Menú Portada
Gracias a la intermediación de Lorenzo Milá ante José Luis Rodríguez Zapatero

Luis Fernández mantiene a Fran Llorente como director de Informativos de TVE en detrimento de Juan Pedro Valentín

Abril 23, 2009

Ahora asegura que “es el mejor profesional que he conocido en toda mi carrera”

Moncloa y Ferraz ordenan “dulcificar” la información sobre la crisis y en Televisión Española se procede una purga de profesionales independientes

pq__L_Fernandez.jpg

Desde estas mismas páginas informábamos el año pasado que el actual director de Informativos de Televisión Española, Fran Llorente, ya tenía sustituto en la persona de Juan Pedro Valentín, fichaje “estrella” del director de la Corporación RTVE, Luis Fernández. Todo estaba previsto para el pasado mes de marzo. El ex director de Informativos de Tele5 fue colocado al frente del Canal 24 Horas de la cadena pública con la promesa de ocupar el cargo de Llorente. Y de la mano de Valentín, Vicente Vallés. Era la apuesta de Luis Fernández. Su gozo en un pozo, como el de los dos experiodistas de la cadena de Paolo Vasile.
Los rumores del relevo instan a Fran Llorente a preguntarle cara a cara a su presidente si tenía previsto su cese. Luis Fernández no dice ni que sí ni que no; no sabe, no contesta. Ante la incertidumbre, Llorente recurre a su amigo Lorenzo Milá, en su día el hombre seleccionado en 2004 por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para encargarse de la presidencia del entonces Ente Público. El actual presentador de la segunda edición del Telediario de La Primera rechazó la oferta porque no le gradaba la función de gestor y prefería mantenerse en la primera línea informativa. Lorenzo Milá tranquilizó a Fran Llorente al asegurarle que su continuidad quedaba en sus manos.
Dicho y hecho. Milá comenta la jugada que pretende realizar Luis Fernández al presidente del Gobierno y Rodríguez Zapatero ordena al presidente de la Corporación que Llorente permanezca al frente de los Informativos de TVE. Éste último ya había empezado a moverse y a mantener contactos con el Instituto Cervantes, que regenta su íntima amiga Carmen Cafarell, para conseguirse un buen destino por
si fallaban las gestiones de Lorenzo Milá. Tanto es así que Luis Fernández pasa de querer cesar a Fran Llorente a afirmar en público que “es el mejor profesional que se ha encontrado en su carrera” A todo esto, las expectativas de Juan Pedro Valentín y Vicente Vallés se han desmoronado. Contemplan, sin capacidad de reacción, como su gran defensor, Luis Fernández, no sólo incumple su promesa sino que les arrincona y les desprecia porque teme perder su privilegiado puesto si no cumple las órdenes emanadas de Moncloa.
Desde la presidencia del Gobierno se aprovecha el mandato de mantener a Fran Llorente para proceder a una depuración ideológica en los Informativos. La consigna: dulcificar cualquier asunto relacionado con la crisis económica; por supuesto, intentar por todos los medios omitir cualquier información relacionada con aumento del paro o Expedientes de Regulación de Empleo. Llorente ejecuta todas las consignas recibidas de Moncloa y Ferraz y, como primera medida, dejar de apostar por los profesionales de toda la vida para encargar los trabajos de redacción y edición, principalmente en el área de Economía, a contratados o becarios. La orden se extiende a los Centros Territoriales.

La vida es bella para Televisión Española

Y mientras Luis Fernández se tapa los ojos e incumple sus promesas, afianza algunas amistades más que sospechosas. Una, la de Federico Jiménez Losantos, presentador y director de “La Mañana”, en la COPE, y ahora en el ojo del huracán. El periodista ha pasado de ser uno de los principales críticos de la gestión del presidente de CRTVE, a convertirse en uno de sus principales valedores. Milagrosa reconversión. Y dos, la del vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, quien, una semana y otra también, es entrevistado en distintos programas de Televisión Española