Menú Portada

Luis Pineda Salido, ex presidente de AUSBANC, celebra su cumpleaños más triste en la prisión de Estremera (Madrid), mientras que sus ex empleados por fin comienzan a cobrar el paro pero se les complica recibir la indemnización por su despido

Agosto 26, 2016
paseillo-pineda-altamirano

Los 25 de agosto siempre han sido días muy especiales para Luis Pineda Salido. El hasta hace unos meses presidente de AUSBANC celebra en ese día su doble onomástica. Por un lado, su Santo, San Luis de Francia y, por otro, su cumpleaños, ya que nació en ese día de 1962. Coincidiendo con su estancia todos los veranos en su casa de la Urbanización “El Velerín” (Estepona, Málaga), hoy embargada por la Audiencia Nacional, organizaba todos los años una fiesta en la que, no sólo agasajaba a su familia y más allegados, sino que eran toda una demostración de poderío en el verano de la Costa del Sol. Le gustaba tanto regodearse que no dudaba en mandar un correo electrónico a todos sus empleados invitándoles al ágape. Por supuesto, nadie que no fuera alguno de su “guardia de corps” (investigados todos por el Juez Santiago Pedraz), o estaban de vacaciones y no lo recibían o trabajando a muchos kilómetros de Málaga. Pero eso sí, conseguía recibir esa felicitación, obligada, que tanto le gustaba.

Pero este año no ha habido fiesta. Luis Pineda Salido continúa en la prisión de Estremera (Madrid), lejos de su Costa del Sol y sumando negativas a sus solicitudes de libertad condicional. A su infraestructura fuera de España se une la posibilidad de poder manipular pruebas y especialmente de poder coaccionar a posibles testigos, muchos de ellos empleados, que se han quedado en una situación muy precaria y con pocos visos de solución.

Los trabajadores de AUSBANC, víctimas de Luis Pineda

Tras más de tres meses sin cobrar sus nóminas (abril, mayo, junio y parte de julio), han acabado aceptando un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), con fecha 7 de julio que, al menos, les ha permitido ya en agosto cobrar sus primeros días de prestación por desempleo. La situación para muchos ha sido dramática en estos meses y no se antoja fácil para el futuro. El cobro de la indemnización, pactada en ese ERE, es cada día más complicada. Han solicitado a la Audiencia Nacional que la Asociación entre en Concurso de Acreedores y, con ello, poder liquidar las deudas pendientes, entre ellas las indemnizaciones a los trabajadores. Pero el Magistrado Santiago Pedraz se muestra reacio a esta solución, dado que quitaría recursos económicos que luego pueden ser necesarios para cubrir la responsabilidad patrimonial de Luis Pineda Salido. De hecho, tan sólo ha permitido algún desbloqueo parcial para el pago de deudas a la Administración Pública (Seguridad Social y Agencia Tributaria). Con todo ello, el cobro de indemnizaciones pasaría al Fondo de Garantía Salarial (FOGASA), que está liquidando las mismas en un plazo medio que oscila entre 12 y 18 meses.

Luis Pineda Salido habrá pasado el día de ayer “soplando las velas” en la Prisión de Estremera, pero en su camino ha dejado todo un reguero de víctimas, como sus ex empleados, que habrán estado pensando en ese mismo día como sobrevivir en el mes de septiembre.