Menú Portada
Manda una arenga en vídeo a sus trabajadores a la vez que recorta en los gastos básicos

Luis Pineda Salido, con Emilio Botín como único apoyo, a la desesperada tras la expulsión de AUSBANC del Registro de Asociaciones de Consumidores y Usuarios

Junio 16, 2014

Tras menos de 2 años desde su readmisión por parte de Ana Mato, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad se ve obligado a su exclusión tras la interposición de una denuncia
Después de varios requerimientos infructuosos, el Ministerio no ha recibido explicación sobre los 1,2 millones recibidos de su “asociación hermana” AUSBANC Empresas ni de los 593.820 euros de facturación cruzada con otra de sus sociedades, Estructuras y Servicios Inmobiliarios SL

 
Si hace 12 años dividió AUSBANC en dos para poder seguir cobrando publicidad de las entidades financieras, su último movimiento desesperado fue “trasladar” su sede a la localidad madrileña de Móstoles
 

Extraconfidencial.com ha venido denunciando en numerosas ocasiones el entramado empresarial que ha llevado por fin a la expulsión de la Asociación


En noviembre de 2011, entró en vigor la nueva legislación comunitaria sobre Derechos de Consumidores que casi dos años después, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de Ana Mato ha plasmado en la nueva Ley de Defensa de los Consumidores que entró en vigor el pasado fin de semana. Entre los puntos principales de esta reforma está la ampliación del plazo legal para que el consumidor pueda desistir de un contrato que pasa de un mínimo de 7 días a otro  de 14 días naturales, informar siempre al consumidor sobre el precio final antes de que concluya cualquier transacción, para evitar “cargas encubierta” y ofrecer una mayor protección a los clientes que realicen contratos vía telefónica. Con todo ello, se amplia la información precontractual y se regula igualmente los requisitos formales de los contratos a distancia y de los celebrados fuera del establecimiento. También contempla como novedad la exigencia de que los sitios web de comercio indiquen de modo claro y legible, si se aplica alguna restricción de suministro y cuáles son las modalidades de pago que se aceptan.  

Pasos positivos para los consumidores sin duda, que se encuentran en la mayoría de los casos desprotegidos y que ven cada año multiplicar las quejas y peticiones de arbitraje por malas prácticas de muchas empresas a las que ni la Administración ni las asociaciones de consumidores dan, en la mayoría de los casos, soluciones a estos problemas. El caso de estas últimas es especialmente llamativo, con la mayoría en lugar de preocuparse por el consumidor en verdaderas disputas entre ellas por hacerse con un pedazo de las suculenta tarta de las subvenciones que reparten Estado, Comunidades Autónomas y Ayuntamientos, o por hacer negocios a costa de los problemas de los consumidores. Este es el caso de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (AUSBANC Consumo) presidida por Luis Pineda Salido que tras su inexplicable vuelta al Registro de Asociaciones de Consumidores y Usuarios (REACU) de la mano de Ana Mato en 2012, ha sido de nuevo expulsada por la “falta de transparencia” que rodea las importantes operaciones empresariales con su “asociación hermana” AUSBANC Empresas y otras empresas patrimoniales propiedad también de su presidente.
 
Holding empresarial a costa de los consumidores
 
Para comprender esta expulsión hay que volver la vista 12 años atrás, al año 2002. En octubre de ese ejercicio, Luis Pineda Salido dividía AUSBANC en dos, AUSBANC Consumo cuyo fin es la defensa de los consumidores y no recibe ingresos por otras actividades de lucro y AUSBANC Empresas que entre otras actividades se dedicaba a la publicación de buena parte de sus revistas y periódicos (AUSBANC, Mercado de Dinero) y por tanto recibía cuantiosos ingresos de publicidad de entidades financieras, justamente contra las que tenía que pleitear Pineda en defensa de los intereses de los consumidores. El paso fue burdo, de la noche a la mañana muchos trabajadores cambiaron de empresa sin que se modificara su puesto de trabajo o funciones, en muchas ocasiones compartidas. A pesar de ello, el Ministerio de Sanidad regido entonces por la actual ministra de Fomento, Ana Pastor, no puso ningún impedimento para reconocerla como Asociación de Consumidores de Ámbito Estatal.
 
El chollo duró apenas 3 años, hasta que en el 2005 y ya siendo ministra del ramo la socialista Elena Salgado, se expulsó a AUSBANC Consumo, con un motivo mínimo (inclusión de publicidad del Colegio de Registradores en su separata, “Justicia y Derecho”) y no el problema de fondo, los negocios e ingresos millonarios realizados alrededor de AUSBANC Consumo con empresas propiedad de Pineda. Y es que tras la readmisión de 2012 ha tenido que ser una denuncia la que ha delatado la falta de “independencia y transparencia” y ha llevado a la que parece su expulsión definitiva tras no responder a los requerimientos de la Agencia Española de Consumo sobre las “operaciones realizadas” con AUSBANC Empresas.
 
