Menú Portada

Luis Enrique no quiere que le vuelva a pasar

Septiembre 15, 2015

La vida cambia. Tanto como para que lo que en su día fue un incendio casi incontrolable, meses después sirva para mostrar que el buen rollo entre Messi y Luis Enrique ha vuelto. Anoeta, allí fue donde dejó a Messi en el banquillo y se rompió algo entre el argentino y el asturiano que pudo costarle la temporada. Lo del Calderón fue otra historia. Luis Enrique pactó con la estrella el tiempo que iba a jugar y salió bien. Media hora, gol y victoria.

messi banquillo

Luis Enrique no quiere que le pase lo del año pasado. Más dialogo es la clave. Ganando todo es más fácil porque el resultado es el que marca si se discuten las decisiones. Si el Barcelona no hubiera ganado en el Calderón, hubiéramos cuestionado la conveniencia o no de utilizar a Messi solo media hora. Como se ganó, marcó y hubo sonrisas para todo está claro que la decisión fue un acierto.

Malos recuerdos de Anoeta

Se habló mucho la temporada pasada de la mala relación que hubo entre la estrella y el entrenador. Y fue verdad. Lo que ocurrió en Anoeta y alguna cosa más rompió las buenas relaciones. Luis Enrique se relacionó poco con los jugadores y utilizó a uno de sus colaboradores como intermediario. El invento no salió bien porque luego fueron Xavi, el presidente Bartomeu y alguno más los que tuvieron que arreglar el entuerto. Y el desenlace ya se conoce.

Luis Enrique no quiere que le vuelva a pasar y lo que hubiera sido normal en cualquier otro jugador, cientos de kilómetros y paternidad en poco tiempo igual a descanso, en Messi necesita una conversación. Lo debió entender porque salió media hora con la intención de dar lo mejor. El argentino es un jugador especial y así se le trata. Porque como suele decir Del Bosque, lo más injusto es tratar a todo el mundo por igual. Luis Enrique no quiere que le vuelva a pasar y dialoga.