Menú Portada

Lotería de Navidad: Cómo compartir y cobrar un décimo

Diciembre 16, 2015
loterianavidad

Faltan pocos días para el sorteo de la Lotería de Navidad. En el más universal de los sorteos 3 de cada cuatro jugadores comparten algún décimo con la misma esperanza, repartir millones entre los más queridos con un mismo objetivo, conseguir un buen premio, pero las dudas precisamente surgen en cómo cobrarlo si es compartido.

Cobrar un  premio pequeño, no suele ser problemático. Los más comunes (pedreas o reintegros) se realizan de forma muy sencilla, desplazándose a la administración y cobrando o cambiándolo para otro sorteo.  Pero si el premio es de cuantía importante, las cosas cambian, ya que confluyen varias puntos: lugar donde cobrarlo, obligaciones fiscales y titularidad del premio.

Comenzando por el proceso de cobro, Loterías y Apuestas del Estado tiene establecido que para cobros de premios inferiores a 2.500 euros, se pueda realizar en los distintos puntos de venta de la red comercial, pero para los premios iguales o superiores a esa cantidad, hay que ir a una entidad financiera e iniciar un proceso que no sólo consiste en dividir el premio del décimo compartido sino que también tiene implicaciones fiscales.

Documento al portador

Un décimo de Lotería es un documento al portador, no tiene titularidad más que la quien lo posee. Por eso, el primer gran consejo es que aunque tengan mucha confianza con quien juega guarde algún tipo de prueba o acuerdo que llevó a compartir el mismo y que incluya la cantidad jugada. A partir de ese punto, a la hora de cobrar el décimo debemos identificar todos los que juegan y la cantidad correspondiente a cada uno.  Loterías y Apuestas del Estado liquidará a cada uno la parte correspondiente. Nunca debe cobrarlo una sola persona y repartirlo, ya que en ese caso, después de haber recibido esa cantidad, se podría considerar como una donación y con ello estar sujeto al impuesto que regula las mismas.

El impuesto que si tienen los premios de Loterías desde el 1 de enero de 2013 es una retención del 20% para todas las cantidades que superen los 2.500 euros. La mecánica del impuesto es muy sencilla. Es la propia Loterías y Apuestas del Estado quien se encarga de ingresar el porcentaje correspondiente a Hacienda y entregar a cada uno de los que han compartido el décimo la cantidad correspondiente. Esta ya estará libre de impuestos, no habrá que incluirla en la declaración de la renta (sí los ingresos que generen) y la Agencia Tributaria tendrá constancia del impuesto que corresponde a cada cotitular.

El impuesto se exige de forma independiente respecto de cada décimo. Esto significa que aunque dividamos por ejemplo un décimo por 5 personas y la cantidad que toca a cada uno sea inferior a los 2.500 euros pero el premio total si lo supera, se liquidará el impuesto correspondiente.

Tampoco hay que olvidar que si están casados en régimen de gananciales y a uno de los cónyuges le tocase la lotería, el premio tendrá carácter ganancial, es decir, que será de los dos.