Menú Portada
Se investigan más de cien partidos sospechosos de haber sido manipulados para ganar dinero

Los tenistas caen atrapados en la red de las apuestas ilegales

Noviembre 12, 2007

El tenis se ha convertido en el centro de atención de la apuestas ilegales. Lo mismo que el ciclismo vive bajo los efectos de la lucha contra el dopaje, el deporte de la raqueta parece haber sido el elegido para ejemplarizar en el tema de las apuestas amañadas. Varios tenistas están bajo sospecha. El más famoso es el ruso Nicolay Davydenko, número cuatro del mundo. En él se quiere dar ejemplo. Pero el problema escapa a cualquier solución individualizada.

pq__davydenko-roland-garros-2007os.jpg

¿Por qué el tenis y no el fútbol, en el que se apuestan sumas mucho más altas? Sencillamente porque es más fácil comprar a un jugador que a once. Porque es más sencillo convencer a alguien que tiene pocas opciones de ganar un torneo de 30.000 dólares dándoselos por perder ante un rival inferior, que sobornar a un árbitro de fútbol para que arregle un resultado. Al fin y al cabo, los beneficios para los mafiosos son los mismos en un deporte que en otro.
Ayer mismo, durante el partido de la Copa Masters de Shangai entre el número uno del mundo Roger Federer y el chileno (número 7) Fernando González, sólo en la casa de apuestas Betfair se superaron los tres millones y medio de euros en apuestas. Esa cantidad se multiplicará por dos en los partidos de semifinales de este torneo y por cinco o seis en la final. Sólo en una casa de apuestas, la que no se esconde y facilita las cifras que maneja de cada apuesta que crea. Estamos hablando de muchos millones de euros al cabo del año, que por ahora, al no estar regularizada la situación en España, no pagan impuestos. Pero existen.
Y mientras más se tarde en regularizar el tema, más difícil será luchar contra las mafias, porque ahora lo hacen los organizadores de los torneos y las propias casas de apuestas que son las doblemente perjudicadas, por el miedo que puede entrar a los jugadores decentes y porque son las casas las que cargan con las pérdidas en los partidos amañados.


¿Cómo se compra un partido?

La gran pregunta es saber cómo se compra un partido de tenis. Personalmente estoy convencido que en el partido que ha desatado esta caza de brujas, el Davydenko-Vassallo, torneo de Sopot, no hubo compra. Lo que sí hubo fue información privilegiada. Alguien sabía que el ruso estaba lesionado, que igual no acababa el partido ante el argentino. Y cuando comenzó ganando 6-1 en el primer set y llegaron los primeros síntomas de la lesión en un pie, que le había impedido actuar en el anterior torneo Masters, fue el momento de movilizar a las apuestas y en la apuestas en vivo, atraídos por fuertes sumas a favor del argentino, se produjo el contagio de los que estaban apostando en ese momento de forma habitual, se desató la fiebre y llegaron a seis millones de euros en apuestas a favor de Vasallo. Betfair, la casa de apuestas víctima, anuló las apuestas y denunció el caso a la ATP.
A raíz de ese hecho fortuito se han abierto las investigaciones. Algunas ‘gargantas profundas’ han salido a denunciar partidos. Se han contabilizado ya cien encuentros que están siendo estudiados por la ATP. Casos como el encuentro disputado hace cuatro años en el torneo de Lyón entre Yevgeny Kafelnikov y Fernando Vicente, o más recientes, la denuncia de Dmitri Turusunov, diciendo que trataron de comprarle durante el Masters de Madrid del pasado año.
En la lista aparecen involucrados los nombres de 11 jugadoras y de 154 jugadores. De los 140 partidos mencionados, 17 pertenecen a duelos de los torneos de Grand Slam de Melbourne, París, Londres y Nueva York.
La Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) ha querido ser más papista que el Papa y lo ha desorbitado todo. Tanto que ha llegado a sancionar a Davydenko por perder hace dos semanas en San Petersburgo otro partido, acusándole de no emplearse a fondo. Absurdo. Tan absurdo como llegar a preguntarle el juez de silla la semana pasada si iba a sacar bien, tras cometer 10 dobles faltas, que le acabaron costando el partido en París.
En su paranoia por mantener el tinglado de pie, la ATP ha llegado a contratar a un mafioso arrepentido para que instruyera a los tenistas sobre el amaño de partidos y sus consecuencias. Michael Franzese, antiguo miembro del clan Colombo, ha dado varias charla a los tenistas profesionales sobre el tema. La mayoría alucinó en colores, sin saber qué pintaban ellos escuchando aquellas cosas.
Durante aquellas conversaciones, los más preocupados fueron los jugadores rusos. Kafelnikov, Davydenko, Tursunov… nombres eslavos aparecen casi siempre en los partidos investigados. “Me conecté con rusos del hockey sobre hielo en Estados Unidos. Tienen familia en Rusia y algunos fueron extorsionados y obligados a hacer lo que no querían por gente que vive en Rusia. Yo diría que del crimen organizado. Quizá lo nieguen toda su vida, pero saben que ocurre”, explicó Franzese.
El propio Franzese no cree que para realizar una apuesta segura haga falta comprar un partido. “A veces, la asociación con el crimen puede sonar exagerada. Si un jugador X está lesionado, el entrenador llama a su amigo, que apuesta por Internet y le pasa el dato… El problema sería tan simple como eso”.
El tema parece no tener freno. La esposa y el hermano de Nikolay Davydenko fueron interrogados esta semana por el caso de las apuestas amañadas. El diario británico The Guardian informó que preguntaron a la esposa sobre la habilidad del ruso resistir al dolor desde que éste indicase que recibió tratamiento antes y después del torneo de Sopot cuando se retiró ante el argentino Martín Vasallo Argüello. Immenga, el abogado del tenista, señaló además que el tenista ha rechazado la petición de la ATP de examinar sus registros telefónicos porque violan las leyes de la privacidad: “Nos llevan investigando desde hace cuatro meses, es una caza de brujas. Sólo queremos poner fin a esto porque mi cliente está bajo presión económica y mental, está en las noticias todos los días”.

