Menú Portada
Al aplicar una tasa única del 0,03%

Los Técnicos de Hacienda estiman que el Impuesto a los Depósitos recaudará sólo 360 millones de los bancos

Julio 9, 2014
pq_929_Oficinas_bancos_cajas_ahorros.jpg

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) estiman que el nuevo tipo del Impuesto a los Depósitos Bancarios aprobado el pasado viernes por el Gobierno supondrá un coste de 362,9 millones anuales para las entidades financieras, al aplicar una tasa única del 0,03% sobre el volumen global de depósitos desde el 1 de enero de 2014.

En un comunicado, Gestha explica que en España el volumen global de depósitos asciende a 1,2 billones, una cantidad un 20% superior al PIB y que también incluye los impuestos análogos que aplicarán las diputaciones forales del País Vasco y Navarra. A pesar de que el Gobierno eleva el tipo del impuesto, Gestha afirma que sigue siendo todavía diez veces inferior al tipo mínimo que aprobaron en su día algunas comunidades autónomas como Extremadura, Andalucía, Canarias, Cataluña, Asturias y Valencia, y que se situaba en un mínimo del 0,3% y se elevaba en una tarifa progresiva al tipo marginal del 0,5% para las mayores bases imponibles.

Según Gestha, es un “nuevo guiño” a la banca que el gravamen estatal sea una décima parte del tipo mínimo de las tarifas autonómicas a las que sustituye, que se suma al “salvavidas” incluido dentro de la reforma fiscal recientemente aprobada para evitar un deterioro de sus activos de 6.400 millones. Sobre la cesión a las autonomías de la recaudación del impuesto, los técnicos creen que tendrá un impacto mayor en las comunidades con mayor concentración de grandes fortunas como Madrid y Cataluña, que juntas suman el 46,2% de todo el dinero confiado a los bancos. En una posición intermedia de financiación estarán la Comunidad Valenciana, Castilla León y Galicia, así como las diputaciones forales del País Vasco.

Entre las que menos percibirán estarán Extremadura, Navarra, Cantabria y La Rioja, junto con Ceuta y Melilla. En cualquier caso, recuerdan que el Gobierno deberá compensar a Extremadura, Andalucía y Canarias por la diferencia de recaudación entre su impuesto propio y el nacional que ahora le cederá el Estado. Las autonomías que establecieron este tributo después del 1 de diciembre de 2012 -Cataluña, Asturias y la Comunidad Valenciana- no recibirán ninguna compensación y la implantación de este gravamen nacional impedirá que puedan obtener ingresos de sus tributos propios, ya que la Constitución otorga al Estado la capacidad originaria para crear impuestos. Por otro lado, Gestha reclama la creación de un impuesto a las operaciones financieras para recaudar unos 5.000 millones anuales en España y cerca de 60.000 millones en la Unión Europea. Además, en el marco de la nueva reforma fiscal, los Técnicos también proponen elevar el tipo nominal de Sociedades para las corporaciones empresariales y multinacionales 5 puntos adicionales para beneficios superiores al millón de euros, lo que permitiría aumentar la carga impositiva real del 3,5%.