Menú Portada
RADIOGRAFÍA DEL SECTOR DEL CARBÓN EN ESPAÑA (II)
Acreditando tan sólo 8 años de cotización al Régimen Especial de la Minería del Carbón

Los trabajadores de HUNOSA pueden prejubilarse con 52 años y hasta con el 100% de su salario neto tras cuatro años de antigüedad en la empresa

Junio 19, 2012

El importe final será la cantidad más pequeña de la totalidad del salario o la base máxima de cotización por contingencias de accidentes de trabajo del Régimen General de la Seguridad Social, multiplicada por el coeficiente 1,02

Los empleados cuya actividad no esté directamente relacionada con la producción de carbón pueden acogerse a una baja incentivada con una indemnización máxima de 180.000 euros

Los trabajadores jubilados y prejubilados continúan con su derecho a obtener gratis 300 kilos

Normal
0

21

false
false
false

ES-TRAD
X-NONE
X-NONE


Mientras buena parte del futuro de la economía española se juega en esta segunda quincena de junio que ha empezado con la reunión del G20 y terminará con la Cumbre de la Unión Europea, las movilizaciones del sector del carbón continúan su escalada. Este pasado lunes, las cuencas mineras de Asturias, León y Palencia quedaron paralizadas como consecuencia de la huelga general planteada por los sindicatos mineros. La vigesimosegunda jornada de paros en la minería recibió amplio respaldo en las comarcas pero con menores y más localizados episodios de violencia gracias a la fuerte presencia policial. Y es que este viernes, la violencia llegó al punto más extremo cuando cuatro agentes resultaron heridos, uno de ellos con pronóstico reservado, en los enfrentamientos mantenidos entre la Unidad de Intervención de la Policía Nacional y los mineros que participan en las barricadas colocadas en el entorno del pozo Sotón.

Esta tensión enmascara un problema grave que se lleva demorando desde hace décadas, la reconversión de unas comarcas a las que como informó extraconfidencial.com se ha destinado cientos de millones de euros, mientras se siguen subvencionando una industria deficitaria tanto de forma directa como indirecta, pagando las empresas eléctricas por un carbón un 40% más caro que el nacional.

Prejubilaciones ventajosas

De todas las empresas mineras, la más emblemática es la pública Hulleras del Norte, S.A., HUNOSA, una sociedad que desde su creación en 1967 no ha hecho más que acumular pérdidas. Esto no ha impedido tener un convenio privilegiado, como permitir que en los últimos seis años hayan tenido subidas salariales iguales al IPC con un tope del 3%, que superado también se compensaba en un 70%, o además de toda una serie de pluses, tener tres pagas, la de verano, Navidad y la del “primero de mayo”.

Pero también lo tienen a la hora del retiro, y es que mientras que los años y las bases de cotización cada vez son más estrictos, en HUNOSA, continúan con grandes ventajas, como es poder acceder al plan de prejubilaciones todos aquellos trabajadores que cumplan 52 años de edad resultante y que acrediten 8 años o más de cotización al Régimen Especial de la Minería del Carbón y cuenten, tan solo con 4 años de antigüedad en HUNOSA.

Las condiciones económicas del régimen de prejubilación son envidiables. HUNOSA garantiza al trabajador un complemento que sumado a las prestaciones del INEM le suponga unas percepciones brutas que, hechas las deducciones legales oportunas, sean equivalentes a la menor de dos cantidades, o el 100% del salario neto o la base máxima de cotización por contingencias de accidentes de trabajo del Régimen General de la Seguridad Social vigente en dicho año multiplicada por el coeficiente 1,02, y por supuesto, actualizándose año a año con el IPC real.

Así, las percepciones brutas garantizadas al trabajador no podrán ser inferiores al 80% de la media de las bases correspondientes a las categorías que hubiera ostentado el trabajador en los 6 últimos meses. El sistema garantiza también las cotizaciones a la Seguridad Social según el Régimen Especial de la Minería del Carbón, de tal forma que el trabajador pueda acceder a la jubilación ordinaria.

Cubierto hasta el fallecimiento

No sólo eso, en caso de fallecimiento del trabajador acogido al régimen de prejubilaciones antes de alcanzar la edad de jubilación, el cónyuge y los hijos menores de 26 años, y en todo caso hasta el límite de dicha edad, percibirán, a partes iguales, la diferencia entre el 80% de la cantidad garantizada y las prestaciones previstas por desempleo que le hubiesen correspondido al trabajador de no haberse producido el fallecimiento y hasta la fecha en que el citado trabajador hubiese accedido a la jubilación ordinaria.

Y todo ello garantizado por el Estado, ya que, en cualquier caso, e “independientemente de cual sea la fórmula de financiación”, la SEPI, accionista único de HUNOSA, asume el compromiso de aportar a HUNOSA cada año los fondos que precise para la financiación del proceso de prejubilaciones con la fórmula que finalmente se determine.

Todo un chollo que va más allá de los que trabajan en la producción de carbón, ya que existe un sistema de bajas incentivadas al que podrán acogerse al mismo, voluntariamente, todos los trabajadores que tengan como mínimo 8 años de antigüedad en la empresa y cuya actividad no esté directamente relacionada con la producción. La indemnización máxima por resolución de la relación laboral será de 4 anualidades con un máximo de 180.000 euros. Y de regalo, suministro gratuito de 300 kilos de carbón todos los meses del año a prejubilados y jubilados. Unas ventajas desde luego completamente fuera de mercado.