Menú Portada
El presidente de la Corporación pública cree que "así se desarrollará con las mayores y mejores condiciones de rigor y solvencia"

Luis Fernández buscará la colaboración de la SEPI en el proyecto de la nueva sede de CRTVE como garantía de financiación

Julio 28, 2008

Así al menos consta en un Documento Confidencial sobre el Contrato Programa 
 
Recoge así el consejo de la Consultora Inmobiliaria AFI, una de las contratadas, que adelantó en exclusiva extraconfidencial.com el pasado mes de abril
 
La Ley le prohíbe a Luis Fernández, y por tanto a la Corporación, recurrir al endeudamiento
 
Los representantes del PP y UGT en el Consejo de Administración votaron en contra de la nueva sede; ¿qué dirán a la propuesta del Contrato Programa en la que se estipula la participación de la Sociedad Estatal?


Ya dijimos que a Luis Fernández en el primer semestre del año no le salen las cuentas: ni en audiencias, ni en ingresos por publicidad y, para más INRI, la galopante crisis inmobiliaria. Esta última pone en serio peligro su gran obra presidencial, la nueva sede central de la Corporación RTVE. El pasado 18 de abril, este periódico desvelaba en exclusiva el Plan de Viabilidad del Proyecto de la Nueva Sede de CRTVE elaborado por Analistas Financieros Internacionales (AFI), una de las cuatro asesorías contratadas. Entre sus conclusiones, una muy llamativa: “ “Consideramos factible y recomendable la participación de la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), en la financiación del proyecto”, (Capítulo 3.1, referido a la “Estructuración de la Operación: Condicionantes y Alternativas”)
Se veía venir. Ahora, extraconfidencial.com ha tenido acceso a un Documento Confidencial sobre el Contrato Programa remitido a los miembros del Consejo de Administración. Y sorpresa, en la Cláusula número 7, punto 2, se concreta:
 
“La mención expresa en el artículo 41 del Mandato-marco a la necesidad de una nueva sede central para la Corporación RTVE y sus sociedades filiales, con unas exigencias explícitas de concentración de actividades y servicios y con una adecuación de sus infraestructuras tecnológicas, comportan una inversión singular, especialmente compleja y con un dilatado plazo de ejecución. En razón de ello, el citado proyecto es objeto de un tratamiento diferenciado dentro del presente Contrato-programa, recogiéndose una síntesis del mismo en el Anexo V”.

Otra vez “papa” Estado

Una pena porque este modesto periódico no ha tenido acceso a ese Anexo que no sabemos si está autorizado por el Mandato-Marco de las Cortes Generales. Ahora, Partido Popular y UGT tienen la palabra, ya que en su día se negaron al proyecto inmobiliario de Luis Fernández que en el mes de abril obtuvo una victoria pírrica: seis votos a favor, cinco en contra y una abstención.
 
Lo que sí se dice en la Cláusula número 7, punto 3 de ese documento confidencial, es lo siguiente:
 
“La Corporación RTVE queda autorizada para concertar con la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), la colaboración en este proyecto coadyuvando así a que se desarrolle con las mayores y mejores condiciones de rigor y solvencia”.
 

Operación riesgo

Es decir: Luis Fernández se apropia la propuesta de la consultora AFI de incorporar a la Sociedad Estatal a una operación inmobiliaria de infarto que puede acabar con el mandato del propio Luis Fernández y de los miembros de “su” Consejo de Administración. Las cifras que se manejan en los momentos actuales. Recordamos: los tres edificios en venta –Torrespaña, Estudios Luis Buñuel y Prado del Rey- fueron valorados en su día en 725,2 millones de euros. El coste de la operación costaría 582 millones de euros; para la compra de los nuevos terrenos, RTVE tiene previsto invertir 161 millones de euros y la construcción del edificio tendrá un coste cercano a los 300 millones. Casi nada en los tiempos que corren.
 
Las recomendaciones marcadas por los Asesores Inmobiliarios contratados por Luis Fernández obligaron a los responsables de la Oficina Técnica a emitir un Informe Confidencial en que, entre otras cosas, se aseveraba que ““la CRTVE sólo puede afrontar este proyecto con la garantía de su patrimonio inmobiliario convenientemente calificado y particularmente incluyendo en él el terreno de Prado del Rey, situado en el municipio de Pozuelo de Alarcón. Si este no figurara entre tales garantías, sería imposible siquiera que se pudiera acometer reformas parciales de los edificios actuales”.

 
¿Legal, ilegal o competencia desleal?

¿Y cómo se explican que CRTVE busque ahora el auxilio de la SEPI después de que el Estado asumiera los casi 8.000 millones de euros que arrastraba el extinto Ente Público? Teóricamente, la Corporación y sus distintas sociedades son anónimas y no tendrían porque estar tuteladas por una Sociedad Estatal. Tan teóricamente sociedad anónima es la Corporación de Luis Fernández como la Fadesa-Martinsa de Fernando Martín. ¿Esto es competencia leal y legal con el resto de cadenas de televisión?

 
Tan sólo un último apunte: La Ley le prohíbe a Luis Fernández, y por tanto a la Corporación, recurrir al endeudamiento. Todo se andará.