Menú Portada
El abogado asegura que le sustrajeron unas fotografías de su ordenador privado

Los tacones de Jaime Martínez Bordiú

Marzo 3, 2009

El abogado vuelve a la polémica por unas fotografías en las que, presuntamente, aparece sobre unos zapatos de tacón y vestido con lencería femenina. Jaime Martínez Bordiu asegura haber sido víctima de un hurto.

pq_716_jaimem.jpg

La truculenta relación sentimental entre Jaime Martínez Bordiu y la cantante Ruth Martínez lleva camino de convertirse en uno de los parajes más angustiosos de la ‘Historia Interminable’. Tras el reciente juicio celebrado en Barcelona en el que la catalana reiteró las denuncias que interpuso contra el empresario por presuntos malos tratos, nuevas informaciones sobre los protagonistas les devuelven a la más rabiosa actualidad. Hace unos días, el periodista Jesús Mariñas informaba sobre la presencia de unas imágenes comprometidas para el nieto del dictador. Mariñas confirmaba que Martínez Bordiú estaba nervioso y algo impaciente ante la posible publicación de los microfilmes. Quién sabe.
Pues bien, se trata de unas instantáneas en las que Jaime Martínez Bordiú aparece encumbrado sobre unas carísimas plataformas y ataviado únicamente con llamativa lencería femenina. O tal parece.  A pesar de que las fotografías de marras parecen haber llegado clandestinamente a diversas redacciones, lo cierto es que hasta el momento poco o nada se conoce sobre su paradero inicial. Opiniones para todos los gustos que han hecho montar en cólera al presunto protagonista de las mismas que, poco antes de las diez de la noche, respondió con evidente enervación a mi llamada telefónica. Jaime estaba cenando con unos amigos. Disfrutando de la noche como si nada ocurriera tras su ruda apariencia. Sin embargo, su envolvente voz se quebró apresuradamente cuando le pregunté sin titubeos sobre la existencia de semejantes imágenes. No lo dudó ni un solo momento. Insinúa haber sido víctima de un hurto. Alguien –cuya identidad prefiere no desvelar-, dice, se las sustrajo de su portátil personal: “¡Me las han robado de mi ordenador! Me las quitaron este verano en Canarias y no quise denunciarlo porque… no sé, no lo quise denunciar pero ten cuidado porque si juegas con esas fotos, que creo que se hicieron en un sitio público, puede tener consecuencias. Además –continúa con su vehemente exposición- ya que te tengo al otro lado del teléfono aprovecho para decirte que también hay fotos de Ruth con sus partes al aire”, me espetó con un atrevimiento sobrecogedor. Es evidente que sin haber sido mencionada con anterioridad en la conversación, Ruth Martínez, a la que presuntamente maltrató en diversas ocasiones, sigue jugando un papel clave en su vida. La cree culpable de gran parte de sus problemas y no duda en señalarla ariscamente cuando la vida le aprieta. Quizás la negativa de la catalana a retomar por enésima vez una relación que descosió los remiendos de su alma, le ha despertado unas irrefrenables ganas de volver a su lado. No obstante, Jaime Martínez Bordiú es de los hombres que, cuando se equivocan, no miran a otro lado. Sabe enfrentarse a la realidad y poner el parche en el pinchazo. A ver si ahora también lo hace. Con la muerte… en los tacones, o tacón y cuero, cuero y tacón.