Más confesiones

Desde la aparición de los primeros rumores sobre las apuestas ilegales en el tenis, varios tenistas han informado que han sido tentados, el último el checo Jan Hernych, número 165 del ránking de la ATP, que reconoció que alguien le llamó durante los torneos de San Petersburgo y de Moscú, para ver si quería perder un partido. “Me abordaron en Moscú y en San Petersburgo. Alguien me llamó para preguntarme si quería perder un partido”, comentó Jan Hernych, que señaló que el tipo “hablaba inglés, pero no se presentó”. “Cuando le dije que no, colgó el teléfono inmediatamente”, añadió el tenista checo. Según Hernych, la supuesta compra se trataba de sus partidos contra el italiano Filippo Volandri, en la primera ronda en Moscú, y frente al ruso Evgueni Korolev, también en primera vuelta en San Petersburgo. El checo acabó imponiéndose en ambos partidos.
Y ahora la paranoia ya ha cruzado el charco. La Federacion Australiana de Tenis ha contratado una compañía de seguridad encabezada por un ex policía del Estado de Victoria con el fin de que el Abierto de Australia, primer Grand Slam del 2008, esté libre de apuestas ilegales y de partidos amañados. El creciente furor creado por los supuestos ofrecimientos a tenistas del circuito internacional para amañar partidos, ha impulsado al presidente, Steve Wood, a tomar esta acción.

La TA anunció que jugadores, entrenadores u oficiales que sean descubiertos quebrantando su código anti-apuestas durante el Abierto de Australia del 2008 podrán ser suspendidos de por vida del torneo. Wood anuncio que un grupo de trabajo de TA ha sido establecido para analizar los problemas de apuestas ilegales. “Estas medidas han sido diseñadas para encontrar soluciones al problema relacionado con la integridad de los jugadores de tenis y específicamente las apuestas ilegales”, destacó Woods.

La decisión de TA se produjo después de que el campeón de dobles masculino de Wimbledon, el francés Michael Llodra, revelara que se le solicito amañar un partido cuatro años atrás. “Yo estaba en mi hotel y alguien llamó por teléfono pidiéndome que no me esforzara mucho al dia siguiente. Eso fue hace cuatro años. Dije que no y colgué el teléfono. Ahora, con lo que ha pasado desde aquel entonces, yo fui uno de los primeros jugadores al que se le solicito que amañara el resultado de un partido”, concluyo Llodra.

