Menú Portada

Luis De Guindos pone en manos de desconocidos las informaciones de la CNMV al gastarse más de 150.000 euros para clasificar y archivar la documentación que recibe la Comisión que preside Elvira Rodríguez, confirmada en su cargo a partir del 6 de octubre

Septiembre 28, 2016

Según el anuncio de licitación, el concurso se destina a la “recepción, preparación para el reparto, escaneado y archivo de la documentación recibida en la Comisión Nacional del Mercado de Valores”. La propia entidad de derecho público podría haber filtrado información al pequeño Nicolás.

elvira-rodriguez-de-guindos

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), es el organismo público encargado de supervisar las entidades cotizadas. Depende directamente de la  Secretaría de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa del Ministerio de Economía y Competitividad del ministro en funciones Luis de Guindos. Su labor se centra en velar por la transparencia de los mercados, la formación de precios y la protección de los inversores. Desde 1988 han pasado por su seno multitud de presidentes como Luis Carlos Croissier Batista, Juan Fernández-Armesto Fernández-España, Pilar Valiente Calvo, Blas Calzada Terrados, Manuel Conthe Gutiérrez o Julio Segura Sánchez, hasta llegar a la actual presidencia de Elvira Rodríguez Herrer. Quien más quien menos, todos los citados anteriormente se han visto comprometidos en sus años de mandato por alguno de los escándalos que ha sacado los colores a la CNMV. El fraude de 50 millones de euros en 2001 a través de la estafa piramidal de Gescartera, la exención de competencias en los casos del Fórum Filatélico o Afinsa, son algunos de los entuertos con los que han tenido que lidiar los presidentes de la CNMV.

Pero como en España si algo no funciona, o funciona de modo incorrecto, se mantiene, la CNMV sigue acumulando escándalos sin resolver. Una reciente información alertaba que la Comisión estaría relacionada de lleno en la trama que se investiga acerca de la figura de Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido por todos como el pequeño Nicolás. La pieza que investiga la Policía apuntaría directamente hacia un alto directivo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores que habría filtrado al pequeño Nicolás “una nota con una presunta información privilegiada” sobre la cadena gala de supermercados Carrefour. Nicolás habría utilizado este documento para elaborar un informe económico falso bajo las siglas de la Vicepresidencia del Gobierno y granjearse la confianza de los directivos de Mercadona, sirviéndoles esta información de valía al ser la cadena valenciana un claro competidor de Carrefour en el territorio nacional.

Secretos de sumario

La última licitación de la CNMV da pábulo a este supuesto chivatazo y es que parece que la Comisión no cuida con mimo la confidencialidad de sus informaciones y gestiones. De hecho, el organismo dependiente del Ministerio de Economía ha decidido licitar la “recepción, preparación para el reparto, escaneado y archivo de la documentación recibida en la Comisión Nacional del Mercado de Valores”. Una información que a todas luces puede contener secretos de sumario, pero que a  Elvira Rodríguez y a Luis de Guindos parece importarle poco.

Como si de un caiga quien caiga se tratara, la entidad de derecho público planea gastarse, como presupuesto base de licitación, la friolera de 153.670 euros. Un dineral para que una empresa privada clasifique y ordene los documentos de entrada en la CNMV y para que elementos de alta confidencialidad pasen por infinidad de manos, con su consiguiente riesgo. Parece que en el mundo en el que vivimos actualmente ya no es necesario ser un Julián Assange o un Edward Snowden para conseguir informaciones privilegiadas y controvertidas.

Doinel Castro