Menú Portada
MALOS TRATOS EN LA ONG GLOBAL INFANTIL (VII)

Lossada tildó de “come mierda” a una facultativa por protestar contra el cambio de tratamiento a dos niños que empeoraban

Octubre 23, 2007

“Esta doctora estudió medicina porque no tiene cuerpo para ser puta”, aseguró Lossada a los cooperantes sobre la doctora Wubalem Bedilu
 
Durante la cena, Petra se levantó e, indignada, comentó al director del centro que “ya estaba bien de tanta manipulación y tantas mentiras”
 
“Estoy harto de que los voluntarios vengan a hacer sus proyectos personales. Esto se acabara no admitiendo nuevos cooperantes”, aseguró Lossada 


Insistimos: son hechos denunciados, entre otros, por dos cooperantes que presenciaron las supuestas malas prácticas del director de Global Infantil, Gil Lossada. Pero los niños no fueron los únicos que los padecieron. Pese a los esfuerzos realizados por la facultativa del centro, Wubalem Bedilu, Gil Lossada la menosprecia y desautoriza constantemente. Al menos así los aseguran los voluntarios Tomás y Petra autores de la demanda que actualmente tramitan el ministerio Fiscal, la Audiencia Nacional y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Su megalomanía carece de límite, según comprobaron durante una cena con el fundador de Global Infantil, Gil Lossada, que logró exasperar a Petra (estudiante de enfermería).
 
El proceso sumarial abierto contra “el pintor y humanista” incorpora esta reveladora charla, además de otros importantes detalles que en próximas ediciones continuará desvelando a sus lectores extraconfidencial.com
 

Cinco niños muertos desde que Gil Losada comenzó y otros en grave peligro

Según los cooperantes, “tenemos constancia que, desde que Gil Lossada empezó este proyecto, ya han perdido la vida en el centro cinco niños. No sabemos las causas de los cuatro primeros, pero si podemos dar testimonio que el quinto ha sido debido a su negligencia”
 
La pediatra de Madrid, Eva Vega, le advirtió en junio, que este niño, Teka, debía ser tratado con retrovirales, porque todavía estaba en condiciones óptimas para ello. “La doctora Wubalem y nosotros -que llegamos a principios de julio- seguimos insistiendo en la necesidad de hacerlo, pues durante nuestra estancia ya se hacia evidente un muy palpable deterioro del niño”. Pero el director de Global Infantil contestó que si en ese instante empezaban con esos fármacos “¿qué le íbamos a dar dentro de 20 años?”. Según él, actualmente la tendencia de los mejores especialistas en tratamiento del SIDA es intentar retrasar tanto como sea posible, la aplicación de este tratamiento en los niños pequeños. Teka, como ya ha informado extraconfidencial.com, murió el pasado 27 de julio.
 

La vida de otros menores, en peligro

Los cooperantes aún consideran que otro niño con ictericia ocular se encuentra en grave riesgo, y algunos médicos temen que tenga el mismo destino que Teka. A este chico pudieron hacerle un análisis, pero, según relatan los cooperantes, “cuando Gil Lossada vio los resultados dijo que esos valores tan alterados eran porque en ese laboratorio los habían hecho con una máquina europea. Nos explicó que ellos tenían una gradación distinta y que si se hubieran realizado con tecnología etíope no presentarían tales desviaciones”. Actualmente, este niño “con su problema de hígado está siendo medicado de forma equivocada y se le ha retirado el tratamiento. No puede tomar la medicina tradicional porque no está suficientemente fuerte para ello”.
 
La solución fue “recibir ultrasonido”. Su madre le llevó con dinero prestado. Cuando tuvo los resultados, habiéndole sido detectado un problema de hígado, el doctor le dio vitaminas. Ella volvió con su hijo, las pruebas, la medicina y los recibos y pidió al “Mister” que lo pagara, pero éste dijo que no y los echó del centro”.   
 

