Menú Portada
MALOS TRATOS EN LA ONG GLOBAL INFANTIL (VI)

Lossada colgó a un niño con las manos en un banco y los pies en otro más de cinco horas

Octubre 22, 2007

“Tuve castigos muy duros, como correr alrededor de la casa sin zapatos. El suelo es de grava y él me seguía con un palo”

“Los tratamientos que está utilizando con recién nacidos son muy malos. No sabe cuidarlos (…). Por esta razón murieron cuatro bebés”

“Los trabajadores (…) si no le gustan, les deja que se vayan del centro sin ningún papel que justifique su experiencia”


Extraconfidencial.com revelaba ayer las graves acusaciones vertidas por una joven que abandonó el centro de Global Infantil contra su presidente y director en Etiopia Gil Lossada González, quien además se define como “pintor, humanista, ingeniero, médico, filósofo, profesor, etc…”. Gritos, malos tratos e insultos constantes a los niños del centro, obsequios a chicas, incluido menores y trabajadoras, a cambio de relaciones sexuales, palos, vejaciones, etc.
No es el único testimonio que engorda el sumario que actualmente tramita e instruye el Ministerio Fiscal, la Audiencia Nacional y el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya. Entre las cartas recibidas por los cooperantes Petra Godelmann y Tomás Jóver, autores de esta demanda, hay también otras de huérfanos forzados a abandonar el centro por las vejaciones de su director.
Si dramáticas han sido nuestras anteriores revelaciones, el relato sobre cómo acallar a los bebes o sobre la expulsión de una madre y su hijo enfermo de hígado a quien el presidente de Global Infantil se negó a abonar las medicinas, superan cualquier límite. Una vez más lean y juzguen.


Colgado entre dos bancos, vestido con ropa vieja y durmiendo en el balcón

En aquel momento era el responsable de comprar las cosas. Un domingo por la mañana fui a la tienda para traer algo. En ese momento él -Gil Lossada- estaba fuera del centro. Después volvió. Cuando regresé de la tienda, infringió un duro castigo, colgándome entre dos bancos durante dos horas. Esto significa que tus pies están en un banco y tus manos están en el otro. Eso fue muy duro para mí y por esa razón dejé el centro. Cuando volví me dio ropa y zapatos viejos. También cogió mi uniforme de la escuela. Cuando regresé, (…) el Mister me dejó en la calle hasta las 12 de la noche y después me mandó a dormir fuera de la habitación, en el balcón”.

(…) tuve castigos muy duros que ustedes desconocen, como correr alrededor de la casa sin zapatos. El suelo es de grava y él estaba siguiéndome con un gran palo. Así que estas cosas pasan con los niños. Ellos quieren dejar el centro”.

Prótesis para la pierna de una paciente en la basura, malos tratos a bebés y cuatro muertos

Como les dije, yo tuve tuberculosis en mi pierna antes de abandonar el centro. Por esa razón, mi pierna es más corta y delgada que la otra, y un doctor de España (…) me hizo un zapato especial para corregirla, pero el Mister se la dio a otra chica y después la tiró a la basura”.

Hubo también más castigos que el Mister está utilizando. Estos son: golpear con un palo, una jornada entera sin comida, un día entero sin descanso en un sitio fijo y otros como los que ya os he contado, y siempre es lo mismo”.

Los tratamientos que el Mister está utilizando para los recién nacidos son muy malos. El no sabe cuidarlos y no acepta ninguna idea que pueda ser importante. Por esta razón murieron cuatro bebés. También el niño que tenía Sida, TEKA, murió el 27 de julio. No tuvo ningún tratamiento especial ni ninguna comida especial para su cuerpo, así que, al final murió”. “(…) Cuando los niños pobres llaman a la puerta hambrientos, él no siente nada. Incluso les deja esperando hasta las 10 de la noche, y si continúan insistiendo en que les deje entrar, les permite dormir en la terraza”.

Imperio de la mordaza, pánico al Mister y negativa a acreditar a ningún trabajador

Ahora no podemos decir nada en Global, no tenemos autoconfianza, no sabemos cuales son nuestros derechos. Si le preguntas algo a él no contesta. Sólo conocemos nuestras obligaciones. Esto significa que todo lo que hacemos está mal. Tenemos que ser castigados sin decir una palabra. Incluso los trabajadores (…) no tienen derecho a decir nada. Si a él no le gustan, les deja que se vayan del centro sin ningún papel que justifique su experiencia. Incluso si aportan alguna idea o sugerencia tienen que dejar el trabajo”.

Otros ya saben, como ****, están fuera del centro. (…). La causa por la que **** se fue es la siguiente: **** y **** tuvieron una discusión mientras jugaban el lunes. En aquel momento **** se enfadó e iba a golpearle (…). Cuando fue a darle, rompió un cristal de la ventana. En ese momento el Mister estaba fuera. Cuando volvió por la noche se lo habían contado e iba a castigarles (…) y **** estaba muy asustado. Por esa razón se fue del centro (…). Luego -continúa más adelante la nota- vino y preguntó al Mister para volver a entrar en él, pero no le dejó entrar”.

Expulsión de una madre y su hijo enfermo, por pedir ayuda para pagar médico y tratamiento

**** no puede tomar la medicina tradicional porque no está lo suficientemente fuerte para ello. (…) la solución explorarle con ultrasonido y su madre le llevó con dinero prestado. (…) tiene un problema de hígado y los doctores le dieron algunas vitaminas. Entonces su madre vino con él, los resultados, las medicinas y los recibos y le contó al Mister la situación. Se había gastado más de un millón de birr. Cuando le preguntó cómo pagar, no aceptó, y le dijo que se fuera del centro con su hijo. Ella lloraba y de rodillas le imploraba a sus pies, pero él no aceptó. De este modo, abandonó Global Infantil con su hijo. Lloraba porque no tiene nada para poder cuidar de su hijo y de ella misma”.

Son terribles testimonios que se complementan con los de otros voluntarios, cooperantes, políticos, médicos, especialistas, profesores, inspectores, etc… que han pasado en diversos momentos por el Centro para Huérfanos y Pobres que Global Infantil posee en la capital etíope.