Menú Portada
Sigue sin aclarar un hipotético rescate

Luis de Guindos espera que España genere empleo en el último trimestre de 2013

Enero 1, 2013
pq_927_de_guindos.jpg

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha asegurado que el PIB volverá a crecer en el tercer trimestre de este año, lo que permitirá que la economía empiece a generar puestos de trabajo en la última parte de 2013.

Así lo ha señalado Guindos en una entrevista en la Cadena Ser recogida por Europa Press, donde ha insistido en que el último trimestre de 2012 ha sido seguramente “el peor” de la segunda recaída, con una caída de PIB “más intensa” que las registradas en el segundo y el tercer trimestre.

En 2013, el PIB seguirá en negativo en el primer y segundo trimestre, pero volverá a positivo entre julio y septiembre. Esta situación, según Guindos, limitará “muchísimo” la destrucción de empleo y permitirá que, a finales de año, se vuelvan a crear puestos de trabajo.

En este contexto, el ministro no ha querido aventurar si se superarán o no los seis millones de parados porque no se trata de hablar de “números redondos”, sino de entender que la situación del mercado laboral es “muy mala”, lo que llevó al Gobierno a fijar la reforma laboral como una de sus prioridades el año pasado.

Esta reforma, según Guindos, no ha dado resultados de forma inmediata, aunque sí podría haber evitado un millón de parados si se hubiera aprobado hace dos o tres años, como ha constatado el Banco de España.

Preguntado por si 2013 será el año del rescate, Guindos ha dicho que espera que sea el ejercicio en el que se pongan de forma definitiva las bases de la recuperación económica, ya que sin duda será mejor que 2012.

A su parecer, el único rescate que necesita España consiste en disipar las dudas sobre el futuro de la zona euro. “Mientras haya dudas sobre euro es extremadamente complejo que España se recupere”, ha dicho, tras explicar que cualquier incertidumbre afecta “inmediatamente” a los países “más vulnerables” como Italia y España.

En cualquier caso, ha recordado que el Banco Central Europeo (BCE) ya compró deuda española en 2011, y ha resaltado la importancia de tomar la decisión correcta en esta ocasión porque conlleva una serie de implicaciones que hay que analizar pensando en los intereses de España.

“Creo que a veces no podemos perder la referencia de que la decisión tiene que ser la correcta y hacerla en los tiempos correctos”, ha dicho, tras explicar que pedir el rescate no es como apretar un botón y hacer que mejore la financiación.