Menú Portada
Vísperas del decisivo partido ante Suecia, que deberá llevar a España a la Eurocopa de Austria y Suiza

Luis Aragonés no habla, mejor; Frank Rijkaard canta e insulta, malo

Noviembre 15, 2007

Hay un refrán castellano que dice que cuando un español canta, algo tiene o poco le falta. Frank Rijkaard no es español pero es de los que se ha aclimatado a la vida española y piensa y habla como si fuera español. Esta semana, en la que los payasetes de turno se han dedicado a buscarle sustituto, el holandés ha hablado en dos ocasiones, la primera tranquilo y la segunda alterado. Estados de ánimo cambiantes.

pq__rijkaard-rezando.jpg

El técnico culé Frank Rijkaard está curado de espanto. Cuando apenas llevaba cuatro meses al frente del Barça faltó el canto de un duro para que le echaran. Luego llegaron dos ligas y una liga de campeones. Ahora, como el equipo sólo va tercero en Liga y líder en su grupo de la Champions, ya le quieren echar. El problema para el holandés es que dentro de su propio club colaboran con la campaña de desestabilización diaria de los medios madridistas. Hasta ahora Frank ha tenido paciencia y trata de transmitirla al famoso entorno. Que le preguntan las razones por las que el equipo no gana fuera, responde serenamente: “No pierdas la esperanza, sé que llegará, llegará”. Vamos que ni el Retama, sólo faltó la música.
Música fue lo que debió escuchar el bueno de Rijkaard antes de acabar el partido ante el Alcoyano de Copa del Rey no pudo contenerse e insultó al jugador local Carrión, que lesionó a Giovanni y faltó poco para que acabara también con Iniesta. Al ser expulsado y pasar cerca del técnico, éste no aguantó y le espetó: “Tu eres un hijo de puta, no puedes jugar al fútbol, hijo de puta”. E incluso amenazó con ir a por el jugador. Minutos después, el rueda de prensa, Rijkaard tradujo sus palabras para los que no las habían oído: “Le he dicho que era una lástima que le expulsasen, aunque mejor que no estuviese en el campo porque casi mata a dos de mis jugadores“. Es lo que llaman versión libre.
Pero para que vean que los nervios no son gratuitos en el entrenador blaugrana, su director técnico, Txiki Begiristain, ha querido aclararlo todo: “Tenemos las soluciones y éstas están dentro de la plantilla. Necesitamos que toda la plantilla esté al completo para adoptar las decisiones correctas. No señalamos a nadie porque no hay nada definitivo. Los problemas están identificados”. Sí, el problema es que igual se equivocan de problema y acaban creando un problema aún mayor. Como dice un dicho muy antiguo, ‘si no eres parte de la solución es que eres parte del problema’.

Y Luis Aragonés, calladito y con prisas

Los jugadores de poker tienen otro dicho que me viene al pelo para el siguiente personaje. Dicen los jugadores que si a la media hora de una partida no has descubierto quién es el primo de la mesa, es que lo eres tu. Luis Aragonés lleva sentado a esta mesa demasiado tiempo y aún no ha descubierto al primo. Mañana se juega España la primera carta para estar en la Eurocopa. Será en el Bernabéu ante Suecia. Como no abre la boca, no mete la pata, aunque el de Hortaleza –me niego a llamarle ‘sabio’- es incapaz de pasar desapercibido. Resulta que la Federación presenta las camisetas que lucirá la selección en la Eurocopa el pasado miércoles, con las fotos de rigor y un presentador del acto se pone a preguntar a los jugadores ataviados con la camisola. Uno, dos, tres jugadores y al cuarto va Luis y dice, chaval, aire, que tenemos que entrenar. Y dejó al presentador, al público presente y al patrocinador Adidas –ese que ha pagado varios años por adelantado para que entre otros Luis cobre su nómina-, con dos palmos de narices. Lo de que el hombre desciende del mono hay casos en los que no hay ni que dudarlo.
¿Raúl? Bien, gracias. Entrenando en el Madrid, que por aquí no le han llamado. Veremos si acude al Bernabéu como espectador, porque su intento la semana pasada de ser convocado acudiendo a la Ciudad del Fútbol a tomar un café con Fernando Hierro, el jefe de Luis, no sirvió para nada. Y como no se habla de Raúl, gracias a Dios, va uno de nuestro rivales de mañana y lo saca retortero. Ibrahimovic, jugador de la Juve y de la selección sueca: “No se porqué Raúl no está, es un grandísimo jugador. Ha hecho muchos partidos grandes con la selección y con su club. No sé si es suerte, pero habrá un jugador menos a nivel mundial sobre el campo. Por su calidad como jugador tendría sitio en cualquier selección del mundo“. En todas menos en una.