Según esta resolución “a pesar de los sucesivos requerimientos realizados, AUSBANC Consumo no ha aportado explicación ni evidencia alguna sobre las actuaciones que dan lugar a los ingresos de 1.200.000 euros en que figuran en sus cuentas anuales, contraviniendo, al menos, la necesaria transparencia e independencia que exige” algo que se extiende a otras sociedades como Estructuras y Servicios Inmobiliarios, S. L., la arrendataria de sus inmuebles y propiedad con las que en 2012 facturo otros “593.820,39 euros”.
 
La resolución llega “a la conclusión de que esa entidad junto con la mercantil Desarrollos Turísticos y Sociales, S.L., la mercantil Estructuras y Servicios Inmobiliarios, S.L., y la Asociación de Usuarios de Servicios Financieros-Ausbanc Empresas tendrían la consideración de grupo en el sentido horizontal, por la coincidencia en las personas que ocupan los cargos de dirección de las entidades citadas”. Todo un entramado empresarial y de intereses que ha permitido a Luis Pineda Salido no sólo facturar anualmente millones de euros sino también construir un patrimonio inmobiliario millonario.
 
Todo un entramado mercantil ya denunciado por Extraconfidencial
 
Todos estos puntos ya fueron puestos al descubierto por este medio en repetidas ocasiones. Hace año y medio, tras la readmisión por obra y gracia de Ana Mato informábamos como a cierre del año 2011 el “holding” de Luis Pineda Salido había captado hasta 4,8 millones de euros en publicidad y entre ambas asociaciones facturan cantidades desorbitantes: 1,67 millones en 2009, 2,25 millones en 2010 y 1,87 millones en 2011, es decir dinero con “ánimo de lucro” que llega fácilmente a la asociación y que ha llevado tas no justificar los 1,2 millones del año 2012 (la cifra menor de estos cuatro últimos ejercicios) a su expulsión.
 
Eso sí la readmisión le permitió conseguir pingues ingresos desde el primer momento. Tres de las primeras subvenciones que recibió, para la elaboración de guías para arbitraje, telefonía móvil y redes sociales, fueron presentadas por AUSBANC el 27 de diciembre de 2012 cuando la aprobación fue tan sólo 10 días antes (17 de diciembre) y la publicación en el BOE muy posterior (24 de enero de 2013). En total, tras añadir 35.000 euros por “Formación e información y charlas sobre participaciones preferentes” sumó 112.350 euros, una cantidad nada desdeñable si tenemos en cuenta como Luis Pineda Salido, menos de dos años después, reniega de las subvenciones.
 
Maniobras a la desesperada
 
El BOE publicó el 24 de mayo la exclusión ante el resultado infructuoso de los diversos intentos de notificación en su domicilio social. Pero esto ya era conocido por AUSBANC, no sólo desde el mes de marzo, cuando se produjo el primer movimiento, sino antes. Lo primero que realizó fue un cambio de dirección separándola unos kilómetros de las sedes de las calles de Marqués de Urquijo y Altamirano a la localidad madrileña de Móstoles, en una jugada que sonaba a cuando dividió AUSBANC en 2002, pero con un resultado contrario a lo esperado.
 
La reacción surrealista fue en lugar de reconocer esta expulsión lanzar un comunicado en el que afirmaba que era AUSBANC la que abandonaba el Consejo de Consumidores y Usuarios y no lo contrario, que desde hace meses había sido expulsada y sólo quedaba la publicación en el BOE. Es más, aprovechó este comunicado para “pedir públicamente que desaparezcan las subvenciones a asociaciones de consumidores”  todo ello mientras que cuando formaba parte de este entramado se beneficiaba de ellas como hemos señalado anteriormente.
 
Con todo ello la situación es más que preocupante. Igual que sucedió en el año 2007, cuando tuvo que asumir pérdidas millonarias por sus inversiones desmesuradas en periódicos fuera de España (Reino Unido y especialmente en Estados Unidos, Venezuela y Colombia) y en el que hasta retiró el servicio de bombonas de agua para sus empleados, Luis Pineda Salido sorprendió a sus empleados con un video la semana pasada (rápidamente retirado de los servidores de Internet) en el que prometió seguir dando guerra. Más sangre, sudor y lágrimas pero para los trabajadores que de momento ya saben que volverán a sufrir otro recorte de gastos mientras que los amigos son cada vez más escasos y arriesgados. Sin casi repercusión mediática, una de sus últimas apuestas fue con la cadena Intereconomía en los meses previos a su quiebra o  también el juez Elpidio José Silva, con el que colaboró en su cruzada contra Miguel Blesa, uno de sus eternos enemigos desde que le negó la publicidad para sus medios, Elpidio José Silva, tras su fracaso en las Elecciones Europeas, prácticamente ha desaparecido de los medios y con él, una de las pocas oportunidades de notoriedad de Pineda. El horizonte es más que negro, mientras que en la anterior expulsión se aferró al Partido Popular, ahora este le da la espalda, pero al menos, siempre le quedará Emilio Botín, su gran benefactor, de momento.