Menú Portada
Planea ampliar la Bonoloto a todos los días de la semana

Loterías y Apuestas del Estado ingresó un 2% menos en 2009

Marzo 22, 2010

Loterías y Apuestas del Estado ingresó en 2009 un total de 9.800 millones de euros, una cifra un 2% inferior a los 10.000 millones de euros que obtuvo en 2008 a través de la venta de los juegos que comercializa.

pq_923_lotera-f650x650_3.jpg

Durante su participación en un desayuno informativo organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), el director de Loterías y Apuestas del Estado explicó que, de esos 9.800 millones de euros que ingresó LAE el año anterior, 3.000 millones de euros han ido a parar directamente al Tesoro Público.

El director de LAE se mostró satisfecho con esta cifra, ya que, según indicó, el año arrancó con una caída del 5% en ventas, y al final del ejercicio esta reducción ha disminuido hasta el 2%.

Sobre las causas de este descenso, indicó que “en cierto modo” la “leyenda urbana” de que en época de crisis económica la gente juega más a la loteria es verdad, pero explicó que también es cierto que, “el gasto medio” por jugador desciende. Es decir, hay más gente que apuesta, pero gasta menos dinero.

Fernández apuntó que los resultados económicos del organismo en 2009 mejoraron un 4%, lo que achacó a una reducción del 4% en los gastos de gestión y de estructura del organismo, como consecuencia de una mayor eficacia en la forma de trabajar dentro de LAE.

Respecto a los primeros meses del año, Fernández indicó que 2010 arrancó “como empezó 2009”, con una caída del 5% en las ventas del Sorteo del Niño. En los tres primeros meses del año, cifró la caída de ventas en un 2%, pero señaló que, si no se tienen en cuenta el Sorteo del Niño, se puede hablar de un crecimiento del 2%, por lo que indicó que se está notando una cierta recuperación de “la capacidad económica de los jugadores”.

Preguntado por posibles nuevos juegos, Fernández indicó que LAE está sopesando realizar el sorteo de la Bonoloto que actualmente se hace los lunes, martes, miércoles y viernes a “todos los días de la semana”. Asimismo, indicó que el organismo planea sustituir las actuales apuestas hípicas por las “típicas que se producen dentro de los hipódromos”.

Asimismo, respecto a la posibilidad de lanzar nuevos juegos de apuestas para Internet, reconoció que LAE está interesado en “estar presente en todos los canales que legal y tecnológicamente sea posible”, pero garantizó que “nunca se explotarán” juegos que sean “adictivos”, vayan contra “la dignidad de las personas” o vulneren la “protección de los menores”.

Por otro lado, Fernández indicó que “el modelo de explotación” de juegos de azar en España ha sido el mismo desde hace mucho tiempo y se mostró convencido de que son “necesarias” medidas para afrontar “nuevas realidades”, como las apuestas por Internet, que actualmente controlan en su mayoría empresas privadas radicadas en otros países europeos, y que, por tanto, no pagan impuestos en España.

En este sentido, esperó que próximamente el Gobierno presente “una regulación que ordene y sistematice el mercado del juego” en España, de modo que empresas privadas puedan obtener licencias para operar en el conjunto del Estado o en alguna comunidad autónoma en particular bajo la supervisión de un organismo que se encargue de que se respeten “las normas del juego” y se produzca “un retorno fiscal para el Estado”, señaló.

Respecto a la posibilidad de que una parte de los loteros vayan a la huelga, tal y como amenazaron, por lo que ellos consideran un intento de “privatización” de LAE, Fernández indicó que no tiene constancia ni “oficial ni oficiosa” de esa huelga y señaló que, en cualquier caso, se trataría de “un cierre patronal” y no una huelga, ya que los loteros son “empresarios”.

No obstante, pese a que manifestó “su mayor respeto” por la opinión de los loteros, señaló no comprender los motivos de su protesta, ya que lo que ha motivado más quejas por parte de los vendedores –el hecho de que los nuevos puntos de venta tendrán que firmar un contrato mercantil con LAE–, en su opinión, “beneficia” a los vendedores. “Nada es en prejuicio y todo a favor”, apostilló.

Por último, Fernández desmintió “radicalmente” que LAE “esté en venta” o, lo que es lo mismo, que el Gobierno se esté planteando privatizar el organismo de la misma forma que en su día se privatizó Telefónica o Iberia.