Menú Portada
Los empleados se quejan de su trato como funcionarios públicos "sin serlo" y de las consecuentes restricciones económicas aplicadas

Los trabajadores de Muprespa cargan contra el Gobierno tras el revuelo causado por el contrato de medio millón de euros para cestas navideñas

Junio 18, 2013

Consideran la cesta de navidad como “un único detalle” o un “estímulo” de la empresa hacia ellos. Según el diario Expansión, el gerente de Muprespa recibe 191.640 euros anuales


El pasado 6 de junio extraconfidencial.com adelantaba cómo la Mutua Fraternidad Muprespa (Mutua de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social) destinaba una cantidad cercana al medio millón de euros (444.265 euros) para el “suministro de obsequios de Navidad para el año 2013 destinados al personal de Fraternidad-Muprespa”. En concreto, estos regalos adoptaban la forma de cestas de navidad engalanadas con jamones, lomos y chorizos ibéricos, quesos puros, anchoas, vinos y turrones de primerísima calidad. La noticia se extendió como la pólvora y muchos medios se hicieron eco de la misma como El Mundo, éste sin citar la fuente de la información algo habitual en sus artículos.  

Sin embargo, como han hecho saber a extraconfidencial.com empleados de la Mutua, la realidad que se vive en el seno de Muprespa no es tan idílica como parece. El Gobierno de España parece ejercer una doble moral respecto al trato de sus trabajadores y al establecimiento de las condiciones de los mismos. De entrada, los empleados aseguran haber “renunciado a otras muchas cosas” para poder optar a la cesta de navidad, que da cumplimiento a lo establecido en el artículo 27Navidad y Reyes, del vigente Pacto Interno suscrito entre la Entidad y la representación legal de los trabajadores”. Sin embargo, el punto más acuciante para los trabajadores de Muprespa es, según nos cuentan, el manejo de su estatus como si de funcionarios públicos se tratara “sin serlo”, ya que “para los recortes nos tratan como a ellos o peor”.

Dentro de la batería de restricciones y perjuicios sufridos por la “entidad paraestatal”, como la definen desde su matriz, enumeran hasta cuatro decisiones unilateralmente tomadas por el Gobierno Nacional que han socavado los derechos de los trabajadores públicos y que han afectado también a la plantilla de las Mutuas: reducción del sueldo en un 5% mensual desde el año 2010; congelación del sueldo desde el año 2010 “sin ni siquiera los  incrementos del IPC establecidos en Convenio desde la misma fecha”; pérdida de la paga extra de diciembre de 2012; o el descuento del 14% del sueldo en el mes de noviembre de 2012 “por tener prorrateadas unas pagas extras que hemos tenido toda la vida”. Además de estos cambios de ruta ejecutados por “decreto gubernativo”, los trabajadores de Muprespa “por  limitación presupuestaria no podemos hacer contrataciones de personal ni sustituciones del mismo”.

Mediocridad frente a poderosos salarios

No sabemos si en la decisión de destinar el medio millón de euros para las cestas de Navidad ha sido parte influyente el gerente de Fraternidad Muprespa, Carlos Aranda, quien a diciembre del año pasado percibía un salario de 191.640 euros anuales según el diario económico Expansión, una nómina duplicada en apenas dos años. La realidad de las Mutuas de Accidentes de Trabajo es esta y no otra. Los directivos son beneficiados con estratosféricos salarios, en muchos casos superiores a los del Presidente del Gobierno. Además, en el contexto general de los organigramas de las Mutuas, habría unos cuatrocientos directivos con un salario superior a los 100.000 euros, “pero resulta difícil saberlo con exactitud pues los datos se encuentran diluidos en el presupuesto del salario de toda la plantilla”, como informa Comisiones Obreras. En el otro lado de la balanza, los miles de empleados de Muprespa, esos que se quejan de ser tratados como funcionarios “sin serlo” atravesando una cruda realidad de recortes. Mientras tanto, los directivos de las Mutuas intentan mitigar la pesadumbre de su personal con el obsequio de una cesta por navidad desde la tranquilidad que confieren más de un centenar de miles de euros al año.  

Con todo, los trabajadores de Muprespa definen la cesta navideña como “un premio a todo un año de trabajo bien realizado” o como “un único detalle” de la empresa hacia sus personas. Según el Real Decreto 1993/1995, de 7 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento sobre colaboración de las Mutuas de Accidente de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social, “las Mutuas gozarán de exención tributaria, en los términos que se establece para las Entidades Gestoras a las que aquéllas prestan su colaboración en el artículo 65 de la Ley General de la Seguridad Social”. Con este otro serían dos.   

Jesús Prieto

jesusprieto@extraconfidencial.com