Una cena muy movida y acalorada: la enfermera defiende a la doctora “come mierda”

“Durante la cena Gil Lossada empezó a criticar a la doctora Wubalem porque había osado ir a su despacho a preguntarle por qué estaba cambiando los tratamientos que había prescrito (…) a dos niños, e informarle que uno había recaído considerablemente (…) debería llevarle al hospital para que le hicieran unos análisis completos para estar seguros de su cuadro clínico. Lossada respondió que la niña era seropositiva y era normal que un resfriado o una alergia se complicaran su salud”.
 
“Nos dijo que ya estaba harto de esta facultativa y que a los chicos del centro no les pasaba nada porque él los había estado cuidando durante 5 años (…). Volvió a contarnos que los sanitarios etíopes mataban los mosquitos a cañonazos, creando resistencias en toda la población (…). El no iba a permitir que hicieran lo mismo con los niños de Global Infantil (…) de ahora en adelante sería él quien se encargaría de ellos (…) y la doctora atendería sólo las consultas externas”.
 
“Refiriéndose a ella (…) nos dijo literalmente que “esta come mierda no tiene que enseñarme nada. Yo he estado estudiando durante 24 años, 4 horas cada día, al lado de los mejores cirujanos del mundo en un montón de operaciones y esta doctora estudió medicina porque no tiene cuerpo para ser puta”
 

Discusión por un cambio de medicación de Gil Losada contra el criterio de la doctora del centro

“Nos parecía inverosímil escuchar esas barbaridades y Petra muy ofendida y enfadada le recordó que los niños estaban empeorando por su culpa”. Se negaba a llevar a una niña a hacerle análisis y un niño con sarna estaba recayendo porque “tu me prohibiste que le administrara (…)” los medicamentos prescritos por la doctora”. Ambos “están empeorando por tu culpa”.
 
Gil Lossada intentó defenderse y mantener la compostura delante de la ofensa de Petra insistiendo en que -el medicamento prescrito- era un antibiótico muy fuerte y que antes de recurrir a él debería administrar al niño otro. Petra le contestó que cada uno tiene una función diferente y que si para esa infección la doctora prescribió ese en concreto sería por algo”. El acaloramiento, continuó, cuando la enfermera catalana le espetó que “él no había hecho la carrera de medicina y la doctora Wubalem sí”. Entonces Gil, ya un poco alterado, dijo que seguía los protocolos que los especialistas españoles como Montse Delgado y otros habían establecido para todos estos casos”.
 

Abandono de la mesa e indignación de Petra, la enfermera cooperante

“En esos momentos Petra se levantó de la mesa y le contestó que era indignante que dijera eso y que no podía aguantar más”. Le aseguró “que todos esas pautas no servían para nada porque no se seguían, que muchos doctores y enfermeras habían dejado constancia escrita de cómo se debía proceder en todos los casos, pero que él no seguía nada (…) por eso los niños estaban como estaban. Que ya estaba bien de tanta manipulación y tantas mentiras”
 
“Gil se quedó mirándome atónito y me preguntó que le pasaba a Petra. Yo intenté hacerle comprender que después de lo que nos había vendido en Barcelona era normal que la realidad que estábamos encontrando nos hubiera decepcionando mucho”
 
La velada concluyó con un punto y final acalorado. El matrimonio de cooperantes Tomás y Petra se revelaron contra su anfitrión. Finalmente Gil Lossada “contestó que eso era inaguantable y que estaba harto que todos los voluntarios que iban al centro quisieran realizar allí sus propios proyectos (…) eso se iba a acabar (…) no admitiría más (…) en Global Infantil”. Fue Tomás, quien le replicó “que nosotros no deseábamos realizar allí ningún proyecto personal, que nuestras únicas expectativas habían sido las de encontrar el maravilloso proyecto que él mismo nos había contado y que sólo queríamos colaborar a hacerlo realidad, pues no lo era”.Un relato realmente estremecedor, corroborado por otros muchos testimonios de personas que han tenido algún contacto o conocido las prácticas habituales de Global Infantil.