Menú Portada
Se dice que hasta podrían haber sido agraciados algunos de los sobrinos de la recientemente difunta reina Fabiola

Los tres cuartos del gordo de Navidad vendidos en el madrileño barrio de Chamberí enriquecen a la nobleza

Diciembre 28, 2014

La suerte llegó incluso a los sirvientes latinoamericanos de una conocida señora titulada que, creyendo hacer gala de sensatez, y temerosa como tantas personas de su entorno de la amenaza de Podemos, les aconsejó sin ambages no cometer la torpeza de enviar los dineros a su país

pq_929_administracion_zurbano.jpg

El 13.437 del Gordo de Navidad, vendido ampliamente en el aristocrático distrito madrileño de Chamberi, ha repartido grandes alegrías entre la colonia nobiliaria de la zona para gozo de condes y marqueses que han celebrado con júbilo esta inesperada lluvia de oro que también viene a aliviar algunas cargas en familias a las que, por mucho que sorprenda, también llegó la crisis. La alegre noticia, que pronto se expandió por el cerrado círculo aristocrático de la ciudad, es la comidilla de estos días y si un conocido marqués se lamenta apesadumbrado de no haber confiado en la suerte este año y de no haber, por tanto, adquirido el prescriptivo décimo anual en esa administración madrileña, el júbilo alegra la casa de ciertos condes residentes en la calle Fortuny o de una marquesa del vecindario.

Se dice que hasta podrían haber sido agraciados algunos de los sobrinos de la recientemente difunta reina Fabiola, que también residen en el barrio, pues la suerte llegó incluso a los sirvientes latinoamericanos de una conocida señora titulada que, creyendo hacer gala de sensatez, y temerosa como tantas personas de su entorno de la amenaza de Podemos, les aconsejó sin ambages no cometer la torpeza de enviar los dineros a su país, regido por las ideas bolivarianas actualmente tan en boga en aquellas latitudes –“no se lo manden ustedes a Evo Morales que se lo va a quitar”, les dijo-, y dejarlos en la más segura España para no perder poder adquisitivo.

La Lotería de las 40 “esmeraldas de Cambridge”

Curioso consejo el de la señora, que quizá conocía como en 2001 un matrimonio británico se sintió estafado por el prestigioso Banco Coutts, que les convenció de invertir en fondos a renta fija 650.000 libras esterlinas del millón ganado en la Lotería con el argumento de que esa es la Banca histórica de la familia real británica. Pero todo un golpe de suerte para estos nobles españoles que recuerda a aquel otro, ya histórico, de la duquesa Augusta de Cambridge, nuera de Jorge III de Inglaterra, que en 1818 se ganó una Lotería en la ciudad alemana de Frankfurt cuyo premio fue una caja conteniendo 40 magníficas esmeraldas conocidas como las “esmeraldas Cambridge”, actualmente propiedad de su tataranieta la reina Isabel de Inglaterra

Pero que el número 00000 fuese también agraciado con un premio menor en este año 2014 ha reavivado la leyenda urbana existente en torno a ese número, del que tanto se ha dicho al dudarse reiteradamente su existencia y al decirse que es al que la familia real está abonada desde hace años. Tanto es así que el mismo 22 de diciembre se viesen expresiones de júbilo en el mismo Salón de Loterías cuando una joven dijo haberlo adquirido por ser el de la familia real. Pero poco o nada cierto en esa leyenda relacionada con un número que estuvo disponible en cinco administraciones distintas y no solamente, como se ha escrito, en la número 2 de Cádiz regentada por la familia Arias desde hace decenios.

Ricardo Mateos