El bazar

Y como nos hemos extendido mucho con los anteriores personajes, aquí les dejo una retahíla de frases y hechos acaecidos esta semana. Elijan en el bazar la que mejor se ajuste a su gusto y tamaño. Comenzando por el británico David Beckham, que firmó un contrato por 30 millones de euros para ser el modelo de una gama de calzoncillos de la marca Armani en Estados Unidos. Tres añitos en calzoncillos. Algunos lo harñiamos por mucho menos.

El alemán Michael Schumacher insistió en que no regresará a la competición, pese a ser el más rápido esta semana en Montmeló en las primeras pruebas del año con un Ferrari: “Un retorno está fuera de debate, en serio. Se trataba de divertirme y de ayudar al equipo. Lo que conseguí“. Y como le ha parecido poca la ayuda, va y dice que recomienda a McLaren, la competencia de Ferrari, que fiche a su hermano Ralf. Esros de Ferrari no saben qué hacer para acabar con el enemigo.

Mario Cotelo, centrocampista del Getafe, no juega muchos minutos en su equipo: “Me gustaría contar más“. Pues lo tienes fácil: ovejas, árboles, coches, dedos. Porque para Michael Laudrup
Otro que cuenta bien poco es el sevillista Ernesto Chevantón, aunque ya no esté su ‘enemigo’ Juande Ramos: “No me siento fracasado en el Sevilla. He defendido la camiseta del Sevilla a muerte cada vez que me han puesto, lo que pasa es que tuve un problema con el anterior entrenador. Sólo dije lo que pienso, a lo mejor muchos lo pensaban y no lo decían. No puedo decir mucho más del anterior entrenador porque apenas si hablé con él hasta que se fue“. A enemigo que huye, puente de plata.
Otro quejita. El mexicano Mario Vázquez Raña, miembro del COI, en desacuerdo con las declaraciones del presidente de la AMA, Richard Pound, contra la política antidopaje en la etapa de Juan Antonio Samaranch: “Si alguien echó a andar todo esto fue Samaranch. De hecho, Pound es presidente gracias a que Samaranch impulsó esta Agencia. Hablar mal de Samaranch es una falta de educación”. Señor, sí señor.

Y el propio Richard Pound, que se va por la tangente… hasta la calle, que ya ha dejado de ser presidente de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA): “El dopaje es un fenómeno mucho más generalizado de lo que se imagina, que afecta tanto a los cuerpos como a las almas, pero ante el que no hay ni atajos ni panaceas. Hay que seguir atacando. No podemos darnos por satisfechos”. Por momentos no sabía si hablaba un entrenador de fútbol o un cura.

Adrián Valles, piloto aspirante a la Fórmula 1: “Desde Spyker (Force India) me han llamado porque quieren hablar conmigo. Creo que deben aprovechar porque ningún piloto de Spyker ha vuelto a hacer los tiempos que yo hice en Montmeló, teniendo incluso menos experiencia que ellos. Creo que me deberían dar una oportunidad para demostrar que puedo estar ahí y dejarse de tonterías“. El chaval no tiene abuela. Ni coche, me temo.

Otro que lo lleva crudo es el entrenador del Zaragoza, Víctor Fernández, que acaba de perder en Copa con un Segunda B. Un Zaragoza que iba a ganar la UEFA, pero le eliminaron en primera ronda, que iba a meter al equipo en Champions, y está más cerca del descenso que de Europa, y ahora esto en Copa. Y va Víctor y dice que “la eliminatoria está muy complicada, es un resultado inesperado, con el que no contábamos. De todos modos, no hay que dramatizar”. No, si no dramatizamos, si el sueldo te lo van a pagar aunque estés los lunes al sol.

Uno de los defensas de la selección de Suecia, Olof Mellberg, dice que “no conozco muy bien a Güiza. No sé si lo veremos un poco esta noche en un vídeo”. Igual les ponen un video de su mujer. “Papa llama”.

Y en el Betis las cosas siguen revueltas. Ahora, como había poca oposición, se ha creado el grupo denominado , con el ex presidente de Andalucía Pepote Rodríguez de la Borbolla: “Pensamos que el Real Betis atraviesa una situación de absoluto deterioro deportivo, económico, social e institucional”. Y para saber eso hay que ser abogado. “No somos un grupo de criaturitas, somos un grupo de béticos que va a estar vigilante de lo que ocurra y de cómo dirijan al Betis, ya sea un grupo catalán, de Qatar o el Chupe“. O mi prima las de los garbanzos.

A todo esto, el dueño de la entidad, Manuel Ruiz de Lopera, va y dice que “hay que apoyar a Héctor Cúper y a los jugadores y a ver si seguimos sumando“. ¿Qué quieren? ¿Qué juguemos y entrenemos por ellos? Mejor que el angelito Josemari, ex futbolista y ahora con dolores de espalda –de descargar sacos no es, fijo-, lo hacen 30.000 de los que acuden al campo cada domingo. Manque pierda.