Y los argentinos también están bajo sospecha. Un programa de la televisión alemana WDR involucró a Carlos Berlocq, número 66 de la ATP, en la red de presuntas manipulaciones de partidos y apuestas ilegales. Según esa emisora, el partido de Berlocq en la primera ronda de Wimbledon en 2006 contra el inglés Richard Bloomfield, “se apostaron inusuales sumas de dinero” a una derrota del argentino. En ese momento, Berlocq ocupaba el puesto 89 de la clasificación ATP, mientras que su rival, que venció cómodamente (6-1, 6-2 y 6-2 en apenas 78 minutos) era el 259. La casa Betfair confirmó que las apuestas del Berlocq-Bloomfield fueron increíblemente altas.
El mismo Berlocq comentó este martes que “me sorprendió la noticia. Jamás fui para atrás. Si tuviera plata no viviría en la casa de mis suegros en Banfield, viajando una hora para entrenar”.
El alemán Tommy Haas calificó de “sospechoso” a otro argentino, Mariano Puerta por su irregular actuación en la temporada 2005, cuando “de pronto estuvo en la final de Roland Garros contra Nadal, y apenas dos semanas después perdió claramente en primera ronda de Wimbledon”.
En ese programa un tenista que permaneció en el anonimato dijo que “Wimbledon es un torneo predestinado a las manipulaciones. Muchos jugadores saben que no llegaran muy lejos sobre hierba y prefieren ganar algún dinero perdiendo partidos de primeras rondas donde aparezcan como favoritos”.
“Cuando otros van a entrenar, los tenistas que apuestan van a Internet para estudiar los trasfondos personales de otros tenistas, como saber si están lesionados, o si tienen una cita con algún patrocinador”, afirmó el testigo.

Los tenistas, a favor de la investigación

Los tenistas son los otros grandes perjudicados. El suizo Roger Federer se manifestó a favor de una investigación rigurosa en el escándalo por las apuestas ilegales. “Se puede apostar sobre muchas cosas, pero si lo hacen sobre el tenis, en el que están involucrados, eso no está bien. Los que lo hacen deberían ser castigados con severidad”, refiriéndose a que los propios tenistas no deben apostar en sus partidos.
“No creo que las apuestas estén relacionadas con los mejores tenistas. La tentación puede existir en un nivel más bajo, pero no creo que sea al más alto nivel. Hay ya mucho dinero en el tenis, sería correr un riesgo absurdo”, añadió Federer, que horas después perdía ante González en el Masters de Shangai contra todo pronóstico en un partido que movió cerca de cuatro millones de euros en apuestas en Betfair.


La primera sanción

Y hace pocas horas, la ATP anunció la sanción por nueve meses del italiano Alessio Di Mauro, que deberá pagar además una multa de 40.100 euros en conexión con el escándalo de apuestas y arreglo de partidos. El Programa Anticorrupción, que ha lanzado el organismo rector del tenis mundial, notificó que el jugador de 31 años realizó apuestas ilegales entre noviembre de 2006 hasta junio de 2007 en partidos de la ATP. Sin embargo, no se encontró que di Mauro apostara en sus propios partidos, ni que se intentaran arreglar los encuentros.
“La ATP pidió la máxima pena posible y hubiera preferido una sanción mayor, pero la resolución de la investigación se ha realizado por expertos independientes que han dictado una sanción acorde a los hechos”, declaró David Gayle, administrador de Reglas y Competición del organismo.
Gayle Bradshaw reconoció que no hay evidencia sobre la incidencia de los resultados en los partidos en que di Mauro realizó apuestas, ni de los encuentros que sostuvo el propio tenista nacido en Siracusa, por lo que la ATP acató la decisión del Programa Anticorrupción.
Alessio di Mauro, ubicado en el lugar 124 del ranking mundial de la ATP, estará fuera de toda actividad oficial a partir del 12 de noviembre del presente año y finalizará el 12 de agosto de 2008.

¿Qué hacen las casas de apuestas?

Si el tenis se ve perjudicado por el escándalo, no lo son menos las casas de apuestas que pierden clientes por las dudas que les asaltan, y pierden dinero cuando apostantes ‘ventajistas’ juegan a ganador sabiendo el resultado de antemano.
La única medida que pueden adoptar es comunicar a los organizadores de los torneos que en determinado partido ha habido apuestas fuera de toda lógica. Más de ahí no pueden si no quieren empañar su propio prestigio.
Las casas que han ido más allá han optado por no dar por válidas las apuestas de aquellos partidos que no terminen, bien por lesión, bien descalificación de uno de los participantes o abandono injustificado. Hasta ahora, la mayoría exigía sólo que los partidos disputasen un juego. Otras piden que se complete al menos un set; otras exigen dos sets para ser válidas las apuestas, y las más exigentes, que cada vez son más en número, exigen que los partidos acaben. Entre estas están ajugar.es, bet24, bet365, Bodog, canbet, centrebet, gamebookers, paddypower, 10a1, Willhill o VictorChandler. Que cunda el ejemplo