España, salvo en las islas Canarias, donde una pequeña bolsa de aire frio, está dando la lata en la zona más occidental dejando lluvias moderadas en La Palma y al norte de Tenerife. El resto va a seguir disfrutando de cielos despejados y “huevos fritos”, con algunas brumas matinales a primeras horas en el mediterráneo, especialmente en Baleares y en el litoral cantábrico. El viento de levante cobrará fuerza en el estrecho, con nubes bajas en torno al golfo de Cádiz.

Seguiremos disfrutando de la manga corta, 26 grados que van a ser muy bien recibidos en Vigo, Pontevedra, tras la catarata de agua de la semana pasada que dejo más de 150 litros. Hasta los 30 grados van a llegar en Jerez de los Caballeros, Badajoz. Los vientos del sur siguen ayudando a mantener un ambiente veraniego en Inca, Mallorca, 28 de máxima. También las temperaturas mínimas siguen siendo altas, salvo en zonas de montaña y despertamos por encima de los 10 grados en una inmensa mayoría de las provincias españolas. Y les adelanto que este veranillo del membrillo, que ha llegado con cierto retraso, se mantenga gran parte de esta semana y que le sirva al “Borrascas” para inventarme un nuevo dicho:

Por San Feliciano no guardes la toalla que todavía queda verano