Menú Portada
Tras la entrada definitiva de España en la guerra con Libia aprobada por el Congreso

Los Servicios de Información de la Guardia Civil temen un posible atentado en España antes de Semana Santa

Marzo 22, 2011

Vigilan la posible existencia de células y mercenarios en España vinculados con Gadafi ante una represalia en nuestro país

Desde el pasado fin de semana no descasan rastreando y “fichando”  las posibles células del régimen libio  

 


La entrada definitiva de España en la guerra de los aliados internacionales contra el líder libio Muamar el Gadafi, aprobada ayer por mayoría en el Congreso de los Diputados, ha levantado todas las alarmas de los Servicios de Información de la Guardia Civil, que el pasado fin de semana mantuvieron un estado de alarma continuado vigilando las posibles células establecidas en España unidas al todavía líder libio. No sólo los efectivos de la Guardia civil tienen órdenes de chequear las posibles células vinculadas a Gadafi, sino también los movimientos de posibles mercenarios pagados por el régimen libio y que pudieran representar un peligro para nuestro país.

Los Servicios de Información de la Guardia Civil temen que, con la cercanía de las vacaciones de Semana Santa, donde se movilizan millones de españoles, pudiera llevarse a cabo con más impunidad un atentado sangriento que manchase la imagen vacacional de España a nivel internacional. Los Servicios de Información temen la presencia de grupos pagados todavía por el líder libio.
Hay que señalar que la influencia en España de Gadafi ha sido clara durante estos últimos años, donde se ha hecho la vista gorda hacia el dictador libio, cuyos hijos han estudiado, cazado y residido en España durante muchos meses. En concreto, disponían de una suite en el conocido Hotel de lujo Villamagna de la capital de España, situado en pleno Paseo de la Castellana. Esta suite era pagada por un conocido intermediario español con negocios en Libia. Los hijos de Gadafi solían acudir en sus ratos de esparcimiento al conocido club Pigmalión de Madrid, aunque luego comían en una hamburguesería próxima al centro hotelero.



Sin descanso las tras la células libias

La decisión del Gobierno de Jose Luis Rodríguez Zapatero de movilizar alrededor de 450 efectivos militares españoles, de los que aproximadamente un centenar forman parte de la dotación del Ejército del Aire, además de un avión cisterna, un Boeing 707 y los aviones de combate F-18, de los que ya han despegado cuatropertenecientes alAla 12 del Ejército del Aire que están posicionados desde el domingo en la base italiana de Decimonannu (al sur de Cerdeña), para realizar misiones de patrulla aérea, ha levantado todas las alarmas ante un posible atentado en España como represalia a esta acción.


También el Estado Mayor de la Defensa ha emitido las instrucciones correspondientes para activar la fragata F-100 ´Méndez Núñez´, que pertenece a la clase ´Álvaro de Bazán´, con base en Ferrol, y el submarino S-74 ´Tramontana´, con base en Cartagena, junto con un avión CN-235 de vigilancia marítima.

Todos estos movimientos han hecho que los efectivos de la Guardia Civil tengan órdenes de estar en máximo estado de alerta y que el pasado fin de semana no descasaran rastreando y “fichando” las posibles células del régimen Gadafi radicadas y pagadas en España.

Juan Luis Galiacho